La destrucción de la Amazonia creció casi 30% en un año, un récord desde 2008

Internacionales
Lectura

El área deforestada de en la Amazonia brasileña alcanzó a 9.762 kilómetros cuadrados entre agosto de 2018 y julio del 2019, un 29,5% por encima del registro anual previo,

mostraron datos preliminares del gobierno de Brasil.

La expansión de la superficie deforestada registrada en los últimos 12 meses hasta julio, equivalente a 48 veces el área de la Ciudad de Buenos Aires, fue la más alta desde el 2008 y también representó el máximo crecimiento anual en la destrucción del mayor bosque tropical del planeta en 22 años.

De acuerdo a los números del estatal Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (Inpe), entre agosto del 2017 y julio del 2018 el área deforestada alcanzó los 7.536 kilómetros cuadrados.

Los datos fueron divulgados por los ministros brasileños de Medio Ambiente y de Ciencia y Tecnología, Ricardo Salles y Marcos Pontes, quienes enumeraron una serie de acciones para enfrentar la aceleración de la destrucción del bosque que alberga alrededor de 10% de la biodiversidad mundial.

Una zona deforestada en plena Amazonia brasileña. /AP

Una zona deforestada en plena Amazonia brasileña. /AP

Entre ellas mencionaron el uso de más tecnología para tareas de fiscalización, programas de regularización de propiedades rurales y el desarrollo de una agenda basada en la bioeconomía, de modo de ofrecer alternativas de empleo utilizando recursos biológicos.

Los datos oficiales, pese a su carácter preliminar, vuelven a sembrar dudas sobre el cumplimiento de Brasil de los compromisos adquiridos al firmar el Acuerdo de París en el marco de la Convención de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, ratificados por el gobierno de Jair Bolsonaro.

Esos compromisos establecen una reducción en al menos 37% hasta el 2025, respecto a los niveles del 2005, de las emisiones de gases de efecto invernadero, y en hasta un 43% hasta el 2030, y también incluyen una drástica disminución de la deforestación, además de la restauración de hasta 12 millones de hectáreas de bosques.

Al presentar los nuevos datos del Inpe, Salles atribuyó el aumento de la deforestación a la extracción clandestina de madera y minerales y a la ocupación ilegal de tierras.

Este año, la Amazonia sufrió graves incendios, lo que desató fuertes críticas al gobierno de Jair Bolsonaro por su política ambiental. /AP

Este año, la Amazonia sufrió graves incendios, lo que desató fuertes críticas al gobierno de Jair Bolsonaro por su política ambiental. /AP

El Instituto de Pesquisa Ambiental de la Amazonia (IPAM), una ONG científica y apartidaria, responsabilizó por el aumento en la destrucción de la selva a un debilitamiento de la fiscalización del Estado y dijo que Brasil corre el riesgo de convertirse en “un paria en una época en que la materia prima ambiental tiene un gran valor en las relaciones internacionales”.

La directora senior de Ciencia del IPAM, Ane Alencar, llamó la atención sobre los elevados índices de destrucción de la selva en áreas públicas, y dijo que “cuando la deforestación crece en esas áreas es cristalino el debilitamiento de la fiscalización en el terreno”.

Más de 80% de la deforestación registrada en los últimos 12 meses a julio ocurrió en cuatro estados de la llamada Amazonia Legal brasileña: Pará, que lidera por lejos el ránking de la motosierra, Mato Grosso, Amazonas y Rondonia.

La creciente tala en la Amazonía brasileña coincidió con un incremento de los incendios en la región, especialmente en agosto pasado -los peores en la última década-, un hecho que convirtió a Brasil en el centro de duras críticas de ecologistas y líderes mundiales.

Brasilia. Corresponsal

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

CARGANDO COMENTARIOS

Clarín

Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla ¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Clarín

Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Cargando...