Malabarismos españoles para formar gobierno

Internacionales
Lectura

Intentar formar gobierno en España se está tornando una trama de suspenso que arde y que no halló ni una pizca de alivio en el abrazo del acuerdo

entre el socialdemócrata Pedro Sánchez, el más votado en las elecciones del 10 de noviembre, y Pablo Iglesias, el líder populista de Unidas Podemos.

Porque ni siquiera habiendo pactado tan sólo 48 horas después de la repetición electoral, el PSOE y Podemos logran sumar la mayoría necesaria para que el Parlamento le de su apoyo a Sánchez como jefe de gobierno. Las adhesiones que los socialistas están negociando desde el día después de las elecciones, además, llegan con cuentagotas y a cambio de oír las plegarias de autonomías españolas que no son prioridad en la agenda política.

Una vez más, los escaños que el independentismo catalán logró en el Congreso nacional en las últimas elecciones son el anhelo más profundo de Pedro Sánchez.

Son 23: 13 de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC), 8 de Junts per Cataluña y 2 de la CUP. Nunca antes el independentismo catalán logró sentar a tantos diputados en el Parlamento español.

Este hecho político inédito convive, sin embargo, con una paradoja: entre los catalanes, la voluntad de independencia ha caído.

Según una encuesta del Centro de Estudios de Opinión de la Generalitat realizada antes de que se conociera la sentencia del Tribunal Supremo a los líderes que organizaron el intento soberanista de 2017, el 48,8 por ciento de los catalanes no quiere hoy la separación de España.

Frente a esto, un 41,9 por ciento de catalanes la apoya en lo que constituye la cifra más baja de adhesión al separatismo desde el referéndum y la posterior declaración unilateral de independencia de 2017.

Aún así, Esquerra condiciona su abstención para investir a Sánchez presidente a que el gobierno se comprometa a reconocer que el conflicto en Cataluña es político y no “de convivencia”, como le gusta decir a Sánchez, y a que se instale una mesa de negociación “entre iguales, sin restricciones, con un calendario definido y con medidas concretas que permitan garantizar el cumplimiento de lo que se pacte”, detalla Marta Vilalta, la portavoz de ERC.

Junts per Cataluña, la plataforma del ex presidente catalán Carles Puigdemont a la que pertenece el actual presidente Quim Torra, y la CUP, el independentismo más radical y antisistema, ni siquiera lo piensan: están firmes en un “no” a Sánchez con mayúsculas a partir del juicio que comenzó este lunes contra el presidente catalán Torra, por haberse negado a quitar los lazos amarillos, símbolo del apoyo a los líderes separatistas presos, durante la campaña electoral de abril.

La Fiscalía pide para Torra veinte meses de inhabilitación y 30 mil euros de multa por el delito de desobediencia que Torra ha reconocido en su última palabra en el juicio. “Sí, desobedecí”, dijo ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.

Aseguró que la pancarta no era electoralista y que la Junta Electoral no es “un órgano jerárquico superior al presidente de la Generalitat”.

Y agregó: “Si por defender derechos y libertades he de ser condenado, bienvenida la condena”.

Se supone que la sentencia a Torra se conocerá en un mes. Si fuera inhabilitado, el Parlamento catalán tendrá que elegir a un nuevo presidente de entre sus diputados. Para entonces, los partidos independentistas, cada vez más distanciados entre sí, deberán haber tomado una decisión respecto de adelantar o no elecciones en Cataluña, un escenario que el independentismo afrontaría fragmentado y casi sin líderes fuera de las cárceles o huidos de España, como Puigdemont.

El drama catalán puertas adentro dificulta aún más la investidura de Pedro Sánchez. Fue ingenuo celebrar el acuerdo entre el PSOE y Podemos como la formula de la felicidad para que España tuviera gobierno. Aún queda por recorrer un buen tramo de laberinto en el que se respira pura incertidumbre.

Madrid. Corresponsal

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

CARGANDO COMENTARIOS

Clarín

Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla ¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Clarín

Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Cargando...