Tomó, chocó y se escapó: la mamá de Lindsay Lohan fue detenida por manejar borracha

Espectaculos
Lectura

Hacía tiempo que el nombre de Lindsay Lohan no aparecía en los medios asociado a algún escándalo. Dispuesta a darle un volantazo a su rumbo de vida, a comienzos de 2018 la

actriz hizo público su deseo de dejar atrás los excesos, y desde entonces, su nombre y su imagen permanecieron más a menos a salvo de los medios.

De pronto, aquellos reportes que hablaban de cuando en mayo de 2007 estrelló su Mercedes mientras conducía bajo los efectos del alcohol -el hecho le costó enfrentar a la justicia por primera vez-, de su arresto por conducir borracha en Los Ángeles por conducir ebria, con el registro vencido y llevando cocaína, o de los días de servicio social para saldar alguna condena, fueron pasando al olvido.

Sin embargo, a falta de escándalos propios, su mamá, Dina, acaba de encargarse de interrumpir su tranquila actualidad, después de que fuera arrestada y acusada, en Nueva York, de conducir en estado de embriaguez, tras haber estado involucrada en un accidente de tránsito. 

Lindsay Lohan cumplió 33 en julio de 2019, y lo festejó con un posteo en su cuenta de instagram. (Instagram: lindsaylohan)

Lindsay Lohan cumplió 33 en julio de 2019, y lo festejó con un posteo en su cuenta de instagram. (Instagram: lindsaylohan)

De acuerdo con medios locales, la mujer manejaba el pasado sábado 11 de enero su Mercedes por una calle de Long Island cuando chocó con otro vehículo y presuntamente abandonó el lugar. No obstante, según indican las fuentes, el conductor del otro vehículo la siguió hasta su casa, donde fue detenida.

De acuerdo con documentos de la corte citados por la prensa local, el policía que respondió a la llamada la encontró en el asiento del conductor, con el motor de su vehículo encendido, con un aliento que denunciaba que había bebido alcohol, los ojos vidriosos y dificultad para hablar.

También, de acuerdo con el informe del policía, cuando Lohan madre salió del auto, aparentemente cayó al suelo y acusó al oficial de haberla empujado, mientras aseguraba que sólo había tomado una copa de vino.

La mujer, que rehusó someterse a la prueba de alcoholemia, se había declarado culpable en abril de 2014 de conducir borracha y su carné de conducir fue suspendido en julio de ese año por no pagar impuestos al estado de Nueva York.

Tras el percance, Dina Lohan fue dejada en libertad bajo su propia responsabilidad y deberá regresar a corte esta semana. Su abogado Mark Heller aseguró que se trató de "un asunto desafortunado" y se mostró confiado en que el asunto se resolverá "favorablemente" para su cliente.

Fuente: EFE

E.S.