George Harrison: venden el manuscrito de While My Guitar Gently Weeps

Espectaculos
Lectura

“Escribí While My Guitar Gently Weeps en casa de mi madre en Warrington… Decidí escribir una canción basada en la primera cosa que viera al abrir un libro, puesto que estaría

relacionado con ese determinado momento. Abrí un libro al azar, leí ‘gently weeps’ (llora suavemente), dejé el libro y me puse a componer la canción”, cuenta George Harrison en el libro The Beatles Anthology.

Desde ese momento en el que el guitarrista cerró el libro y se puso a componer una de las canciones que luego irían a parar al Álbum Blanco, que el cuarteto de Liverpool publicó en 1968, hasta los días que corren, pasó mucha agua por debajo del puente. Y la canción, alguna vez traducida aquí como Guitarra vas a llorar se convirtió en una referencia el grupo. 

Pero no le resultó tan fácil, a Harrison, el miembro más joven del grupo, poner la piedra fundamental de ese pequeño hito en su trayectoria.

Es que el músico llevó la canción para que la banda la grabara, pero para su frustración, no le dieron demasiado crédito. "Tratamos de grabarla, pero Paul y John estaban acostumbrados a grabar solo sus canciones, por lo que a veces era difícil ponerse serio y grabar una mía. Eso no ocurría nunca. No se tomaron esa canción en serio. Creo que ni siquiera la tocaron. De modo que aquella noche me fui a casa y pensé ‘es una lástima’, porque sabía que era una buena canción”, señala George en Anthology.

George Harrison llegó a los tiempos del Álbum Blanco con una fuerte influencia de su experiencia en la India. (AP Photo)

George Harrison llegó a los tiempos del Álbum Blanco con una fuerte influencia de su experiencia en la India. (AP Photo)

Pero, pese a la desazón, Harrison no se dio por vencido, y fue en busca de alguien cuya presencia podría servir para destrabar la cuestión. Esa persona no era otra que su amigo Eric Clapton, el (super)héroe de la guitarra, que por entonces la estaba descosiendo como integrante de Cream

“'¿Tenés algo importante que hacer hoy? ¿Por qué no venís al estudio y tocas esa canción?'", cuenta Harrison que le propuso a Eric mientras viajan en auto, y la respuesta fue contundente. "No puedo hacer eso. Nadie tocó en un disco de The Beatles, y a ellos no les va a gustar". Sin embargo, el fab four insistió, y logró que Clapton cambiara de parecer.

Lo que siguió fue sencillo. “Yo dije: 'Eric va a tocar esta canción', y fue estupendo porque eso hizo que los otros se esmeraran. Paul se sentó al piano y tocó una linda introducción, y todos se lo tomaron más en serio”, recuerda Harrison.

A Harrison no le resultó fácil meter su tema en el disco, pero finalmente el resto de la banda accedió, y Clapton sumó un solo que lo identifica. (EFE)

A Harrison no le resultó fácil meter su tema en el disco, pero finalmente el resto de la banda accedió, y Clapton sumó un solo que lo identifica. (EFE)

Luego, el tema haría su propio recorrido, como marca registrada de la usina creativa de George, y también como parte de sus presentaciones compartidas con Clapton, en distintos momentos y circunstancias. También, por supuesto, aparecieron diferentes versiones

Y ahora, cinco décadas después de aquellos días en los que John, Paul, George y Ringo aún eran integrantes de la una de las sociedades más fantásticas de todos los tiempos, el manuscrito de While My Guitar Gently Weeps estará disponible para quien quiera comprarlo.

Eso sí, la cosa no es tan sencilla como parece. El valor de esas hojitas en las que Harrison y Ringo escribieron parte de 195 mil dólares. Nada descabellado, si se toma en cuenta que en diciembre alguien pagó casi 180 mil por unos anteojos de Lennon. Usados, claro.

E.S.