Como afecta la menopausia a nuestra salud bucal

Salud
Lectura

más para el cual no estaba preparada: el deterioro de mi salud bucal.

¿Ustedes sabían que los estudios muestran que entre el 75 y el 80% de las mujeres menopáusicas (peri y post) – o sea, nosotras - experimentan síntomas (sí, solo el 20% tiene la suerte de no experimentarlos).

Algunos de ellos están relacionados con la salud bucal como puede ser la retracción de encías, el síndrome de la boca ardiente o enfermedades periodontales.

Yo la verdad que no. Y de hecho, me enteré de la peor forma. Porque se ve que mi dentista tampoco estaba enterado.

La semana pasada tuve el control anual. Fuí tranquila, como todos los años, pero me encontré con que algo había cambiado: ¡mi boca estaba hecha un desastre!

A ver… les doy un poco de contexto. Tengo seis implantes lo que es complejo pero no fuera de lo común. Resulta que con la perimenopausia tuve una mínimaretracción de encías y esa retracción hizo que entraran bacterias en algunos implantes. ¡Se hicieron un festín!

Resumen: arreglos, cambios de corona, etc. ¿Y saben qué? Cuando le pregunté a mi dentista por qué no me había avisado que esto podía pasar, la respuesta fue la típica: ¡cómo te voy hablar de menopausia!.

Casi lo mato. Tenía ganas de decirle, y ahora, ¿quién paga los arreglos? Aunque la respuesta ya la sé: la menopaúsica, obvio.

En fin, aprovechemos mi desdicha para hablar un poco sobre el tema así puedo evitarles un dolor de cabeza (o de muelas).

El origen de tanto lío es la relación que hay entre la mucosa oral y las hormonas femeninas. Es decir, esta mucosa es similar a la vaginal en su respuesta a los estrógenos. Para mi sorpresa, las dos se ven muy afectadas por el subi-baja hormonal. Y es por eso que el período peri o post menopausia es responsable de afectar los tejidos orales de la misma manera que afecta otras partes de nuestro cuerpo.

¡Atención! Según lo que leí, nuestro ginecólogo debe conocer los problemas bucales que podríamos tener y debería aconsejarte hablar con tu dentista. Aunque en mi caso, ni la ginecóloga ni el dentista lo hicieron.

De hecho, No Pausa – mi sitio sobre la menopausia - sugiere que tomes cartas en el asunto y, a partir de mitad de los 40, hables con ellos del tema.

Otro tema que desconocía es la relación directa entre las enfermedades periodontales y la osteoporosis. O sea, la osteoporosis no solo afecta cadera, brazos y piernas, sino también a la mandíbula.

Y la frutilla de la torta: ¡la perdida de dientes! Según un estudio de Calcified Tissue International and Musculoskeletal Research, existe una relación entre la pérdida de dientes y la pérdida de masa ósea lo que hace que durante la peri y la post menopausia el riesgo de pérdida de dientes aumente más de cuatro veces.

Entonces…
En No Pausa te recomendamos que, si te estás acercando a esta etapa, seas consciente de todos los síntomas o trastornos orales comunes para poder evitarlos, ya que la prevención es siempre mejor que la cura.

Nuestra boca tiene la edad de nuestro documento de identificación. O sea, aunque tu actitud “no parezca”, hay que mirar el “calendario biológico” y alertar a nuestros dentistas.

Mi experiencia me enseñó que todavía hay un largo camino antes de que los médicos y dentistas estén alertas para los cambios de la menopausia. ¡Está en nuestras manos cambiarlo!

Ahh obvio que cambié de dentista y les voy contando cómo evoluciona. ¿A alguien le pasó? Me encantaría conocer otras historias. ¡No me dejen sola

Galería de imágenes

Hablemos de menopausia

Accedé a los beneficios para suscriptores

  • Contenidos exclusivos
  • Sorteos
  • Descuentos en publicaciones
  • Participación en los eventos organizados por Editorial Perfil.
  • Compartila