Cuidado con el multitasking

Salud
Lectura
diciendo a los chicos que se laven las manos y… ¿Todo esto es sin costo? ¿Fueron siempre así las mujeres?

Las mujeres son la expresión misma de las tareas múltiples desde la antigüedad. Hace no mucho tiempo atrás solían tener 10 o 14 hijos… Pero esta habilidad, ¿es trasladable al mundo laboral? ¿Puede nuestro cerebro prestar atención a más de una cosa por vez? La respuesta es simple y concreta: No. Entonces, ¿cómo se explica que podamos hacer varias cosas a la vez?

Imaginemos a nuestro cerebro como una cajonera con tres cajones: en el primero se encuentra el motor (guarda los recursos para poder caminar, correr, bailar), el segundo es en el que se guarda lo verbal (para cantar, hablar, escuchar canciones) y tercero está destinado a lo visual (manejar, coser).

Si usamos un cajón por vez, hacer dos tareas es posible. Por ejemplo, caminar y cantar, estudiar y tirar una pelota contra la pared, correr y escuchar música. Pero el uso de dos o más recursos del mismo cajón en simultáneo es imposible sin dejar de prestar atención a uno de los recursos. El ejemplo más simple es el de leer y escuchar, si leo un mensaje de texto, dejo de escuchar a quien me estaba hablaba.

Es imposible prestar atención a dos cosas a la vez que usen el mismo cajón, el uso de las plataformas celulares es un claro ejemplo y este uso permanentes de recursos cognitivos implica un desgaste mayor con consecuencias en la memoria y en la atención.

Entonces mujeres, a prestar atención a qué le damos nuestra atención y cómo. No abusemos de nuestra capacidad de resolución de problemas si ellos consumen un solo cajón, cuidemos nuestra capacidad innata pero siempre recordando nuestros recursos guardados en sus cajoncitos.

Adaptarse continuamente aumenta el cortisol, y el cortisol siempre elevado nos lleva al estrés crónico, que disminuye nuestra performance entre un 30 y 40 %. Elijamos en qué actividades y como aplicar nuestra capacidad de multitareas.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Cargando...