Preocupación en el peronismo por la situación crítica de Merlo

Municipios
Lectura

Sabido es en el mundillo político que autoridades y referentes del PJ bonaerense han reclamado en reiteradas oportunidades al intendente Gustavo Menéndez que bajase su perfil y exposición pública, pero lejos de hacer caso el jefe comunal “cool” no ha dejado de viajar y mostrarse en cuanta cámara televisiva y micrófono se le cruza.


Ahora se agrega a ésta preocupación partidaria, y ante la inminencia electoral, la crítica situación política, económica y social que atraviesa el partido de Merlo, considerado uno de los bastiones peronistas tradicionales del conurbano y además fundamentales para cualquier triunfo electoral en la provincia de Buenos Aires.

Recordemos que el padrón de Merlo sumado a Moreno equivalen prácticamente al partido de La Matanza, es por ello que en todo armado provincial es preponderante considerar los votos de éstos dos municipios de la primera sección electoral, cuyas gestiones pejotistas se encuentran calificadas entre las peores del área metropolitana.

Vecinos y dirigentes merlenses no dejan de reclamar por la falta de gestión y abandono del actual mandamás municipal Gustavo Adolfo Menéndez, ya los reclamos no se reducen a opositores sino que comprenden a los propios votantes del mencionado que creyeron en el cambio que proponía.

Prácticamente agotado el mandato del ex presidente del PJ bonaerense sin obras de trascendencia, con funcionarios que han incrementado notoriamente su patrimonio en tres años, con una gran exposición mediática que ya irrita a vecinos y comerciantes, y una casi nula presencia en el distrito, la gestión municipal de Menéndez se encuentran entre las más criticadas de la historia reciente de ese partido del conurbano.

Atrás han quedado las máximas menendistas de campaña como “cloacas para todos”, “asfaltos para todos”, “viviendas para todos” entre otras, el ciudadado merlense comienza a darse cuenta que tales propuestas electorales no podrán ser cumplidas y que muy raramente puedan realizarse sin una administración ordenada y eficiente.

Lejos del mostrarse cerca de la problemática del partido y de la realidad de los barrios, el intendente “viajero”, así es como lo llaman en el oeste a Gustavo Menéndez, tiene el triste récord de haber realizado más de treinta (30) viajes al exterior, lo que es equivalente a dos vueltas al mundo en tres años de gestión.

Los vecinos señalan al actual gobierno municipal como una verdadera “des-gestión”, pues lejos de haber sellado la impronta que prometía , en Merlo todo lo que funcionaba a nivel municipal ha dejado de hacerlo. Hospitales y unidades sanitarias sin insumos, escuelas clausuradas, calles destruidas, barrios que se inundan, problemas en la recolección, un eco-punto convertido en basural a cielo abierto que ya no recicla áridos ni residuos verdes, patrulleros detenidos en la terminal de ómnibus, y dudosas contrataciones son una constante que preocupa a vecinos y comerciantes pero fundamentalmente a los armadores provinciales del peronismo.

La población no solo es castigada por los hechos de inseguridad de los cuales las autoridades municipales no se hacen cargo, sino que además sufre los efectos del fuerte aumento de tasas promovido año tras año en la ordenanza fiscal e impositiva por el intendente Menéndez para poder cubrir sus despilfarros y delirios de grandeza, entre los que figuran recitales de artistas internacionales como el Residente, construcciones de plazas con réplicas del monumento a la bandera, lagos artificiales y hasta una copia exacta de la casa histórica de Tucumán.

Por otro lado, es un secreto a todas voces el malestar de los trabajadores municipales y su falta de compromiso con la gestión actual, que les abona el insólito magro salario básico de 4.600 pesos mensuales, obligándolos a cumplir horas extras para poder sostener a sus familias. Atrás han quedado los reproches por el incumplimiento del convenio colectivo de trabajo que el intendente “viajero” derogó por decreto, sino que ahora va por más y a través de su mano derecha el senador Gustavo Soos, con acuerdo de Cambiemos, intenta promover una reforma a la ley 14656 perjudicial para todos los municipales de la provincia de Buenos Aires.

Ante la imagen de un Menéndez condenado penalmente con inhabilitación a ejercer cargos públicos, ausente en la comuna y con una pésima gestión municipal, los números en rojo de las cuentas municipales y el efectivo riesgo de perder un distrito tradicionalmente peronista, la militancia merlense busca una figura sobre la cual encolumnarse para retener el bastión del conurbano.

Por lo bajo comienzan a escucharse susurros en los pares del intendente de Merlo que cuestionan su discurso que derrocha exageradamente peronismo pero que a la hora de hacer, poco se identifican con practicas propias de aquella doctrina.

fuente realpolitik