La confesión de Víctor Manzanares es una nueva bitácora de los negocios de los Kirchner, pero no solo por un período como los cuadernos del chofer Oscar Centeno, sino una minuciosa descripción de compras de inmuebles, empresas y barcos y las maniobras de lavado de dinero desde que Néstor Kirchner fue gobernador de Santa Cruz en los noventa hasta el año pasado. Por Daniel Santoro