Patricia Bullrich: "Alberto Fernández ha tenido un apoyo para hacer cosas que son inimaginables en otro gobierno"

Politica
Lectura

-El gobierno de Alberto Fernández es como se lo imaginaba, peor o mejor?
-Lo veo todavía muy metido en los detalles y no lo veo planteando cuáles van a ser los

ejes. Sin dudas que sacaron para ellos un instrumento muy importante que es la ley de Emergencia, que les da espacios de manejo del producto y recortes que lo van ayudar a que no pase algo que podía llegar a pasar y era una posibilidad: tener que imprimir y que eso generara una situación compleja en la inflación. Han tenido una tranquilidad y un apoyo para hacer cosas que son inimaginables en otro gobierno

-¿Por ejemplo?
​-El tema de las jubilaciones, el tema de los impuestos. (Sergio) Massa habló durante un año de la necesidad del impuesto a la renta financiera y acá se lo sacaron de un plumazo. Las cosas que nosotros, sin mayoría parlamentaria, tuvimos que ceder; ellos, con una mayoría circunstancial lograron un nivel de discrecionalidad que es enorme y que todavía no sabemos hasta dónde llega. ¿Para quiénes llega el bono de la clase media, cómo va a ser el recorte de la jubilaciones?

-La sociedad civil no se indignó por los superpoderes por los que ustedes alertaban. ¿No valoran la institucionalidad de la que ustedes hacen una bandera?
​-Por lo menos el 41 por ciento que nos votó a nosotros está absolutamente movilizado en contra de este tipo de medidas. Se mueven en redes, en marchas. Es un tipo de movilización distinta a la marcha cotidiana, al paro general, al gremio que te tira 14 toneladas de piedras. La Argentina tiene que discutir si hay una gobernabilidad para todos o solo para el peronismo. Ahora es la paz total, no se mueve una mosca

-¿La Emergencia es un ajuste que no pagan los de abajo como dice Alberto Fernández?
-El hecho de que vos achates la pirámide de las jubilaciones es un ajuste sobre el bolsillo de un montón de gente, que tenía una jubilación que aumentaba de determinada manera. Con los empleados públicos pasó lo mismo. El hecho de que solamente tenés que gobernar para un sector social es una mirada. También está el que produce, el que tiene un comercio, el que da empleo, el que mueve la economía. Todo es parte de la sociedad.

-Pero si es un ajuste, el PRO, que siempre quiso hacer uno más profundo del que pudo, ¿no debería haberlo apoyado?
-
Nosotros seguimos adelante con algo que decidió la Corte Suprema. Hicimos cambios dentro de esa constitucionalidad. Con la Emergencia, los cambios no están dentro de esa constitucionalidad; ni el achatamiento de la pirámide, ni la suspensión de la fórmula jubilatoria. Podemos invertir la pregunta: si a ellos les parecía que había que hacerlo, ¿por qué no nos acompañaron cuando nosotros lo planteamos? ¿Por qué nos tiraron 14 toneladas de piedras. Porque querían gobernar ellos.

-Va asumir la presidencia del PRO: ¿es un partido de centro o de derecha? ¿Tienen pruritos para asumirse de derecha?
​-No es un tema de pruritos, es un problema de sistemas. El sistema chileno es un modelo político europeo tradicional de centro izquierda y centro derecha. Siempre ha sido así. La Argentina no es así. El peronismo ha tenido momentos en el que ha ocupado imaginariamente la centro izquierda y la centroderecha. También, la ultraderecha, como la triple A. El peronismo se comió a la Ucedé y al partido comunista. El peronismo es un atrapatodo.

-Pero le preguntaba por el PRO.
-La política se define en sistemas y en la Argentina es imposible la distribución de centro derecha y centroizquierda. El PRO es un partido con características desarrollistas liberales. Es desarrollista de la producción, del trabajo. Somos el único partido junto al radicalismo que ponemos en el centro la libertad.

-¿Ud representa al sector más duro del PRO? ¿Fue elegida para la confrontación?
-La a confrontación responde a qué nivel de agresión y planteos te hace tu adversario político. Yo lo que hice fue pararme firme cuando nuestro adversario político siendo oposición nos quiso inventar historias y relatos. La sociedad necesitaba que fuéramos muy firmes en la seguridad. La firmeza es una condición necesaria en un país en el que la ley no tiene valor.

-¿Macri es su jefe político?
-Sí.

-¿Macri tiene futuro electoral?
-Va a a ser una decisión que él y que todos vamos a ir tomando. Lo que estamos haciendo ahora es generar una representación solida consistente de los 10 millones de argentinos que nos votaron y buscar el crecimiento. Luego irá surgiendo qué rol va a tener cada uno. No sé si Mauricio va a querer tener roles parlamentarios o no. Mauricio Macri va a cualquier lugar y tiene un enorme arrastre. Nosotros hemos logrado, a pesar de haber tenido problemas, representar una mochila llena de ideas. Como mantenimiento del 41 por ciento, los radicales, Miguel Piccheto y cada ciudadano que nos votó, también es importante Mauricio Macri. Tenemos que cuidar el equipo.

-Y el nuevo PRO qué perfil tendrá?
-Mucha democracia interna, mucha participación.

-Algunos dirigentes del PRO dicen que la estructura del partido es raquítica. ¿Coincide?
Una fuerza que tiene 59 diputados no es una fuerza raquítica, tiene más diputados que el radicalismo. Ha sido un partido que, al haber nacido en la Ciudad le fue costando su crecimiento federal. Ahí hay que poner todo el esfuerzo. El interior no puede ser una sucursal de Buenos Aires. Cada provincia tiene que tener su propia dirigencia; para eso hay que dejar a la dirigencia más sola, un dirigente politico tiene que poder armar los recursos políticos que necesita. No puede esperar a que le digan que el sábado hay timbreo. El que es dirigente tiene que arrancar a caminar. Yo me hice así.

-El liderazgo de Juntos por el Cambio ahora será más horizontal o Macri se sienta en la cabecera?
-El liderazgo es un ejercicio. Mauricio es líder si ejerce ese liderazgo. Eso es la construcción de un momentum que hasta ahora no vivió nunca. Siempre fue gobierno, ahora va a ser oposición. Tiene que readaptarse a eso y creo que lo va a hacer bien. muchos van a estar compitiendo y está bien. Está bien que el radicalismo tenga nuevos líderes, que quiera ser candidato a presidente. Un partido tiene que tener 15 o 20 candidatos a presidentes y 2 o 3 candidatos a gobernadores.

-El PRO en el poder aplastó los requerimientos de competencia. 
-Por eso vamos a abrir la competencia. Yo estuve muy fuera de la acción política en estos 4 años. Estuve absorbida por el ministerio de Seguridad. Uno se va enterando de cómo se tomaban las decisiones y cómo se construían los acuerdos. Evidentemente hay cosas que hay que cambiar. Hay cambios internos y hay una nueva impronta, que va a ser mucho más democrática, mucho más abierta, con reglas de juego. Cuando uno es partido de gobierno el exceso de competencia genera mucha incertidumbre. No es lo mismo ser partido de gobierno que de oposición.

-¿A Marcos Peña lo imagina activo en el nuevo PRO?
-Depende de él. Me parece que en este momento él quiere tomar distancia. En este momento estamos arrancando una etapa en la que él ha decidido mantenerse aparte veremos en estos meses si quiere volver a colaborar, qué quiere hacer. No está claro cuál va a ser su lugar. No está buena la idea de que un gobierno quiera tener un chivo expiatorio. Es una idea infantil, es sacarse de encima la responsabilidad. Todos fuimos parte del Gobierno.

-¿Tuvo tiempo de hacer una autocrítica respecto a la presidencia de Cambiemos?
-(No duda) Los cambios estratégicos son en los primeros días. Yo hubiera invertido lo que hicimos. La idea fue “no hagamos muchas ola hasta 2017. Y, después, con poder político, hagamos las reformas que haya que hacer. Hoy el tiempo es Twitter, hoy el tiempo es agua que se va de las manos, es líquido. No hay más tiempo. Tenés que hacer las cosas más importantes rápido y hay que animarse a hacer cambios culturales más fuertes. Nosotros creemos que eso la Argentina lo tiene que poder entender. Si nosotros no podemos hacer cambios porque nos traban, tenemos que salir de esa situación. Hay que hacer más cambios en menos tiempo, más rápido y ser más claros y fieles a las cosas que queremos hacer.

-¿Habló con Durán Barba? ¿Seguirá asesorando al PRO?
-No he hablado ahora. En este momento es importante hacer ciertos cambios que nos recreen una situación de confianza. Estamos armando un tipo de comunicación distinta a la que había, más intensa y más conceptual, de definiciones.

-La ministra Frederic y Berni discuten entre ellos, pero coinciden al criticar su gestión.
-(Sonríe). Les va a costar criticar mi gestión, porque está en el corazón de la gente. La gestión de Mauricio Macri en Seguridad está en el corazón de la gente. No van a poder pegar sobre eso.

-El Presidente dijo que la pericia de Gendarmería en la causa Nisman es un mamarracho.
-¿Cómo la conoce? Me encantaría saber cómo Alberto Fernández conoce la pericia de Gendarmería, porque yo no la conozco. Se publicó muy poco. Es un compromiso que tomó con Cristina para desarmar eso. ¿Quién es un presidente para revisar una pericia. Es casi como el pacto con Irán, que inconstitucional. No puede atribuirse el Presidente atribuciones judiciales; Los jueces y los fiscales son los únicos que conocen la pericia.

-¿Alberto Fernández fue ungido para demoler la causa por el memorándum y la de la muerte de Nisman como usted dijo?
-Cuando uno escucha las cosas que dijo parece que no hubiera sido parte del gobierno de Néstor y Cristina. ¿Y a quién elegís vos para sacarte de encima todas esas causas? Al peor enemigo, que se hace converso. Convertís al peor enemigo y le decís te hago Presidente, está clarito.

-¿No es un preconcepto como cuando dicen que Macri gobernó para sus amigos?
-No, quieren revisar la pericia de Gendarmería. Están diciendo que Nisman era cualquier cosa, quieren revisar lo de Maldonado. Quieren hacer un tribunal ético del lawfare. Está todo armadito, todo cierra. Está clarito como el agua.

-¿El gobierno de Cambiemos no dejó pasar una oportunidad histórica para cambiar el equilibrio de poder en la Argentina?
-Y...la verdad es que nos faltó poder tener un mejor resultado económico y haber gobernado los 4 años más que necesitábamos para consolidar un modelo democrático y republicano y de progreso en la Argentina. Sí, siento un poco de angustia por eso.

-¿Les será más fácil o difícil volver al poder después de esta experiencia?
-El pais esta mas bipartidista en sus ideas. Creo que va a ser más fácil.


Patricia Bullrich y su larga actividad en la política nacional. Foto: Germán Garcia Adrasti

Patricia Bullrich y su larga actividad en la política nacional. Foto: Germán Garcia Adrasti

Frontal, categórica y acostumbrada a la pelea


La vida de Patricia Bullrich fuera del poder cambió menos de lo que ella hubiera imaginado. Asegura que ya no siente la responsabilidad de la lucha contra el narcotráfico y de la gestión, pero no logró recuperar tiempo libre más que las vacaciones que se dispone a pasar en Brasil con su familia. El ofrecimiento de convertirse en presidenta del PRO conspiró contra sus planes. “Quiero hacer gimnasia a la mañana o caminar, pero no me pude organizar. Ahora dije el 1 de febrero arranco nueva vida, pero con el PRO he tenido mucha demanda y quiero arrancar bien en esa tarea”, afirma.

Ya desembarcó en la actividad privada. Habla en la sede del flamante Instituto de Estudios Estratégicos en Seguridad, a pocas cuadras de la Casa Rosada. Parte de su equipo en el ministerio de Seguridad la acompaña. Ya se presentaron a licitaciones internacionales.

Vio dos capítulos del documental de Nisman en Netflix, pero lo abandonó. “Me pareció muy aburrido con los testimonios, muy largo y con personas que no tuvieron que ver con el tema”, critica. La invitaron a participar, pero por su función ministerial le parecía incompatible.

No evita tampoco las definiciones coyunturales, ni incómodas. Está satisfecha con el diálogo interno de Juntos por el Cambio y evita criticar el rol de los gobernadores de su espacio que pasaron por la Casa Rosada. “Todos votamos en contra de la Emergencia y eso es lo importante. Los gobernadores habrán tenido una charla en la que les habrán recordado la necesidad de fondos a cambio de votos. Seguro que (Gerardo) Morales y (Horacio Rodríguez) Larreta habrán tenido una charla amable, pero después igual te pegan”, sentencia.

Leyó algunas parrafadas del informe etnográfico sobre Gendarmería de su sucesora, Sabina Frederic, que le parecieron interesantes. Sin embargo, no duda en defender a rajatabla los casos emblemáticos que marcaron su gestión: las muertes de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel. Sobre la decisión de la nueva ministra de revisar el accionar de Gendarmería en el operativo que desencadenó en la muerte del joven tatuador, no duda. “No se puede juzgar a las personas dos veces por el mismo hecho", afirma. Hubiese preferido que el caso -todavía abierto- se cerrara definitivamente con la sentencia de Gustavo Lleral. “Fue la obra arte de un juez, de un equilibrio enorme”, insiste.

Sobre Nahuel, muerto por los disparos del Grupo Albatros de Prefectura, también es categórica. “Va a quedar bien claro que fue legítima defensa de los prefectos y la Cámara de Casación retó la de General Roca”, destaca sobre el fallo que afirmaba que su ministerio quiso condicionar la investigación.

También se mete en la discusión por la coparticipación entre el Gobierno y la Ciudad. “Fue una transferencia neutra. Hoy el ministerio de Seguridad de la Nación puede ser ministerio de la Nación, porque no está atendiendo el delito común de la Ciudad. En las provincias no conocían a los policías federales que pagaron 200 años”, razona. Pronostica que Cristina Kirchner seguirá corrida del centro del escenario político, pero destaca que mantiene influencia activa en el Gobierno. “Ella tiene algunos objetivos para seguir corrida del centro de la escena: sus causas”, sentencia.

Itinerario

Nació en 1956, en Buenos Aires. Licenciada en Humanidades y doctora en Ciencias Políticas. Futura presidenta del PRO. Casada. Tiene un hijo, Francisco, y tres nietos. Militó en Montoneros y la Juventud Peronista; fue cercana a Antonio Cafiero, diputada porteña en los 90 por el PJ y ministra de Trabajo de la Alianza. Candidata a jefa de gobierno en 2003, diputada en Unión por la Libertad, aliada de Elisa Carrió y ministra de Seguridad de Mauricio Macri. Con un paso por la Coalición Cívica, partido propio el ministerio de Seguridad y el PRO. Se arrepiente de poco. "Reconozco que no se puede nunca pensar en la violencia como forma de acción política. Fue muy trágico en la Argentina. Fuimos una generación que creyó en eso y eso trajo lo peor”, reflexiona.

Al toque


Un proyecto: Volver a gobernar la Argentina.
Un desafío: Crear un partido que sea ejemplo de crecimiento, participación, transparencia.
Un líder: Winston Churchill.
Un prócer: Juan Bautista Alberdi.
Un sueño: Ver crecer a mis nietos.
Un recuerdo: Mi hermana.
Una sociedad que admire: La española. 
Una comida: La carbonada
Una bebida: Si digo vino, me a cargar. Vino con cargada (risas).
Un libro: Sapiens. De animales a dioses, de Yuval Noah Harari.
Una película: Las horas más oscuras. 
Una serie: Scandal.