Con dos marchas enfrentadas, oficialistas y opositores rechazaron la visita del FMI

Politica
Lectura

Si las presiones que enfrenta Alberto Fernández para negociar la deuda no eran suficientes, este miércoles se le sumó el mensaje de las calles. Allí, en dos marchas separadas, los piqueteros

oficialistas y la izquierda repudiaron la llegada de la misión del FMI al país, pero se diferenciaron en la estrategia a seguir: mientras los primeros le dieron un cierto voto de confianza al Gobierno frente a los acreedores, la oposición rechazó en forma tajante el pago de los compromisos.

Con el guiño del Ejecutivo, la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) se movilizó a partir de las 16 a la 9 de Julio e Independencia para marchar hacia el Congreso, en donde el ministro de Economía, Martín Guzmán, expuso su plan de reestructuración. En ese marco, hubo un mensaje de apoyo a las autoridades, aunque por lo bajo reconocieron que el discurso del funcionario fue "aburrido" y que el respaldo de los movimientos no es incondicional.

"Que la deuda no la paguen las mujeres que han puesto el hombro para que millones de pibes coman en la Argentina, no la paguen los trabajadores de la economía popular, ni las pymes que se cerraron. Hay que recomponer todo eso”, aseguró Esteban “Gringo” Castro, el titular de la UTEP al cierre del acto, que llenó la mitad de la Plaza de los dos Congresos, aunque en menor medida que las protestas realizadas durante la gestión de Mauricio Macri.

El resto de los líderes, en su mayoria devenidos en funcionarios, se mantuvieron detrás de escena. Ese fue el caso de Emilio Pérsico (Evita), Juan Grabois (MTE) Daniel Menéndez (Barrios de Pie), Juan Carlos Alderete (CCC) y Rafael Klekzer (MP La Dignidad). La Cámpora no subió al escenario y el sindicalismo fue el gran ausente de la jornada, ya que por la CGT solo asistieron el portuario Juan Carlos Schmid y una escueta delegación de La Bancaria, y faltaron los principales referentes de las dos CTA.

El tono que predominó fue el de fortalecer una postura "firme" para negociar con el FMI y los acreedores, junto con un llamado a investigar la deuda -como propuso Cristina Kirchner en Cuba- y advertencias al sector empresario. "Vamos a enfrentar a esos oligarcas, que dejen sus bienes en el país", tronó Alderete, quien a continuación llamó a "estatizar" Vicentín, la cerealera que entró en default la semana pasada tras recibir un préstamo millonario del Banco Nación.

Dentro de las filas oficialistas se evidenciaron diferencias entre quienes abrigan más expectativas en Fernández y aquellos que piden "acelerar" la creación de empleo y endurecerse frente a los acreedores. "Es mejor el default a un mal acuerdo y es mejor un buen acuerdo, con fuerte quita y cuatro años de gracia", dijo a Clarín Grabois, acompañado de sus dos hijos, que llevaron pequeñas pancartas hechas a mano con crayones en las que se podía leer "Alberto hacenos caso y no pagues".

El acto opositor comenzó a las 19, cuando la columna del Frente de Izquierda Unidad (FITU) ingresó a la Plaza de Mayo. De espaldas al Cabildo y la legislatura, Néstor Pitrola (Partido Obrero) calificó como un "fracaso" la gira de Fernández por Europa, reivindicó la rebelión en Chile como "una salida para derrotar la crisis" y denunció un "pacto" entre el gobierno y los acreedores. "El viernes van a anunciar el robo a los jubilados y el lunes congelaron la planta estatal", dijo en referencia al aumento de marzo que será definido en las próximas horas y al reciente decreto que frenó las designaciones en el sector público.

La movilización, que incluyó protestas al mediodía en las oficinas porteñas del FMI, fue liderada por el PO, PTS, MST, IS, MAS, Poder Popular, Polo Obrero, FOL y Poder Popular. La legisladora porteña Myriam Bregman (PTS) explicó que el objetivo es "rechazar el pago de la deuda" por considerarla "ilégitima e ilegal" y denunció un ajuste en marcha. "El Gobierno volvió a repartir la carga sobre los jubilados y la provincia de Buenos Aires pagó la deuda y después no le pagó el salario a los docentes", dijo a Clarín. Y agregó: "El agro, las mineras y las petroleras no han sido ajustados".