Caso Hotesur: Cristina y Báez pidieron una pericia sobre todos los contratos de la firma

Politica
Lectura

El Tribunal Oral Federal 5 (TOF 5) se encuentra analizando el ofrecimiento de pruebas del caso Hotesur (firma hotelera de la familia Kirchner) de las partes involucradas. Además de los cien

testigos que ofreció citar el fiscal Diego Velasco, también se estudia si se da lugar a una pericia que requirió Cristina Kirchner en coincidencia con Lázaro Báez, pidiendo que se analicen todos los contratos celebrados por la empresa. En esta causa se los acusó de haber lavado 80 millones de pesos a través de las empresas del Grupo Báez y los hoteles de la ex Presidenta. 

Acabada la instrucción, la investigación complementaria -previa al juicio oral- del caso Hotesur avanza junto a la del caso Los Sauces, la inmobiliaria de la familia Kirchner que también está acusada por lavado de dinero. La justicia determinó que las dos empresas de Cristina, Máximo y Florencia Kirchner fueron utilizadas para operaciones de blanqueo, con un común denominador: las empresas de Lázaro Báez. 

El ofrecimiento de pruebas es un paso previo a que se ponga fecha definitiva de arranque del juicio. El fiscal le entrega al Tribunal los hechos que considera deben ser evaluados durante las audiencias. Entre esas pruebas, el fiscal también presentó un listado de cien testigos para que sean habilitados para dar su testimonio cuando se realice el juicio oral y público.

En esta instancia, las partes también requieren diversas medidas, que los jueces evaluarán si son necesarias para el desarrollo del juicio. Cristina Kirchner pidió que se realice una pericia en la cual se analicen todos los contratos celebrados entre Hotesur y el Grupo Báez.

Lázaro Báez pidió algo similar: una pericia que analice los acuerdos comerciales celebrados entre 2008 y 2013 con la empresa hotelera de los Kirchner.

Si el tribunal integrado por los jueces Daniel Obligado, José Martínez Sobrino y Adriana Palliotii,aceptara los pedidos, el comienzo del juicio podría retrasarse varios meses. Y hay motivos para creer que lo hará: en el caso Los Sauces -que por la coincidencia de acusados y los delitos investigados se juzgará con Hotesur- se ordenó una pericia también requerida por Lázaro Báez. La medida se encuentra en pleno desarrollo.

La hipótesis que durante la instrucción investigaron los fiscales Gerardo Pollicita e Ignacio Mahiques es que los ex presidentes y sus hijos recibieron por parte de Báez dinero “a través del negocio hotelero bajo cierta apariencia de legitimidad”, lo que les aseguraba poder declarar esos fondos ante la Oficina Anticorrupción y ante el fisco “ocultando su verdadero origen” supuestamente ilícito. Además de la familia Kirchner y el empresario, también serán juzgados Romina Mercado (hija de Alicia Kirchner) y Osvaldo Sanfelice, entre otros acusados.

El juez Julián Ercolini "dio por corroborada la maniobra por la cual la asociación criminal investigada canalizó una porción de lo que era sustraído al Estado Nacional —a través de la obra pública vial—, a los ex presidentes y a su núcleo familiar por medio de un esquema de lavado de dinero montado en base a la actividad hotelera que aquellos llevaban adelante a través de la empresa" Hotesur.

Según la instrucción, para que la familia Kirchner adquiera los hoteles entre 2005 y 2009, hubo más de 15 compra-ventas de terrenos y propiedades entre Báez y los ex presidentes. Este liquidez les permitió -con la participación de Máximo Kirchner-, comprar el hotel Las Dunas por 700.000 dólares y el Alto Calafate, por 4.900.000 dólares.

Como paso siguiente, se creó la firma Valle Mitre, de Báez, con el fin de administrar los hoteles, “para recibir ese dinero y aplicarlo al negocio de la hotelería, y permitir así que la ganancia ilícita se distancie de su verdadero origen”.

Todo concluyó con el ingreso de fondos al patrimonio K. Entre 2009 y julio de 2013, Báez garantizó a los Kirchner 27.592.110 pesos por alquileres a Hotesur. La cifra es importante, pero más la proporción que guarda en el total de los ingresos de la empresa familiar. El 54% de los ingresos de Alto Calafate provinieron del Grupo Austral.

Juicio unificado

En estas dos causas se investigaron los negocios familiares. Por un lado, en Hotesur -firma dedicada al rubro hotelero- se analizaron los negocios con Lázaro Báez, responsable de administrar tres hoteles de la familia Kirchner. En el caso de Los Sauces, se planteó una estructura de lavado de activos a través de la simulación de alquileres de propiedades que administraba esa inmobiliaria familiar.

Con meses de diferencia estos expedientes representaron el procesamiento por lavado de activos para Cristina Kirchner y sus hijos que cumplían -según la Justicia-, roles importantes en las firmas. Las causas fueron elevadas a juicio oral y quedaron juntas en un único Tribunal.

Ambas investigaciones tienen pruebas compartidas y prácticamente la misma lista de procesados: de los 19 imputados en Hotesur, 12 lo son también en el caso Los Sauces.. El delito se habría cometido con un mismo modus operandi: los gobiernos de Cristina y Néstor Kirchner beneficiaban a los empresarios K con negocios públicos y estos presuntamente les hacían retornos indebidos y millonarios a través de alquileres de viviendas (Los Sauces) o la contratación de habitaciones de hoteles (Hotesur).