Mauricio Macri habló de los cambios en la Corte y comparó a Carlos Rosenkrantz con Ricardo Lorenzetti

Politica
Lectura

"Si alguien piensa que a Carlos Rosenkrantz se le puede ir a hablar de una causa, es porque no lo conoce". Advertido de las especulaciones que se hicieron desde que se

conocieran los cambios en la Corte Suprema de Justicia, esa fue la primera reflexión que Mauricio Macri hizo sobre el flamante presidente del Alto Tribunal. Ocurrió este miércoles, en la Quinta de Olivos, en la -ahora diaria- reunión de Gabinete.

La frase del jefe de Estado no implica que en la Casa Rosada no se haya celebrado el cambio en la cúpula de la Corte. En efecto, hay consenso entre las espadas judiciales del Ejecutivo respecto a que el perfil de Rosenkrantz es "más compatible" con la presunta depuración de la Justicia que impulsa el Gobierno que su antecesor, Ricardo Lorenzetti, a quien Macri calificó como "más plástico".

Mirá también

Qué fue lo que pasó en la Corte

Al menos según lo que dijo ante sus ministros, el Presidente rechaza las especulaciones que escuchó en las últimas horas respecto a una supuesta afinidad de Rosenkrantz por haber sido él quien, en definitiva, lo designó dos veces: primero cuando lo impuso a través de un inédito decreto, cuatro días después de asumir, en diciembre de 2015; y, luego, tras haber cedido ante la presión de la oposición y de sectores de la sociedad, enviando su pliego al Senado -junto al de Horacio Rosatti- por la vía que establece la Constitución Nacional.

Para Macri, Rosenkrantz "es un juez independiente". "No es alguien que vaya a hacer las cosas que le pide alguien o un gobierno", resaltó el mandatario, que, según cuentan sus principales colaboradores, siempre destacó la trayectoria del jurista.

Igual, recién se conocieron cuando Macri llegó a la política: como contó Clarín días atrás, en aquel primer estrechón de manos, el jurista subestimó las posibilidades que tenía el por entonces jefe de Gobierno porteño de llegar a la Presidencia. No fue el único.

Mirá también

En el Gobierno celebran la asunción de Carlos Rosenkrantz y anticipan “menos rosca política” que con Ricardo Lorenzetti

Pero Rosenkrantz tuvo un aliado clave para ser impulsado para llegar a la Corte: Fabián "Pepín" Rodríguez Simón, el asesor estrella de Macri en temas judiciales que, con el desplazamiento de Lorenzetti, también tuvo en la satisfacción de su Elisa Carrió un motivo más para festejar.

A propósito de la líder de la Coalición Cívica, en el Gobierno hubo funcionarios que la parafrasearon al referirse a la maniobra que inclinó la balanza a favor de Rosenkrantz en la votación por la renovación de autoridades. "Highton de Nolasco va a ser recordada por haberle hecho un gran bien a la República y a la Patria. Que Dios la bendiga", publicó en su cuenta la diputada, acérrima rival de Lorenzetti. "Todos los argentinos vamos a tener que agradecer el gesto patriótico de Highton", apuntó, filoso, una importante espada judicial del Ejecutivo, ante este diario.

El Presidente no llegó a tanto. Más allá de la diferenciación y del enojo por el fallo supremo en contra de la suba inicial de tarifas, Macri siempre mostró su respeto en público por Lorenzetti y en la reunión de Gabinete reconoció "el trabajo que hizo liderando la Corte en épocas duras". "Le tocó bancarse al kirchnerismo, hizo un muy buen trabajo", concedió. Ahora viene otra etapa.

Mirá también

Cambios en la Corte Suprema: el juez Horacio Rosatti lanzó su propia web

En el Gobierno hay preocupación por los primeros pasos de la gestión Rosenkrantz. Descuentan que Lorenzetti, con más una década en el poder del Alto Tribunal, se reagrupará rápido y temen que su influencia sobre jueces federales y un sector del peronismo desaten otra tormenta, ya no de ribetes económicos. "Se supone que si Rosenkrantz dio ese paso es porque tiene todo más o menos preparado para aguantar", intentaba convencerse otro funcionario que admitió que la Rosada lo buscará "ayudar". "Pero lo más importante lo tiene que hacer él, debe dar un golpe de efecto fuerte, de autoridad", apuntó.

¿Habrá cambios en la administración de los fondos de la Corte y en el manejo de la siempre codiciada oficina de escuchas que hoy maneja Juan Tomás Rodríguez Ponte, ex secretario del juez federal Ariel Lijo, aliado de Lorenzetti en varias batallas?

Mirá también

Cambio en la presidencia de la Corte: Lorenzetti, entre la derrota y un plan B para mantener algo de peso

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Cargando...