La Cancillería investiga una sospechosa concesión de 250 visas a ciudadanos chinos

Politica
Lectura

Las autoridades de la Cancillería intervinieron el consulado argentino en Antofagasta, Chile, desde donde detectaron la concesión de 250 visas mayormente a ciudadanos chinos, en un período extremadamente corto, entre 2017

y 2018, para una sede diplomática pequeña de Argentina. Buscan establecer si hubo ilícitos entre los funcionarios asignados allí.

Según pudo saber Clarín de altas fuentes oficiales, la orden fue emitida por el Director General de Asuntos Consulares, Luis María Sobron. De hecho la hasta ahora cónsul en Antofagasta, Sol Durini, debió volver a Buenos Aires. Y se ordenó su reemplazo por un cónsul interino, Diego Alonso, que va con instrucciones de iniciar la investigación junto a un alto funcionario de la dirección consular.

Sobron, ordenó efectuar allí lo que se llama "auditoría consular" y una "instrucción sumarial" para ver si hubo irregularidades. El caso movilizó fuertemente al Ministerio. En el pasado hubo otros problemas con visas concedidas a chinos y también a cubanos, un mecanismo que podría generar ingresos extras a los funcionarios ya sea políticos o de carrera.

El canciller Jorge Faurie, que viaja esta semana a Londres para encontrarse con su par Jeremy Hunt y dar un charla en el Chatham House, sigue la investigación directamente con su vice, Daniel Raimondi y con Sobron, quien a su vez está de viaje consular por Centroamérica.

El tema es delicado porque ya se conoce en diversos ámbitos, donde se hablaba de la concesión de casi 400 visas "truchas", lo que fue aclarado por las autoridades a Clarín. Lo que se concedió en Antofagasta, señalaron, son 250 visas legales a ciudadanos chinos, entre junio de 2017 y julio de 2018: son 25 visas por mes de manera constante e ininterrumpida. La mayoría fueron dadas a chinos de la provincia de Fujian, que tienen facilidades de entrar a la Argentina por los acuerdos migratorios firmados con Beijing en el acercamiento bilateral iniciado en 2004.

Estos ciudadanos chinos pueden entrar al país por 90 días pagando una tasa migratoria de 50 dólares, y por lo general se les acepta en un 85%. El problema además es que esos ciudadanos se quedan de manera ilegal al vencerse los 90 días de estadía.

Sólo en los dos últimos años entraron 25.000 al país. También llegan de manera legal a Chile, por el Pacífico. Lo que se investiga ahora es si esas visas estuvieron mal otorgadas. Por eso, también precisan aclarar información con el embajador José Octavio Bordón, responsable del consulado en Antofagasta, pero sobre todo, con la contadora Laura Pace, la funcionaria que debería haber advertido esto desde sus oficinas en la dirección de consulares de la Cancillería -donde trabaja hace 15 años- y no lo habría hecho.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS