El fútbol tuvo que ceder y Racing-San Lorenzo se juega a la mañana

Deportes
Lectura

Un recital organizado por la municipalidad de Avellaneda modificó la grilla de la Superliga. A pesar de que hace una semana se notificó que Racing-San Lorenzo sería el partido central del

domingo en el horario de las 17.45, pesó más la Municipalidad de Avellaneda, que programó para las 20 una función libre y gratuita del cantautor cubano Silvio Rodríguez a cinco cuadras del Cilindro. Por eso el clásico se moverá a las 11, muy a pesar de las quejas de los clubes y de la bronca de la organización. También fueron reprogramados Patronato-Central (de las 11 a las 13.15) y Banfield-Estudiantes (de las 13.15 a las 17.45).

"El recital se va a hacer igual. Hagan lo que quieran con el partido. Nosotros no les damos la habilitación", fue la advertencia que escucharon los dirigentes de Racing de parte de la Intendencia que encabeza Jorge Ferraresi.

El presidente Víctor Blanco no estaba dispuesto a cambiar el horario y Superliga intentó mantenerse firme hasta último momento. En San Lorenzo no querían saber nada con jugar en el primer turno. Desde Racing, la Superliga y el Ministerio de Seguridad bonaerense no dudan en calificar al evento como un acto kirchnerista. "Se cagaron en la gente y en la buena predisposición que tuvo el club con Ferraresi", le dijo un dirigente a Clarín.

La referencia tenía que ver con el cierre de campaña de Cristina Fernández de Kirchner en 2017, cuando Blanco tuvo que alquilarle el estadio a Ferraresi, un delfín K y cerebro logístico en la zona. Muy a pesar, claro, de los socios que no comulgan con el kirchnerismo o no quieren que el club se enrede con la coyuntura política.

¿La Superliga desconocía la realización del recital cuando programó el clásico? En principio, el evento de Silvio Rodríguez se iba a desarrollar en el Parque Domínico, un espacio al que podrían acceder 5 mil personas. "No iba a tener publicidad. Quería ruido. Por eso lo lleva a la plaza Ucrania", se quejó otro directivo. En Arenales y Belgrano, exactamente, se montará el escenario. Justo por donde ingresan los hinchas al Cilindro. A la hora del comienzo del recital, por otro lado, iba a ser el momento de la desconcentración del público. Un tema que generaba rispidices al Ministerio de Seguridad bonaerense, que tampoco estaba de acuerdo con modificar el horario.

La amenaza de Ferraresi obligó a la Superliga a modificar su plan original. Primaron los intereses políticos. Y el superprofesionalizado fútbol que pretendía previsibilidad tuvo que ceder. Perdieron los hinchas, que deberán madrugar a regañadientes.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS