Arabia Saudita estuvo cerca de admitir que muerte de Khashoggi fue planeada

Internacionales
Lectura

Arabia Saudita estuvo cerca de reconocer que el asesinato de Jamal Khashoggi fue premeditado

y su posición se volvió más precaria justo cuando su gobernante de facto corteja a los inversionistas extranjeros.

La fiscalía saudita recibió información de investigadores turcos que sugiere que los sospechosos tenían la intención de matar al columnista del Washington Post, y continuará sus interrogatorios a la luz de esos hallazgos, declaró el jueves la agencia oficial de prensa saudita, SPA.

El anuncio surge en momentos en que la directora de la Agencia Central de Inteligencia, Gina Haspel, se prepara para informar al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tras realizar un breve viaje a Turquía esta semana. El periódico Washington Post informó que Haspel escuchó una cinta de audio que supuestamente se había grabado con el interrogatorio y asesinato de Khashoggi en el consulado de Arabia Saudita en Estambul el 2 de octubre.

La CIA se negó a comentar cuando se le preguntó si Haspel había escuchado la grabación. Un funcionario turco confirmó la veracidad del informe del Washington Post.

El cambiante discurso de Arabia Saudita sobre lo que pasó con Khashoggi ha provocado indignación internacional mientras sus principales aliados exigen respuestas. La administración Trump enfrenta una creciente presión para que actúe contra Arabia Saudita y el presidente parece haberse retractado tras dar su total apoyo al príncipe heredero Mohammed bin Salman. EE.UU. ha sido durante mucho tiempo el socio más importante de Arabia Saudita y Trump ha hecho del reino la pieza central de sus esfuerzos para aislar a Irán.

El martes, Trump calificó las cambiantes versiones sobre el destino de Khashoggi –el príncipe heredero dijo inicialmente que el columnista había salido del consulado por su cuenta– de "uno de los peores encubrimientos de la historia".

Versiones que cambian

Después de negar su muerte por casi tres semanas, el reino dijo la semana pasada que el hombre de 59 años fue asesinado accidentalmente después de que una discusión en el consulado se convirtiera en un altercado. Sin embargo, no ha explicado por qué su cuerpo todavía no aparece, o cómo una reunión en un complejo diplomático se tornó violenta.

Arabia Saudita ha dicho que 18 personas han sido arrestadas en conexión con el caso. Un alto funcionario de inteligencia y un consejero del príncipe Mohammed también fueron removidos de sus cargos.

El miércoles, el príncipe hizo los primeros comentarios públicos desde que su gobierno admitió que Khashoggi había sido asesinado. Hablando en un foro de inversión que organizó en Riad, calificó el asesinato de un "crimen atroz" y juró castigar a los culpables y modernizar los servicios de seguridad. No entregó información nueva sobre lo ocurrido.

Calmando las especulaciones de que podía ser marginado, el príncipe parecía relajado, exuberante y conciliador hacia Turquía, que no ha llegado a culparlo por el asesinato.

“Arabia Saudita está llevando a cabo todos los procedimientos legales para investigar y presentar a los culpables a juicio", dijo el príncipe heredero a la audiencia. "Muchos están tratando de aprovecharse de este doloroso incidente para dividir a los dos [Turquía y Arabia Saudita], pero no podrán hacerlo".

En un discurso que coincidió con el inicio de la conferencia internacional de negocios de tres días, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, rechazó las explicaciones sauditas y dijo que el asesinato de Khashoggi fue planeado en Riad. Exigió que los culpables sean castigados sin importar su rango.

Creciente presión

El presidente francés, Emmanuel Macron, en una conversación telefónica con el rey Salman el miércoles, "expresó su profunda indignación y le pidió al rey que se arrojen todas las luces sobre las circunstancias que condujeron a este drama". Francia "no dudará en tomar, en cooperación con sus socios, las sanciones internacionales contra los culpables", declaró Macron en un comunicado.

La primera ministra británica, Theresa May, dijo que si alguno de los sauditas nombrados en relación con la muerte tenía visa para entrar a Gran Bretaña sería revocada. Eso siguió a un comentario similar realizado un día antes por EE.UU.

El jueves, el príncipe Mohammed también presidió la primera reunión del comité para reestructurar la agencia de inteligencia general, informó la agencia oficial de noticias saudita. El comité discutió el plan de reforma e hizo recomendaciones, señaló, sin entregar detalles.

CP

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS