Embargan al ex contador de Cristina Kirchner una cuenta en Suiza con 300 mil dólares

Politica
Lectura

Después de que la Unidad de Información Financiera (UIF) informó a la Justicia sobre una cuenta no declarada ante la AFIP en un banco de Luxemburgo con un saldo de 300

mil dólares, un juez de Suiza ordenó el embargo de dichos fondos que quedaron afectados a la causa Hotesur, donde se investigan operaciones de lavado de dinero.

La medida se adoptó después que el fiscal Gerardo Pollicita solicitó, a través del juez federal Julián Ercolini, que se envíe un exhorto a Luxemburgo solicitando formalmente el congelamiento del dinero y pidiendo el recupero de la plata. Este miércoles fueron notificados que la cuenta quedó embargada y se afectarán los fondos a las medidas cautelares impuestas en la causa Hotesur.

Newsletters Clarín
Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir

El ex contador de la familia Kirchner se encuentra detenido hace poco más de un año en el marco de la causa Los Sauces, donde quedó procesado junto a Cristina Kirchner como parte de una asociación ilícita para lavar dinero a través de supuestas maniobras fraudulentas con el alquiler de inmuebles.

La prisión preventiva se ordenó porque el juez consideró que Manzanares buscó omitir medidas cautelares impuestas sobre empresas de los Kirchner que manejaban los alquileres. Al pedir que los alquileres se depositen en una cuenta personal de un socio, Carlos Sancho, y no en la del Condominio que vino a reemplazar la Sucesión Néstor Kirchner con el manejo de 25 propiedades, el juez Bonadio entendió que se estaban fugando fondos cautelados.

Desde que ingresó al Penitenciario de Marcos Paz, Manzanares cortó toda relación comercial y personal con la ex Presidenta. Renunció a todos los poderes otorgados ante la AFIP y otros organismos estatales, como a la potestad que tenía sobre cuentas bancarias de las empresas familiares.

Hace pocos meses, el UIF encontró que contaba en Suiza con una cuenta bancaria que no se declaró ante el fisco de nuestro país. Se trata de una cuenta en el Banco Caceis y después de una notificación policial tras la orden del juez de Luxemburgo, se procedió al inventario de los valores que arrojaron una cifra de 301.281,6 dólares.

Esta suma de dinero quedó embargada y afectada a la causa Hotesur. En dicho expediente donde se investigaron maniobras por blanqueo a través del negocio hotelero, Manzanares tiene trabado un embargo de 750 millones de pesos.

Al ampliar su indagatoria en marzo, Manzanares -que durante más de 30 años trabajó para los Kirchner- afirmó en un principio que a Néstor lo veía “una vez al año, como mucho dos veces”. Y dijo que se encontraban "a través de un allegado que era Raúl Copetti (ex recaudador del FPV). Me pidieron que me ocupara de confeccionar las declaraciones juradas impositivas de Kirchner y de su esposa”.

En 2007 el intermediario en la documentación “contable de las empresas”, al igual que todo lo concerniente a las declaraciones juradas de los Kirchner ante la AFIP, comenzó a ser Osvaldo Sanfelice, apoderado de la ex presidenta.

“Kirchner procedía a firmarlas, firmar el sobre, y luego yo las presentaba ante la oficina correspondiente”, dijo Manzanares que buscó desvincularse de la acusación: ser organizador y partícipe de la asociación ilícita.

Para la Justicia, en la causa Los Sauces S.A. (inmobiliaria cuyos principales inquilinos fueron Báez y Cristóbal López) quedó corroborado que la empresa era “sólo una pantalla para recibir dinero como ilegítima contraprestación del otorgamiento de la concesión de obra pública, de licencias habilitantes de juego y/o de áreas de la industria petrolera, e introducirlo en el mercado financiero, procurando brindarle la apariencia de origen lícito".

Durante años "el doctor Kirchner por sí mismo o a través de su hijo Máximo efectuó operaciones financieras en el Banco Santa Cruz”, que canalizó hasta 2010.

En su declaración indagatoria en la causa, Manzanares señaló que nada tuvo que ver con estos negocios: “Jamás tuve poder de administración, la persona encargada de esa tarea me enviaba los contratos para que procediese a la emisión de las facturas”. Fue entonces cuando dijo que el camino “más fácil” habría sido renunciar a ser contador de la familia Kirchner, “pero no fue así”.

Sin embargo, aclaró que el vínculo terminó en el 2017. "Ya no tengo ningún tipo de relación”, remarcó sobre sus lazos profesionales con la ex Presidenta y sus hijos.

En otro orden, Manzanares se definió como "un cuatro de copas". Y fue elocuente: "Como si fueran los dichos de mi abuela, el hijo de la pavota”, se autocalificó. Dijo no conocer a ningún contratista de la obra pública y repitió: “En 30 años a Kirchner lo vi 30 veces, es decir una vez al año”.

Otra indagatoria por los cuadernos

El juez Claudio Bonadio citó a indagatoria a Manzanares en la causa de los cuadernos de las coimas. Su llamado se produjo luego de que se arrepintiera Sergio Todisco, el presunto testaferro del secretario privado de los Kirchner, Daniel Muñoz. En fuentes judiciales se afirmó que Todisco habría confesado detalles sobre el rol del contador en la salida de los 70 millones de dólares que manejó Muñoz y que se invirtieron en EE.UU.

Además, según los testimonios, Manzanares habría intervenido en la operación para que la viuda de Daniel Muñoz y sobrina del ex gobernador de Santa Cruz, Daniel Peralta, se comprara dos estacionamientos en la Capital Federal, entre otros negocios bajo la lupa judicial.

En la investigación hay evidencias sobre la existencia durante el kirchnerismo de vínculos societarios entre Manzanares y la detenida Carolina Pochetti, viuda de Muñoz, cuyo pedido de excarcelación está bajo análisis de la sala I de la Cámara Federal porteña.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.