"Nunca aceptaría que el Gobierno me imponga precios a los combustibles"

Politica
Lectura

- Cuál será la evolución de los precios de los combustibles durante este año?

- Vamos a ir viendo todas las variables. Hay que ver el dólar, la cotización del petróleo

Brent, el precio de los productos, el mercado internacional. La demanda está atada a la situación de nuestros clientes. En 2018 ganamos participación de mercado, donde hubo otros competidores que se retiraron, por razones de pérdidas que se generaron en algunos casos y en algunos productos decidieron no participar.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

- ¿El 2018 fue negativo para las ventas?

- El mercado tuvo una contracción tanto en naftas como en gasoil. En gasoil, las ventas cayeron un 1,9% en relación a 2017, mientras que en naftas subieron un 0,6% interanual. El promedio da un 0,9% de baja, según datos de la secretaría de Energía. Nuestra participación llegó a 56% en naftas (era 55% en 2017) y 59,3% en gasoil (versus 56,7% en 2017).

- Al ser 2019 un año electoral, ¿hay alguna recomendación del Gobierno de no aumentar los precios?

- Cero. De ninguna manera. No lo aceptaría como presidente del directorio que el Gobierno me imponga los precios. Esto no quiere decir que uno no pueda tener una conversación, o puede dialogar sobre el estado del mercado, sobre como están los precios, como vemos la evolución. Pero una orden y recomendación taxativa, de ninguna manera.

Miguel Gutiérrez, en diálogo con Clarín en la torre que la petrolera tiene en Purto Madero. Foto: Germán Adrasti.

Miguel Gutiérrez, en diálogo con Clarín en la torre que la petrolera tiene en Purto Madero. Foto: Germán Adrasti.

- ¿Las bajas de diciembre 2018 y enero fueron pedidas por el Poder Ejecutivo?

- No. Lo que hay que mirar es como está el mercado. Fue un año difícil para el sector de refinación por la depreciación del cambio y la poca posibilidad que hubo de pasar a precios secuencialmente. Lo importante es ir mirando la situación de mercado, del sistema y por producto. Cada producto tiene sus spreads (rendimientos). El de las naftas está muy bajo a nivel internacional.

- ¿Por qué cuesta tanto predecir los importes?

- Desde el 2 de enero, el petróleo crudo Brent subió un 12%. En diciembre hubo una baja fuerte. Estamos con una volatilidad extrema que comenzó por allí en el mes de octubre, cuando los precios toparon en US$ 86. Supongo que estos precios se irán estabilizando. Además, estamos estableciendo un nuevo sistema en Argentina que comenzó allí por octubre de 2017 (N.d.R:se liberó el precio de los combustibles, que hasta allí estaba regulado) y que además tuvo la volatilidad que atravesó el tipo de cambio y el precio del Brent.

- ¿Es un mercado cartelizado?

- Si se miran los distintos países latinoamericanos, Argentina es el país con mayor competencia. No se si hay tantos mercados como la Argentina que estén tan abiertos como éste y tengan tanta cantidad de empresas jugando en el mismo. Por lo tanto, muy lejos de cartelización. Lo cual no quiere decir que no sea un sector al que no hay que aplicarle una mesa decompetitividad. Hay mucho que hacer en la logística, transporte, puertos.

- ¿Qué implica que la Corte de Estados Unidos pida opiniones en el pleito Burford versus YPF, como se conoció esta semana?

- En la justicia nunca podemos saber cómo pueden seguir las cosas. En este juicio de Petersen contra YPF y la República, hemos tomado la decisión de enfrentarlo con todas las herramientas posibles. Dedicamos bastante tiempo a entender cuáles eran. Hicimos cambios drásticos en los abogados que nos defendían. Lo que ocurrió este lunes es el resultado de un planteo de estrategia que vinimos haciendo tanto en primera instancia como en segunda instancia y ahora en la Corte. Lo que se está discutiendo no es el juicio, sino la jurisdicción de juicio. Y se discute algo bien de fondo que es los derechos que tienen los países a ejecutar situaciones como fue la nacionalización (deYPF) con un pago. Previo a eso, llevamos opiniones de otros países que se presentaron, tal fue el caso de Chile y México.

- ¿Cómo se logró que la Corte atendiera los argumentos argentinos?

-Coordinando la defensa de YPF con la República. Eso es el cambio. Vamos logrando, estuvimos contentos cuando se tomó el certiorati (pedido a la Corte Suprema) y se nos concedió eso.

- ¿Hay antecedentes de pleitos iniciados en Nueva York que luego se dirimieron en los países?

-Es un derecho de “príncipe” que tienen los países. Todas esas acciones ocurrieron en Argentina y ese juicio debe ser tramitado en la Argentina y eso es lo que hemos defendido desde origen presentando las excepciones que correspondían presentar y llegando hasta las últimas instancias. Con los demandantes correctos y los litigantes.

- Se trata de los derechos de Petersen ejecutados por Burford. Está Burford detrás del juicio o está el grupo Petersen (familia Eskenazi)?

-No lo podemos saber. No lo sabemos. Lo tomamos como el caso Petersen y nos defendemos como tal. No sabemos quiénes están por detrás de ese caso, ni quienes integran el fondo Burford. Burford cotiza en Bolsa y no tenemos información específica.

- ¿Cuánto tiempo debiera tomar ahora el próximo paso del caso?

-La historia de otros casos similares muestra que el ‘solicitor general’ (una suerte de Procurador General) toma unos meses para contestar. En general, son entre cuatro y seis meses para contestar y luego la Corte tomará la decisión.

- ¿Cómo está Vaca Muerta?

-Está muy bien. El proceso que se inició allí en 2017 cuando salimos del precio bajo, ya que en febrero de 2017, el crudo valía US$ 27 y luego vino la conversión, cuando el ministro Aranguren dijo que lo liberaba, lo hizo aUS$ 55-56. Todas las compañías tenemos planes de inversión, Los precios del crudo y el gas son importantes, pero como es un negocio de largo plazo. Hacemos planes a 5 años y creo que tenemos una gran oportunidad en Vaca Muerta. Lo ves en los incrementos de producción agregado de gas y petróleo que compensan las caídas en el sistema tradicional.

- ¿Las variaciones en el precio del petróleo crudo de la que habló antes ponen en riesgo proyectos en Vaca Muerta?

-Cada compañía tiene su escala, capacidad de compra, su conjunto de empresas contratistas, su sistema de producción. No se puede hablar de precios uniformes. En los mejores pozos del yacimiento Loma Campana se lograba rentabilidad a US$ 43 y para abajo. Para la industria, entre US$ 50 y US$ 55 de precio, (Vaca Muerta) debería funcionar. Dentro de eso habrá gente más eficiente, con técnicas de producción distintas y habrá otros que no tienen ese acceso.

- ¿Los va a afectar la próxima modificación en los subsidios a la producción de gas?

-De corto plazo, no la veo afectada porque tiene una inercia. Habrá que ver el sistema final que se pone en práctica y ver qué hacen las empresas frente a ese sistema. .Al final del día, hay que ver cuál es el precio combinado entre la producción que tiene subsidio y la que no tiene susbidio. Hay una gran diferencia entre los precios de verano y los precios de invierno y si esos valores dan para justificar la inversión. Todavía no está el final de esa conversación, entendemos que pronto sabremos cuál es el sistema final que van a adoptar. La compañía mirará la situación y decidirá si las inversiones que tenía planeadas las va a seguir o tendrá que hacer un ajuste de esas inversiones.

- ¿Qué se logró y qué falta en política energética?

- Ha habido decisiones muy importantes: la liberación de mercado de combustibles, la resolución 46 y la 419 (programa de incentivos a la producción de gas no convencional), más alla que ahora pueda tener un cambio fue una política y buena parte del resultado del incremento de producción provienen de esa política, y también ha habido una política muy clara de ayudar a bajar los costos. Creo que podemos hacer mucho más en los próximos meses para que la “hoja de ruta” se extienda hasta que se considere hacia el final, que estará con la construcción de la planta de LNG (gas líquido)

- ¿Es la forma de exportar gas de Vaca Muerta?

- Si. Estará para dentro de unos cinco o seis años años, pero hay que trabajar, hacer algunas modificaciones regulatorias, incluso algunas leyes. Es interesante desarrollar todos los recursos upstream (exploratorios) que tenemos de gas, porque sin ese caño al mundo -más allá de los internos que se estarían analizando- necesitamos tener la posibilidad de exportar en forma continua. Y nos permite desarrollar el complejo petroquímico, ampliar las plantas fertilizantes, crear clusters industriales distintos a partir de gas previsible y barato.

- ¿Se puede pensar a largo plazo en un país con esta inflación y devaluación?

- Es verdad que eso tiene un impacto. Pero este es un sector que piensa en el medio plazo. Más allá de tener estos vaivenes que hemos tenido de la macro -que en algunos casos nos ha beneficiado porque la devaluación te reduce costos, aunque no todos- también genera los problemas de traslados a los precios, porque fue muy fuerte. Pero tenemos que animarmos a pensar a largo plazo. Tenemos al alcance de la mano un premio gigante. Lo ideal sería ponerse unas anteojeras y no dejar que el ruido nos maree y avanzar. Esta es un área de consenso, donde deberíamos construir consensos entre oficialismo y oposición. El premio es tan grande que no deberíamos dudar ni un día.

- No se puede perder un día, pero mientras tanto el tren a Vaca Muerta se postergó. ¿No es incongruente lo que usted dice y lo que pasa?

- Frente a una situación macro, es probable que se demoren las cosas. Fuimos al FMI, la disponibilidad de financiación no es amplia y este tipo de proyectos, sea PPP o directo, requiere financiación. Hasta que esos mercados se rehabiliten hay que ir demorando. Lo importante es no perder los objetivos. Tener todos los pliegos hechos. Está en línea la solicitud de capacidad para ese tren, para que las empresas hagan la propuesta de capacidad de transportes que van a tomar. Si después no está la financiación o se necesita que los mercados se estabilicen y se necesita más de tiempo, no importa. Lo importante es ir avanzando en estos plazos.

- ¿Argentina va a volver a importar gas?

Si, tiene que importar gas. Por los picos y valles de la producción de gas, va a haber que importar en los inviernos. El punto es la secuencia de importación decreciente. Creo que estos planes de estímulo son muy útiles para que esta secuencia siga cayendo. Y que esa producción sea argentina, de yacimientos argentinos, que pagan impuestos argentinos, que desplazan importaciones a precios altos. Definitivamente tenemos la oportunidad de darle al trabajo argentino y a la inversión más gas local.

Un empresario que la pasó mal con el kirchnerismo

Miguel Gutiérrez fue citado a declarar por una mención del procesado Claudio Uberti (ex titular del Occovi, ente de corredores viales). Durante el kirchnerismo, Gutiérrez no conseguía trabajo en el país, ya que funcionarios K lo ubicaron en una lista de ejecutivos que no querían en las empresas. “A la luz de todos los acontecimientos que ocurrieron, diría que hasta estoy agradecido que así fuera”, reflexiona, tras más de una década viviendo lejos del país.

“Estuve enAutopistas del Oeste en un período corto desde abril de 2002 hasta octubre de 2004. La renegociación de estas autopistas nunca la hizo el Occovi (donde estaba Uberti), lo hizo la Uniren que dependía del ministro de Economía (Roberto) Lavagna y del ministro de Planificación. Nosotros no teníamos nada que ver con corredores viales”, aclara.

“Como presidente de la compañía (Autopistas del Oeste), el juez me llama y declaré. Pero mi trabajo no era en un corredor vial, era en una autopista. Y, segundo, no teníamos relación con el Occovi. Lo único que teníamos era controles de las cuestiones del contrato, atención en cabinas, calidad del asfalto, luces, pero no renovación de contratos. Creo que el contrato de Autopista del Oeste se renegoció recién ahora y cuando yo estuve no pudimos hacer ningún avance”, señala.

En un precoloquio de IDEA en Comodoro Rivadavia -en octubre de 2004-, Gutiérrez planteó conceptos que molestaron al Gobierno. “Hablé de la falta de seguridad jurídica, la falta de resolución de los contratos. Las autopistas son contratos de los 90, de 1992, en las que invertían, hacían la autopista y después cobraban el peaje. No hice nada malo. Solo expresar una oposición empresaria y que además era buena para el país, que los contratos que habían quedado alterados por la depreciación de 2001/2 , por lo que creía que deberían volver a renegociar en forma razonable y rápida, para encausarlo dentro de la seguridad jurídica y la ley”, señala.

En ese momento, el canciller (Rafael) Bielsa le pidió una reunión a (Miguel)Sebastián -director de la oficina económica de la Moncloa- en ese momento. Allí le manifestó, que estaba satisfecho por la decisión de Telefónica yAutopista del Oeste de sacar a Gutiérrez de sus directorios por pedido del kirchnerismo.

“No fue agradable. En ese momento, me sentí mal. Tuve que volver a pensar como desempeñarme en el mundo”, cuenta este ejecutivo en tono cordial, sin revanchas. “En Argentina, ninguna empresa tenía interés de emplearme, ya que el propio Gobierno estaba pidiendo que me saquen”, rememora.

La revancha le llegó cuando Francisco Cabrera lo llamó para el directorio de YPF. A los dos meses de ser director, el presidente Mauricio Macri -a quién no conocía- lo nombró presidente de la petrolera. Venía de trabajar en fondos de inversión y como director de empresas extranjeras. En una hora de nota, se emociona cuando habla de sus colegios:el San Vicente de Paul de Mataderos y el Hipólito Vieytes.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.