Conciliación obligatoria para el conflicto en los puertos

Politica
Lectura

Finalmente y en un conflicto creciente entre las cámaras navieras y el SOMU que llevaba hasta este miércoles cinco días de medidas de fuerza, la secretaría de Trabajo le encontró la

vuelta jurídica y amplió por 5 días hábiles la conciliación obligatoria que ya había sido dictada el 14 de diciembre y estaba vencida. Desde el SOMU confirmaron a Clarín que acatarán la decisión ya que sus representados vuelven a la actividad normal.

A su vez, Trabajo fijó para el 22 de enero una audiencia más allá de que habrá reuniones informales en el medio. Si no hay acuerdo, el Gobierno puede extender 5 días hábiles más luego del 22.

Newsletters Clarín
Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Desde la Federación de Empresas Navieras Argentinas (FENA) venían denunciando que por "la huelga parcial peligra el abastecimiento de combustible y de materias primas ya que hay más de 70 buques parados que dan pérdidas de 30.000 dólares cada uno, que supone un estimado de 2.000.000 de dólares diarios".

También en su comunicado, la FENA describe su punto de vista sobre el conflicto: "El SOMU comenzó la medida de fuerza sin reclamos previos. Cabe destacar que hay ocho gremios que representan al personal embarcado en los buques de la Marina Mercante Argentina y FENA negoció y suscribió acuerdos salariales con siete de ellos. El SOMU no participó ni firmó ningún pacto. Pese a ello, los afiliados a este sindicato percibieron la recomposición salarial pactada con 6 gremios".

Sin embargo, el trasfondo va más allá de lo salarial. El SOMU denuncia que las cámaras quieren "bajar los costos atacando el sueldo". Al sindicato lo dirige Rául Durdos, que sucedió a Omar "Caballo" Suárez luego de dos años de intervención. Allí justifican la medida de fuerza por trabajar a reglamento (8 horas sin extras, lo que trae complicaciones en el servicio portuario) "en defensa de nuestro convenio".

Por lo que reconstruyó este diario alguno de esos puntos que los empresarios quieren discutir está el de bajar el valor hora de los francos. "Si estamos cierta cantidad de días embarcados nos corresponden otros tantos en tierra; lo que quieren es pagar menos esos días que no navegamos", explican desde el gremio.

Siempre desde el lado sindical cuentan que "otro punto que quieren flexibilizar es el de que todo el personal puede hacer trabajos fuera de convenio; cuando hasta el momento por cualquier actividad no convenida se paga extra".

Otra reducción, que el SOMU tampoco aceptará, es que aquel personal de cubierta que trabaja en buques inflamables deje de cobrar ese adicional.