Accidentada llegada de los reyes de España en su visita oficial

Politica
Lectura

El Gobierno ya tenía preparado para esta mañana el recibimiento en la Casa Rosada con la escolta del regimiento de granaderos a caballo, honores de la guardia militar y la Fanfarria

Alto Peru. Pero algo salió mal en el primer contacto con Felipe VI y Letizia Ortiz en suelo argentino. En su llegada a Aeroparque los reyes de España debieron permanecer en el avión durante más de media hora por una falla con la escalera de descenso. Una vez resuelto el problema, al canciller Jorge Faurie todavía le costaba disimular el momento de tensión.

El episodio remitió a la demora de Gabriela Michetti para recibir al francés Emmanuel Macron, en noviembre. En este caso, para despegarse del mal paso, funcionarios argentinos aseguraron que ese servicio dependía de España.

Newsletters Clarín
Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

El problema fue que no aparecía una escalera con la altura adecuada para que Felipe VI y su mujer pudieran bajar del avión. Al parecer estaba en un hangar al que sólo se accedía con huella digital de personas que no se hallaban en el lugar. Finalmente, los reyes descendieron en la escalera del Tango.

Mauricio Macri y Juliana Awada buscarán dar vuelta la página al recibirlos hoy en el Salón de los Bustos para una serie de actos ceremoniales que incluirán foto oficial y mensajes de cortesía. Será una de las primeras actividades de los reyes de España en el país, con una intensa agenda hasta el miércoles y un objetivo por parte del Gobierno: un respaldo en medio del complicado panorama económico para intentar recomponer la confianza en los meses decisivos de la disputa electoral.

En la Casa Rosada descuentan que Felipe VI dará muestras de apoyo al Gobierno, uno de los insumos que Macri suele utilizar para defender su gestión. Ante los indicadores adversos que reflejan la inflación, la caída de la actividad, el aumento del desempleo y la incertidumbre por el dólar, como uno de sus argumentos recurrentes el Presidente remite en sus discursos a los respaldos cosechados durante la cumbre del G20. España es el segundo socio comercial de Argentina, con US$1.588,5 millones de exportaciones y US$1.430,8 millones de importaciones en 2018, según datos provisorios del INDEC.

Felipe tenía desde hacía tiempo en agenda el paso por Córdoba para la apertura del Congreso Internacional de la Lengua Española y luego la amplió con su visita de Estado a Buenos Aires. A las actividades en la Casa Rosada le seguirá un almuerzo en la Quinta de Olivos y con Macri también compartirá una cena en el CCK, una recepción que dará el propio rey en el Four Season y un homenaje a Víctor García de la Concha en el teatro San Martín de Córdoba.

Para el Gobierno implicará aun de manera implícita el respaldo a Macri. “Es otra muestra del apoyo de España y eso es importante para la confianza, después nosotros tenemos que hacer el resto en la economía y la política”, dijo a Clarín un funcionario involucrado en la visita. Una de las actividades será un desayuno de negocios con empresarios argentinos y españoles. En el Gobierno remitieron a inversiones anteriores (en energía eólica, solar, servicios financieros y otras áreas) y el acuerdo para la exportación de biodiésel, aunque admitieron un freno a partir de la crisis cambiaria del año pasado.

“Es el broche de un ciclo de normalización que avanzó y hasta ahí llegamos. Ahora tenemos que sacar provecho de eso, Argentina y España tienen economías complementarias”, dijo a este diario Ramón Puerta, embajador argentino en Madrid. La crisis en Venezuela, las negociaciones por el acuerdo trabado de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea y cuestiones migratorias formarán parte del paso de Felipe por Argentina. Los reyes llegaron con el canciller Josep Borrel, que esta semana irá directo a Quito para la reunión del Grupo Internacional de Contacto por Venezuela.