Los próximos desafíos electorales del Gobierno: votan dos de las provincias con mayor padrón y habrá un nuevo gobernador en La Pampa

Politica
Lectura

En los próximos 30 días, el oficialismo se medirá en Santa Fe y Córdoba. Además, se definirá en La Pampa al sucesor de Carlos Verna. Por Juan Piscetta


 

 

 

En los próximos 30 días, el calendario electoral pasará de la "velocidad crucero" y acelerará las revoluciones a un nuevo nivel. El Gobierno tendrá puesta su atención en las primarias de Santa Fe y las generales de Córdoba, dos de las tres provincias con mayor cantidad de electores después de Buenos Aires. También pondrá a prueba su capacidad de recuperación en las elecciones a gobernador en La Pampa, donde el PRO perdió la interna con el radicalismo.

El desafío inminente será el próximo domingo 28 de abril en Santa Fe, uno de los distritos "grandes" que tendrá una de las competencias locales con mayor incertidumbre. Ese día se desarrollarán las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO), donde solo la oposición peronista resolverá en las urnas cuál de sus dos precandidatos a gobernador disputará el 16 de junio. En cambio, la mayoría de los frentes ya tienen definido sus postulantes y presentarán una lista única en los cargos ejecutivos y legislativos.

El peronismo impulsa dos listas, la del senador nacional Omar Perotti y la de la ex vicegobernadora María Eugenia Bielsa. Como pasó en otras provincias, el kirchnerismo privilegió la unidad del espectro justicialista y bajó a sus candidatos "K puros" a gobernador, optando por una vía pragmática.

No es el caso de María Eugenia Bielsa, una dirigente que tiende a mostrarse ajena a la estructura partidaria del PJ y a los juegos de poder locales. Por ese perfil, busca traccionar el apoyo de agrupaciones y votantes independientes. En una entrevista con Infobae, advirtió: "Omar Perotti y el socialismo fueron funcionales a las políticas del gobierno de Macri". 

 

En el caso de Cambiemos, el intendente de Santa Fe José Manuel Corral será el candidato a gobernador por la coalición oficialista, mientras que la fuerza gobernante, a través del Frente Cívico y Social, impulsa al socialista Antonio Bonfatti, quien quiere volver al cargo que ya ocupó entre 2011 y 2015.

Una de las precandidatas a la gobernación de Santa Fe, Maria Eugenia Bielsa.
Una de las precandidatas a la gobernación de Santa Fe, Maria Eugenia Bielsa.

El otro turno estratégico ocurrirá el 12 de mayo en la provincia de Córdoba. Después de la ruptura por la falta de acuerdo para confluir con un único candidato, Cambiemos irá divido en dos listas a gobernador: una encabezada por el intendente de la ciudad capital, Ramón Mestre (UCR); y otra con el jefe de la bancada de Diputados de Cambiemos, el radical Mario Negri, que irá en alianza con el PRO con el frente "Córdoba Cambia" y con el macrista Héctor Baldassi como vice candidato a gobernador.

Tras esta división, el oficialismo provincial dirigido por el gobernador Juan Schiaretti cuenta con las mayores chances para lograr ese día su reelección. El frente "Hacemos por Córdoba" competirá en alianza con una decena de partidos que incluye, entre otros, al GEN y al Partido Socialista. Pese a la rivalidad entre ambos espacios, esta vez, Schiaretti contará con el apoyo del kirchnerismo, que sorprendió al bajarse de la disputa para priorizar, nuevamente, una derrota del macrismo.

El gobernador Juan Schiaretti tiene el camino allanado para su reelección en la provincia de Córdoba.
El gobernador Juan Schiaretti tiene el camino allanado para su reelección en la provincia de Córdoba.

El ciclo de los próximos treinta días cerrará con la votación a a gobernador en La Pampa, donde se elijen además treinta diputados provinciales. La Casa Rosada intentará recuperarse aunque apuesta a poco tras el duro golpe que sufrió con la derrota que tuvo el ex futbolista Carlos Mac Allister (PRO) con el dirigente radical Daniel Kroneberger. La UCR logró imponerse con su estructura partidaria en la interna de Cambiemos el 17 de febrero pasado por un amplio margen, con 65,66% de los sufragios el 34,34 por ciento.

En ese escenario, Kroneberger se medirá con el diputado nacional Sergio Ziliotto (PJ), que aspira a ser el sucesor de Carlos Verna en la gobernación pampeana. El mandatario local ungió a Ziliotto, un hombre de su confianza, como su candidato tras decidir no presentarse por padecer una grave enfermedad.

En ese agitado y apretado calendario electoral, las provincias que transitan con cierta incertidumbre durante el próximo mes son La Rioja y San Luis, donde la propia puja política redefinió las reglas de juego.

La Rioja debía celebrar su elección a gobernador el 12 de mayo, pero los comicios fueron suspendidos luego de que la Corte Suprema de Justicia impugnara el cuestionado referéndum de comienzos de año que aprobó la reelección del gobernador Sergio Casas.  Por ahora, no hay fecha definida sobre cuando será la convocatoria a las urnas. 

En ese contexto, y con el bloqueo a la candidatura de Casas, el peronismo riojano atraviesa una severa crisis de conducción. Los nombres fuertes posibles para reemplazarlo son el ex gobernador Luis Beder Herrera, quien aspira a ser el candidato de la unidad entre el justicialismo y el kirchnerismo; el otro es Alberto Paredes de Urquiza, intendente de la capital riojana, aunque su cercanía y vínculo con Cambiemos le juegan en contra en esa definición. Amaga entre ambos polos.

San Luis, en cambio, tenía previsto celebrar sus primarias el 28 de abril, pero los comicios quedaron sin efecto porque no son obligatorios y todas las alianzas políticas presentaron candidaturas únicas para las generales del 16 de junio.

Los hermanos Alberto y Adolfo Rodríguez Saá mantienen una “inédita” disputa política por el control de San Luis.
Los hermanos Alberto y Adolfo Rodríguez Saá mantienen una “inédita” disputa política por el control de San Luis.

El distrito cuyano atraviesa una pelea intestina por el poder local. La centralidad de la elección estará focalizada en la guerra "fraterna" entre los caudillos puntanos Alberto y Adolfo Rodríguez Saá, invencibles desde el retorno de la democracia en 1983. A ello se le suma una curiosidad adicional: hasta el candidato de Cambiemos, el ex gobernador Claudio Poggi, fue en el pasado parte del mismo oficialismo provincial.

En todos los casos, el oficialismo tiene la ardua tarea de reponerse de las derrotas que cosechó en Neuquén y Río Negro, donde las fuerzas provinciales encabezadas por Omar Gutiérrez (MPN) y Arabela Carreras (Juntos Somos Río Negro), respectivamente. Incluso en las primarias de Entre Ríos y San Juan tampoco hubo buenos resultados, donde los candidatos de Cambiemos quedaron lejos de una posible victoria. La diferencia de votos con Gustavo Bordet y Sergio Uñac, los postulantes a gobernador del peronismo, fue superior a los 20 puntos.

El clima económico no es el más propicio para iniciar un cambio de tendencia. En marzo, el Indec registró una inflación del 4,7% y alcanzó el 54,7 por ciento en los últimos 12 meses. En ese marco, el lanzamiento del paquete de medidas anti crisis para aliviar la recesión tuvieron gusto a poco y no lograron convencer al menos al "círculo rojo".

En cualquier situación, Santa Fe y Córdoba se convertirán en una vidriera nacional para cualquiera de las fuerzas en pugna y una "encuesta" de vasto alcance. Juntas suman casi 5 millones de personas habilitadas para votar, una cifra que representa al % del electorado.

fuente infobae

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS