La embajadora de Juan Guaidó en el país: "Este año vendrán 100 mil venezolanos más a la Argentina"

Politica
Lectura

-¿En qué estado se encuentra el reparto de ayuda humanitaria en Venezuela?

Ha comenzado a entrar de la mano de la Iglesia, de las ONGs, de los ciudadanos. Recordemos que más

de un millón de venezolanos se registraron como voluntarios de Venezuela, y recientemente, de organismos internacionales, como la Cruz Roja. Para nosotros, es muy importante ser parte de lo que venimos alertando hace ya más de dos años con respecto a la emergencia humanitaria compleja que vive el pueblo venezolano, que ha dejado a miles de personas en riesgo de muerte por desnutrición y por falta de las medicinas más básicas. Es un éxodo que las cifras de ACNUR estiman en 3,5 millones, pero que estimamos que pueden ser muchos más.

Newsletters Clarín
Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

-¿Muchos más? ¿Cuántos?

Insisto: nos guiamos por las cifras de ACNUR, que son cifras oficiales. Pero creemos que no son menos de 5 millones que han dejado el país, de 20 millones de personas, que es la población venezolana.

-¿Argentina está planeando otro envío de ayuda humanitaria?

El envío que se hizo, y que estamos haciendo, es de 26 toneladas, y es muy importante. Fueron donadas por una empresa privada (Lomas del Sol). Y tuvimos otras 3 toneladas, esto es algo muy importante de destacar, que se lograron a través de todos los puntos de acopio que tenemos a lo largo y ancho del país, en las principales ciudades: Córdoba, Mendoza, Rosario, Tucumán, Ushuaia, Bahía Blanca, Mar del Plata. Con lo cual, gracias a la red de voluntarios que hemos establecido desde la embajada (nota: así ya llama a su representación, que por el momento no tiene oficina) y con el apoyo de Cascos Blancos, hemos logrado en todos los centros de acopio de todas partes del país, lograr tres toneladas de alimentos.

-Argentina le dio cartas credenciales como embajadora del gobierno de Guaidó. Para algunos es simbólico, porque hay pasos que dar con la Convención de Viena y tampoco Guaidó tiene un gabinete con canciller y ministros.

No lo consideramos simbólico. Es importante destacar que los nombramientos de los representantes diplomáticos se han hecho de acuerdo a la Constitución Bolivariana de Venezuela, como a la Convención de Viena, y así los distintos países receptores que han venido aceptando estos nombramientos, lo han tomado. En el caso de Argentina, recibí mis credenciales inclusive del manos del canciller Jorge Faurie, como embajadora del presidente encargado de la República, Juan Guaidó. Y por lo tanto, los privilegios e inmunidades que una misión diplomática en ese sentido instituye. Yo cuento con esos privilegios de inmunidad… -¿Va a pedir ocupar la embajada y que retiren las credenciales de los diplomáticos de Maduro que están en la sede venezolana aún hoy?

Estamos hablando de una situación sui generis. Es una situación que no sé si es la primera vez, o una de las pocas veces que se ha presentado a nivel mundial y por eso ha sido muy importante contar con el apoyo de la comunidad internacional. La Convención de Viena es un instrumento legal que prevé este tipo de situaciones.

-¿Y qué está ocurriendo con la embajada que funciona en Luis María Campos?

Está atendiendo la parte consular. Es una manera de decir. Y sigue usurpada por los funcionarios del régimen en donde lamentablemente no le dan respuesta a las necesidades más básicas. Se ve en la gente haciendo cola desde la noche anterior. Dan sólo 30 números diarios, y en su mayoría no los atienden. Pero porque tampoco se los atiende desde Venezuela. Porque hay una imposibilidad de conseguir pasaportes, porque hay una imposibilidad de apostillar los documentos.

-¿Usted va a pedir que desalojen la embajada donde están los funcionarios de Maduro? Trascendió que el Gobierno lo haría...

Eso es algo que vamos a consensuar con la cancillería argentina, cuando llegue el, respetando los tiempos, los procesos y sobre todo con la importancia de poder hacer bien las cosas, algo que nos caracteriza. Y de realmente poder darle atención a los venezolanos que tanto lo necesitan. Sin embargo, mientras tanto, hasta que no cese la usurpación, en este caso, por parte de los funcionarios del régimen en Argentina, nosotros venimos trabajando de la mano ya hace mucho tiempo con el gobierno argentino y consiguiendo una gran cantidad de beneficios o flexibilidades para los venezolanos que forzadamente han tenido que dejar Venezuela. Eso es parte importantísima del apoyo que hemos obtenido del gobierno del presidente Macri. No sólo en relación a la defensa y la recuperación de la democracia venezolana, sino también a los derechos de los venezolanos en Argentina, dándoles las posibilidades de que se establezcan de la mejor manera posible y entendiendo justamente que vienen acá por culpa de la crisis humanitaria.

-Insisto: ¿Quiere ocupar la embajada en la que hoy están los funcionarios leales a Maduro?

Lo más importante es que cese la usurpación, del régimen y por supuesto, en ese caso... Pero pero es que todo está totalmente conectado. Es importante destacarlo, el cese de la usurpación de los funcionarios usurpadores del régimen en Argentina, para poder cumplir en su totalidad la labor, mi labor, no solo en representación de un gobierno ante otro Estado, sino por supuesto en representación de los venezolanos en Argentina. Es que, a pesar de todo eso que todavía no está sucediendo, nosotros no hemos dejado de trabajar para proteger a los venezolanos de distintas maneras (Nota: junto a Trotta, su asistente, Isabela León, agrega que, “el cese de la usurpación no implica que los echen, sino que puedan ponerse “del lado nuestro”).

-Entonces, ¿hace un llamado a los diplomáticos de Maduro en la Argentina a la desobediencia civil que propone Guaidó?

No, no es de desobediencia. Llamo a los funcionarios del régimen en Argentina a que se sumen a la reconstrucción democrática. Que se apeguen a la ley de amnistía y que puedan colaborar, justamente, poniéndose del lado de la Constitución y del lado correcto de la historia.

-¿Y qué activos hay en la Argentina, de Venezuela?

Estamos trabajando en la investigación. Además del edificio principal del consulado. Porque si te lo digo le doy a ellos el material.(Nota: en el consulado que Trotta nombra en realidad funcionaba la embajada hasta que el Gobierno argentino desconoció a Maduro).

-¿Qué sabe sobre los negocios bajo la coincidencia del chavismo y el kirchnerismo sospechados de corrupción?

Está pendiente eso pero confiamos en que la Justicia argentina trabaje en el futuro con una Justicia de Venezuela independiente y puedan llevar a cabo una investigación de estos hechos -¿Qué casos tiene como conocidos?

Tenemos casos, claro, pero esperamos el momento para ver bien el entramado. Pero como te decía sobre los activos que pueda ver aquí en la Argentina de Venezuela, no podemos alertar sobre estas investigaciones.

-¿Al final cuál es la cifra real de venezolanos en la Argentina? Se habla de que vendrán muchos más...

Estimamos que hay 180.000, pero las cifras son oficiales por lo cual calculamos que hay más por qué las cifras tardan en acomodarse en los registros. Y la proyección que tenemos es de que habrá unos 100.000 más este año. Pero esperamos que la gente en Venezuela no se vea en la desesperación de tener que salir del país .

-Con todo el reconocimiento de 50 países a Juan Guaidó, no estaría logrando convencer a los militares que abandonen el régimen de Nicolás Maduro...

Es importante destacar que el discurso de Guaidó sin duda alguna ha tenido un impacto muy importante en Venezuela, con los civiles y los militares. Recordemos que mas de mil de militares se han puesto a disposición del presidente Guaidó, del lado de la Constitución. Ha sido difícil, pero confiamos en que vamos a seguir consiguiendo el apoyo de la Fuerza Armada, entendiendo que estamos hablando de un régimen represor, y un régimen totalitario que amenaza a todas las personas que tienen la intención o que saben que no pueden continuar apoyando un proceso de esa naturaleza.

-¿Pero usted cree que el apoyo de los militares es la caja con que los financian o no hay más ?

Mira, estamos convencidos de que es lamentablemente todo eso. Nadie, quiero pensar, puede apoyar un régimen que se ha dedicado sistemáticamente a hacer sufrir a su población de una manera tan perversa. Recordemos que la crisis humanitaria en este momento está afectando a más de 7 millones de personas, y ahí están incluidas también las familias de los militares. Los militares tampoco tienen la posibilidad de conseguir medicinas cuando hay un familiar enfermo. Los militares también sufren, porque sus salarios no les alcanzan para conseguir la comida para llevar a sus casas. Y los militares sufren al ver cómo se está reprimiendo a un pueblo pacífico.

-¿Por qué Guaidó se muestra tan moderado con la cuestión de una intervención armada, que desde Estados Unidos funcionarios de gobierno sí sugieren?

Nosotros estamos promoviendo una salida pacífica, democrática y creo que en el momento en que haya una intervención, si la llegase a haber, hablamos de una intervención no armada, sino humanitaria. Siempre, apegados a la Constitución, a los organismos internacionales, al derecho internacional. Existen mecanismos que prevén una intervención, no armada, una intervención humanitaria para proteger a una población. Por supuesto estamos haciendo todo lo posible para evitar eso. No hablamos de una invasión, tampoco de un golpe militar contra Maduro. Es la caída de una dictadura...

-¿Cuántos presos políticos se estiman hoy en Venezuela? ¿Y cuántos de ellos militares?

Estamos hablando de 785 presos políticos en todo el país. Y estamos hablando casi de 200 militares presos. En los últimos meses, es importante destacar, que hubo inclusive 79 detenciones de menores de edad. Todas estas aprensiones se hacen sin ningún tipo de orden judicial. Por supuesto, de las más relevantes de los últimos tiempos, tiene que ver con la del secretario del presidente encargado, Roberto Marrero.

-¿No teme que en Venezuela, ocurra lo mismo que en Libia con dos grupos de poder que han partido el país?

Yo no quisiera compararnos con ningún otro proceso. Creo que todos los procesos son únicos. Venimos trabajando para que la salida y la transición se haga de la mejor manera y lo más rápido posible. Nuestro verdadero temor es que continúe un régimen con tal nivel de perversidad.

Argen-venezolana, hija del exilio de los '70

Elisa Trotta Gamus tiene para su inesperado cargo como embajadora del gobierno de Juan Guaidó ante Argentina un don indispensable: es diplomática siendo esta su primera experiencia; se limita a hablar de los asuntos que competen a su país, a la relación con éste y a la misión que le ha dado el “presidente encargado” de Venezuela que confronta al régimen de Nicolás Maduro.

Cuando sale discretamente de su rol, y arriesga pocos datos de su intimidad, de su familia y de su pasado, destacan la infancia y la vida de una joven mujer enriquecida culturalmente pero también como les ocurre a muchos hijos del exilio, y de un padre y una madre de nacionalidades distintas.

Su fallecido papá Alberto Trotta era un abogado de, Santa Fe, militante del PRT, perseguido político en el 75 y después por la dictadura. Logró exiliarse en la Venezuela petrolera que recibió a numerosos argentinos que huían del terrorismo de Estado. En Caracas conoció a Raquel Gamus –pronunciada como con Y, aclarará Elisa- una escritora de origen judío griego y turco, que le inculcó a sus dos hijos la cultura y la práctica hebrea, de la mano y la cocina de la abuela materna, llamada Alegría. Griega la señora, sirio también judío el abuelo.

“De los recuerdos de mi niñez y de mi vida en Venezuela olvidé decirte probablemente lo más importante: la playa, el mar cálido, el disfrute con la familia y los amigos, con planificación o espontáneamente, el mar con sol, el mar con lluvia, todo el año, pero siempre la playa...”, diría en una charla posterior al reportaje. “Mi madre siempre nos inculcó el amor por Venezuela y además es una guerrera de la vida, agarraba sus dos muchachitos y a recorrer! Las playas, los Andes, el Amazonas, el llano venezolano”. “Eli”, como le dicen los más cercanos tenía 16 años cuando el fallecido Hugo Chávez llegó al poder en Venezuela con su revolución bolivariana.

Un fenómeno de una izquierda algo diferente de la que parece provenir Trotta pero sin querer ahondar en la cuestión. Una izquierda que por ejemplo respeta al ex guerrillero, periodista e intelectual Emilio Petkoff, muy alejado por cierto, del chavismo. Como embajadora de Guaidó en la Argentina, Trotta Gamus busca cuidar a su familia en Venezuela, donde la colectividad judía atravesó momentos de importante tensión con el chavismo. Su madre no se quiere ir de Caracas.

Trotta Gamus se recibió de abogada en la Universidad Central de Venezuela, la más importante, epicentro también de muchas de las marchas de los estudiantes contra Maduro, y víctimas de su represión.

Elisa fue a estudiar a los Estados Unidos a estudiar sus maestrías, y nunca más volvería a vivir a Caracas, donde nació en 1982. Vivió en Brasil un tiempo, ya vinculada al exilio venezolano. Y en 2011, cuando aterrizó en la Argentina, su papá falleció. Fundadora de Alianza por Venezuela, que la llevó hasta el equipo de Guaidó, conoció aquí hace unos años al médico argentino Maximiliano Katz, con quien está en pareja. No tienen hijos. “El es un pilar en este proceso, acompaña la causa de Venezuela de corazón, se sabe el himno venezolano, asiste a todas las manifestaciones y colabora mucho”, manifiesta Elisa Trotta de Katz, con admiración.

Itinerario

Elisa Alejandra Trotta Gamus en la ciudad de Buenos Aires. Abogada de 36 años, activista por los derechos humanos, abogada y diplomática venezolana-argentina.

Elisa Alejandra Trotta Gamus en la ciudad de Buenos Aires. Abogada de 36 años, activista por los derechos humanos, abogada y diplomática venezolana-argentina.

Elisa Trotta Gamus nació en Caracas el 8 de abril de 1982. Está en pareja con el médico argentino Maximiliano Katz. Se recibió de Abogada en la Universidad Central de Venezuela, en 2005. Estudió dos maestrías en EE.UU., como becaria Fullbright. Miembro fundadora y presidente de la Alianza por Venezuela entre 2018 y 2019. Al establecerse en Argentina, entre 2016 y 2019 trabajó como Directora General de Desarrollo Institucional en la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires. Tuvo actividades en distintas organizaciones de la sociedad civil de su país.

Al toque


Un proyecto Trabajar para una Venezuela libre y también formar mi propia familia.

Un líder Juan Guaidó

Un prócer Antonio José de Sucre

Una comida La de mi mamá

Un placer Viajar

Una bebida El café y el vino, pero no a la vez

Una sociedad que admire Mi alma mater, la Universidad Central de Venezuela

Un recuerdo Las cenas con toda mi familia en casa de mi abuela Alegría

Un placer Viajar

Un sueño La vuelta a casa de los venezolanos

Una película Life of Pi

Una serie The Crown

Un libro Una historia de amor y oscuridad de Amos Oz

Un desafío La reconstrucción de la democracia venezolana

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS