Juan Schiaretti salió al cruce de la jugada K y dijo que el PJ Federal tendrá fórmula propia

Politica
Lectura

Juan Schiaretti se recuperó del shock por la jugada de Cristina Kirchner que sacudió el mapa de los gobernadores y se puso al frente de una contraofensiva para retroalimentar Alternativa

Federal, la tercera vía.

Apuró, entre domingo y lunes, las charlas con Sergio Massa, Roberto Lavagna, Juan Manuel Urtubey y Miguel Angel Pichetto y confirmó, aunque secretea sobre el lugar y la hora, una cumbre con los precandidatos de AF.

 

La juntada se espera para el miércoles pero podría apurarse. Este martes, Schiaretti tiene agenda propia. Estará en la Casa Rosada con Mauricio Macri, como parte de la ronda de charlas por el Diálogo que agitó Rogelio Frigerio y se fue destiñiendo.

El lunes, desde Córdoba, se apuró a marcar la cancha: se negó a opinar sobre la bajada de Cristina y la entronización de Alberto Fernández, y afirmó que Alternativa Federal tendrá su propia fórmula presidencial.

"No vamos a formar parte de una alianza ni con el kirchnerismo ni con Cambiemos. Vamos a presentar candidato en las elecciones presidenciales” sintetizó en una entrevista con canal 10 de Córdoba.

Al rato, Lavagna se sumó y dijo lo que se sobreentendía pero no había dicho con todas las letras: "Soy candidato a presidente".

Schiaretti se despabiló después de la reacción amable que la bendición de Alberto F. generó en gobernadores del PJ. Como contó Clarín, el sábado Fernández habló con diez mandatarios. Nueve hablaron bien en público de su aparición como candidato. Formó parte de un operativo, que está en marcha y activo, para vaciar de jefes provinciales a la "tercera vía".

 

Sobre ese terreno arenoso, el cordobés debe tratar de consolidar el armado de Alternativa Federal. Enfrenta una tormenta, quizá efímera, con varios frentes críticos.

# Nueve gobernadores, entre ellos seis que participaron de alguna cumbre del PJ Federal, elogiaron en público a Alberto Fernández luego de que trascendió que Cristina se bajaba a la vice para dejarle la candidatura presidencial. Expertos en el equilibrio, podrían no haberlo hecho pero lo hicieron. En la primera reacción, el cordobés quedó solo entre los críticos junto a Urtubey. "Juan sabe que no puede quedar de un lado mientras todos los gobernadores están del otro", apuntó un dirigente que se mueve a su lado.

# Lavagna fue el que lo hizo circular pero en Alternativa Federal está caliente el temor -o la sospecha- de que Sergio Massa está en negociaciones con el peronismo K. Fernández lo invitó públicamente y aunque él ratificó su candidatura presidencial y su pertenencia a AF, en ese espacio saben que hay un operativo en torno al tigrense para que se sume a la unidad panperonista donde quedaron, hasta acá, dos candidatos: Alberto F. y Daniel Scioli. "Que venga a una PASO", lo convocó Fernández.

# Sobre el ex ministro también hay una sombra incómoda: su resistencia a resolver las postulantes mediante una PASO, negativa que reconfirmó el domingo en una entrevista con La Capital de Rosario. Para Schiaretti eso es inaceptable. "Si midiera 20 contra 8 de los demás podría pedirlo pero así como están hoy, no", dicen en AF. Hay, cruzado, un metamensaje: si Massa migra, sería más factible la fórmula de unidad.

Sin embargo, Luis Barrionuevo, jefe de campaña ad hoc del ex ministro, flexibilizó la posición y dijo que Lavagna tiene que ir "a las PASO tiene que ir, sin duda alguna”, para competir con Massa y Urtubey. Como contó Clarín, Pichetto se imagina como vice del economista.

La avanzada de Schiaretti, luego del sacudón Fernández-Fernández, busca contrarrestar el efecto sobre los gobernadores del PJ frente a las versiones de que algunos mandatarios proyectan una cumbre para pedir la unidad.

Quiere, además, forzar definiciones de los candidatos. No está clara la dinámica de la reunión pero es probable que Schiaretti proponga la firma de un compromiso público por parte de Massa, Lavagna, Urtubey y Pichetto.

En el PJ Federal interpretan que es una semana clave: en paralelo a la cumbre, de resultado incierto de Schiaretti con los cuatro pre, en ese campamento miran otros dos indicadores.

 

Las encuestas, para saber si Alberto F., captura el voto de Cristina y se vuelve, casi de un día para el otro, en una figura electoralmente competitiva. El otro espejo son los mercados y cómo reaccionan ante el enroque que puso a Fernández de uno y deja a la ex presidenta de número dos.

CG