Marcos Peña reveló ante su tropa que insistirá con la receta Durán Barba: una "campaña digital"

Politica
Lectura

Marcos Peña, Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal. El terceto más importante del poder debajo de Mauricio Macri animó una reunión reservada y con clima de retiro espiritual, para cerrar

filas, a la que asistieron 47 de los 55 diputados nacionales del PRO.

El jefe de Gabinete anticipó allí parte de la estrategia de campaña que llevarán adelante en las elecciones en que buscarán la reelección del Presidente. Será una “campaña digital" en la que Peña insistió en su concepto de restarle trascendencia a la influencia de los medios tradicionales y de información. Según expuso ante los diputados macristas, el 65% de la gente no ve televisión y entre aquellos que sí lo hacen la mayoría tiene más de 60 años de edad. “Hoy el 90 por ciento de las comunicaciones son por whatsapp. Cada persona se convierte en emisor de noticias”, sostuvo el jefe de Gabinete.

 

La reunión se hizo el martes 14 pero se buscó que no trascendiera. Dos asistentes dieron detalles ahora a Clarín. Uno contó que la discreción fue tal que un organizador estuvo a punto de “pasar una canasta” para que todos dejaran los celulares, una práctica propia del cristinismo. No fue necesario llegar a eso.

El cónclave fue en un local partidario que el diputado Alvaro González usa para reuniones de este tipo, en la esquina de Balcarce y Pasaje San Lorenzo, en San Telmo. Alguien recordó que una semana antes, hubo un plenario fracasado sobre el proyecto de ley de Góndolas en el que al ponerse nueva fecha para ese martes 14, González pidió que fuera por la mañana, por una actividad que tenía el macrismo, sin dar más detalles. El cristinista Juan Cabandié preguntó con sorna si la actividad era “parlamentaria”, a lo que González respondió que era su "cumpleaños", y que lo “invitaba” a Cabandié. Quedó como una humorada.

Obviamente fueron todos macristas, y diputados. Incluido Nicolás Massot, el jefe del bloque, de firmes diferencias con Peña en las estrategias que sigue la Casa Rosada. No hubo senadores.

 

En algo más de tres horas, en la tarde, entre sandwiches, agua mineral y gaseosas, Vidal y Larreta también hablaron sobre la campaña en ciernes.

Vidal, cuentan, no aludió en forma directa a que “no hay plan V”, pero sentó postura, conocida en los medios pero que los diputados valoraron poder escucharla cara a cara. “Trabajo para que Macri sea Presidente y yo ser gobernadora otros cuatro años”, y dio algunos detalles sobre el formato de su campaña.

 

Larreta, de su lado, mostró “pragmatismo”. Defendió la idea de que si la economía no está bien “hay que poner en valor un modelo de gestión que lleva 12 años en la Ciudad”. Y mencionó como ejemplo las obras públicas terminadas y otras por inaugurarse, como el Paseo del Bajo.

Lo de Peña impactó por su énfasis en el tema de la campaña digital. “Expuso una catarata de datos científicos, de los estudios sobre cómo es la vida real de la gente, la segmentación de la publicidad por hábitos, por edades. Ustedes dan trascendencia a la noticia pero los procesos de cómo se informa la gente han cambiado. Con un teléfono sos un emisor, eso nos dijo”, relató un asistente al cónclave.

 

“Para él dejaron de ser emisores privilegiados, Clarín o La Nación, o Marcelo Longobardi, por ponerte ejemplos. No despreciamos lo territorial tampoco pero hay una forma distinta de comunicar que es digital”, agregó. En un alto hubo un diálogo de Peña con un legislador que le elogió el extenso reportaje que había tenido con el periodista Jorge Fontevecchia. “Pfffs, ¿lo leíste entero?”, fue la respuesta del jefe de Gabinete que cree que “la comunicación” (o la captación de votos) pasa por otros rumbos.

Peña reconoció que la economía “no pasa por un buen momento” pero insistió en su idea de que “la Argentina no va a volver atrás. La economía es importante pero la gente decidió cambiar” y se mostró confiado que esto se sostendrá en las elecciones.

fuente clarin