Alberto Fernández insiste en sumar a Sergio Massa al armado K para dividir al PJ Federal

Politica
Lectura

Iban a hablar por teléfono. Eso había pactado. Pero no llegaron a hacerlo porque Alberto Fernández, antes de apretar el "Send", contó por radio que había charlado con Sergio Massa- Por Pablo Ibáñez

Massa.

 

“Ojalá esté incluido Massa. Esta mañana hablé con Sergio. Obviamente que quisiera que se incorpore. De su generación, es el hombre que más se preparó” dijo el candidato presidencial en Radio Con Vos.

Al rato, sorprendido, el tigrense negó el contacto telefónico. A la hora que en teoría habló con su amigo y, ahora, competidor presidencial, estaba con Juan Schiaretti, Juan Manuel Urtubey y Miguel Angel Pichetto.

 

El enredo refleja el tono del vínculo que por esos días mantiene Fernández y Massa, viejos conocidos, socios en varias aventuras políticas y hasta el sábado, dirigentes de contacto diario. O, de mínima, cada dos días.

Fernández milita la teoría de la antigrieta y avanza sobre el dispositivo peronista: habló con gobernadores, negocia para sellar fracturas domésticas en algunas provincias y pone a Massa como una pieza clave del plan primera vuelta.

 

En criollo: Massa y los gobernadores del PJ serían el recursos para juntar los puntos que no tiene el kirchnerismo para trepar hasta los 42/43 puntos, lo que le permitiría evitar el balotaje.

Hasta el sábado, discutían un punto de acuerdo sobre un territorio particular: la provincia de Buenos Aires. Fernández y Massa negociaban un esquema de unidad bonaerense para enfrentar, y en lo posible destronar, a María Eugenia Vidal.

 

Pero el sábado Alberto F. cambió de piel: pasó de operador a candidato y, en esa transmigración política, para Massa pasó de negociador a potencial rival. Desde el sábado, el contacto es frio.

Puede aplicarse, sui generis, el concepto que usó el politólogo Juan Courel: guerra de trincheras. Cada uno está en posición estática, sin avances ni retrocesos.

En el albertismo apuntan que hay diálogo con el massismo, que se charlan puntos de acuerdo y señalan como enlaces al diputado nacional Raúl Pérez y, para asuntos bonaerenses, al diputado provincial Jorge D'onofrio, que este miércoles estuvo en Merlo con Gustavo Menéndez.

"Es una charla política, no se puede hablar de lugares ni de posiciones: eso irá decantando", explicó un operador albertista a Clarín.

Desde el Frente Renovador, señalan que lo que se había avanzado para fijar una táctica común en la provincia, ahora quedó en stand by porque cambiaron los términos.

Aparecen en el póker otros actores. Uno es José Luis Gioja que se puso, desde el PJ, a gestionar un encuentro con gobernadores y delegados del peronismo K y del massismo para desplegar una mesa de negociación.

Gioja se mueve, según reconstruyó Clarín, a pedido de gobernadores que quieren que haya unidad y las candidaturas se resuelvan mediante una gran PASO.

Esa avanzada arrancó con la bajada de Cristina a la vice pero desde el massismo piden más: aseguran que la única manera de que Alternativa Federal acepte una competencia bajo el paraguas del PJ es que Cristina se declare "neutral". Es decir: que no sea ni siquiera candidata a vice.

Como si fuese una respuesta a ese pedido que parece desmesurado, desde La Cámpora Andrés "Cuervo" Larroque le bajó el precio a Massa: lo invitó a participar de una PASO por la gobernación bonaerense contra Axel Kicillof.

"Estamos trabajando en incorporar a Massa. Ojalá que pueda sumarse a este espacio, tiene mucho para aportar" dijo Larroque que sabe que no es el mejor vehículo para un pacto con Massa.

Después hizo el resto. "Sería muy interesante que Massa participe de unas PASO con Axel Kicillof en la provincia de Buenos Aires" con lo que pareció poner sobre la mesa otro asunto: que el ex ministro de Economía es, al menos para Larroque, el candidato a gobernador bonaerense.

"Axel está caminando mucho la Provincia y está midiendo muy bien" aseguró Larroque en radio Futurock.

fuente clarin

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS