Por falta de quórum, el Senado no trató un proyecto que obliga al presidente a entregar la banda y el bastón a su sucesor

Politica
Lectura

El Senado sancionó este miércoles la ley de promoción de la Economía del Conocimiento, que extiende los beneficios fiscales a la industria del software y lo amplía a otras numerosas otras

actividades.

Pero ante la falta de quórum la sesión debió levantarse sin que llegaran a votarse otros proyectos, como el que regula el traspaso de mando presidencial, para evitar papelones como el de diciembre de 2015 cuando Cristina Kirchner se negó a participar de la ceremonia y entregarle los atributos del mando a Mauricio Macri.

Newsletters Clarín
Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

A la sesión especial se llegó con mucha contaminación preelectoral, con baja asistencia y varias licencias, y con la senadora Kirchner participando en su banca, luego de haberse sentado el día anterior en el banquillo de los acusados, en los Tribunales de Comodoro Py.

Antes de arrancar se cayó uno de los asuntos clave: quedó suspendido el tratamiento de más de 60 pliegos de jueces, fiscales y defensores oficiales, en tribunales de todo el país. Un sector del peronismo y el cristicamporismo se negaron a votar para llenar esas vacantes en el Poder Judicial, designados por Macri, argumentando por lo bajo lo poco que resta para el cambio de gobierno.

En reunión temprano de Cambiemos, se había evaluado suspender la sesión. Pero las cosas siguieron adelante, y con lo justo hubo quórum cerca de las tres de la tarde.

Se votaron varios proyectos impulsados por la Banca de la Mujer, un rubro en alza en el último tiempo, sin problemas para el acuerdo transversal entre los bloques, como el que establece un cupo femenino a la presencia de artistas en escenarios. Fue media sanción. Además, se hizo ley la emergencia citrícola para varias provincias.

Pero la alteración del orden de debate de los más de veinte proyectos en temario generó malestar dentro de Cambiemos. Antes de que se levantara la sesión y mientras sonaba el timbre con insistencia (y senadores del PJ seguían cerca pero no entraron al recinto) el jefe del bloque radical, Angel Rozas, reprochó a la presidenta del cuerpo, Gabriela Michetti no haberle dado la palabra al inicio.

“No alteremos el orden del día, porque muchas veces no es inocente. Cuando ese pedido tiene cuota de picardía tenemos que votar en contra de la alteración”, reclamó. Cuando después de las siete de la tarde se cayó la sesión, faltaba tratar traspaso presidencial, que establece que el mandato del presidente culmina a las 12 horas del 10 diciembre.

“Se sacó lo que se pudo”, se resignaron en Cambiemos. La ley de Economía del Conocimiento aplica a rubros considerados de uso intensivo de tecnología y de recursos humanos altamente calificados. Fue sancionada con 49 votos afirmativos y ninguno negativo.

La iniciativa, promovida por el Gobierno, amplía los beneficios fiscales a actividades como servicios informáticos y digitales, la producción audiovisual, biotecnología, biología, bioquímica y microbiología.

También los servicios geológicos, la nanotecnología, las industrias aeroespacial, satelital y nuclear, los sectores de videojuegos y robótica, servicios de electrónica y comunicaciones, la industria del 4.0 y todos los servicios profesionales que tengan por objeto la exportación.

“Esta ley mantiene beneficios y amplia otros, establece una idea de estabilidad fiscal pero aumenta los beneficios en contribuciones patronales, lo que es importante para fomentar el empleo”, resumió el macrista Esteban Bullrich. “Esta es una buena ley”, suscribió Miguel Pichetto, del peronismo federal.

El “foco” es crear empleo. Las industrias comprendidas emplean actualmente a 215 mil personas, y se busca que 5 años se llegue a 430 mil empleos directos.