Cristina con Alberto Fernández: "No esperen que dos dirigentes puedan hacer todo"

Politica
Lectura

Ella, histriónica y conciliadora. El, enérgico y firme. En un acto de discursos breves y épica nestorista, Alberto Fernández y Cristina Kirchner presentaron en sociedad, ayer en Merlo, la fórmula con

la que competirán por la presidencia en las PASO de agosto.

Los gestos dijeron más que los discursos. Cuando subieron al escenario Cristina esperó a Alberto para salir a la par suya y le cedió el cierre del acto. Se dedicaron elogios mutuos, aunque algunas desconexiones -al momento de los saludos, por ejemplo- hicieron sentir que todavía les falta acomodarse a los nuevos roles y aceitarse como binomio. No hay fecha de una nueva aparición juntos.

Newsletters Clarín
Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

La ex presidenta habló sólo 10 minutos. Estaba preparado el formato entrevista-tres sillas y una mesa baja- pero el público le pidió que se pare. "Yo quería hacerlo onda living, una cosa más descontracturada, más tranqui", bromeó. "Volvé Cristina", se escuchó entre la multitud.

En un discurso "anti -grieta", habló de "reencuentro" y volvió a pedir un "contrato social". "Estoy segura que juntos, con Alberto, vamos a ayudar. Pero ojo, tampoco esperen que dos dirigentes puedan hacer todo. El 'entre todos' también va a exigir de distintos dirigentes y espacios, no solamente políticos y de partidos, sino sociales; sectores económicos y empresarios, medios de comunicación", especificó.

Con tono reflexivo, dijo que eran cosas que se le ocurrían "después de mucho tiempo". "La experiencia es el peine que te dan cuando estás pelada", aseguró y, para deleite de la militancia, agregó: "Pero bueno, todavía algunos pelitos tengo, y ganas y convicciones también".

El momento más emotivo lo usó para hablar de Néstor Kirchner, la figura, sin dudas, más aludida de la tarde. No sólo porque el acto se hizo un 25 de Mayo -fecha en la que el ex mandatario asumía la presidencia en 2003 - y con la excusa de inaugurar un polideportivo que llevará su nombre, sino por las continuas reminiscencias.

De hecho, Alberto Fernández -que fue presentado como "el futuro presidente"- hizo pie en su relación con el ex presidente en una jugada doble: conquistar al público que todavía duda de él y mostrarse como la persona más capaz para sortear la crisis. "Yo de él aprendí cómo debemos hacerlo", afirmó.

"Si uno mira aquel país -el del 2003-, las similitudes con el actual son muchas", remarcó Fernández y señaló: "Con Néstor entramos al mismo laberinto que vamos a entrar el 10 de diciembre pero tenemos una ventaja, yo estuve en ese laberinto y se cómo salir".

Por otra parte, insistió en la unidad y amplitud que tiene que tener el espacio y le pidió a la gente salir a militar. "Acá nadie sobra, todos hacen falta. Les pido que vayan a convencer a otros argentinos, a los que creyeron (en este gobierno) y los defraudaron".

De su compañera de fórmula, elogió "la grandeza" que tuvo al convocarlo para que sea candidato y acompañarlo como vice. "No saben la alegría que tengo de haberme reencontrado con mi amiga Cristina", remarcó.

En las sillas ubicadas abajo del escenario y las gradas de los costados los dirigentes aplaudían entusiasmados. Entre ellos,sindicalistas como Hugo y Pablo Moyano; diputados como Máximo Kirchner, Axel Kicillof -que suena como candidato a la gobernación- y Victoria Donda; referentes de Derechos Humanos como Taty Almeida; y decenas de intendentes como Verónica Magario (Matanza), Gabriel Katopodis (San Martín) y Fernando Gray (Echeverría). El anfitrión y presentador fue el intendente Gustavo Menéndez.

"Hay clima de triunfo. Se siente", dijo uno de ellos. "No podemos no estar esperanzados. Las mediciones que hicimos en la Provincia nos dicen que Alberto consolida el voto de Cristina y que estamos arriba por 10 puntos. ¿Cómo no va a haber esperanza?", celebró otro.

El cierre del acto incluyó una suelta de globos celestes y blancos. Cristina no dejo de moverse por el escenario, para sacarse fotos, recibir cartas y besar a una nena que lloraba por abrazarla. Alberto saludaba y la seguía con la mirada. Los dos, otra vez, coordinaron la bajada del escenario para hacerlo a la par. Mientras, sonaba un remix de cumbia armado con las voces de Alberto y Cristina que repetía: "Vamos a volver, para ser mejores".

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS