Nuevas escuchas revelan que el dueño de Electroingeniería también coordinó la difusión mediática de la Operación Puf

Politica
Lectura

En nuevas escuchas telefónicas del ex secretario de Coordinación de Planificación, Roberto Baratta y de los empresarios K Lázaro Báez y Gerardo Ferreyra, se revelan más detalles de cómo conocían con

diez días de antelación la denuncia del “productor agropecuario jubilado” Pedro Etchebest y cómo coordinaron la difusión de la Operación Puf para que tenga más impacto mediático y haga caer la causa de los cuadernos de las coimas.

El multiprocesado Baratta no solo preparó el “impacto mediático” de la denuncia de Etchebest, sino también armó la denuncia contra Cambiemos por los aportantes truchos en la provincia de Buenos Aires y ahora, por sus mensajes, también dice que puso en marcha desde la cárcel una campaña mediática “para hacer cagar fuego” a la candidata del presidente Mauricio Macri a la Procuración General de la Nación, la jueza Inés Weinberg de Roca.

 

Etchebest presentó la denuncia ante el juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, el 28 de enero pero desde diez días antes el lobbista y ahora candidato a diputado por el kirchnerismo en la capital, Eduardo Valdés, sabía de la “presentación espontánea” y así lo adelantó al ex secretario de Transporte K, Juan Pablo Schiavi, que se venía la “operación Puf” contra el fiscal Carlos Stornelli y el juez Claudio Bonadio en la causa de los cuadernos de las coimas.

En un audio hasta ahora desconocido, el 21 de enero pasado, Baratta desde la cárcel de Ezeiza le pide a una mujer que mande una nota publicada en La Nación sobre el caso cuadernos a “Paula, Juan, Lali, Julito, Tuny (Kollmann), Daniel Acha, (Roberto) Navarro, Amado, el “mexicano” y Leide”, entre otros, como forma de prevenir un eventual avance contra él. Estos periodistas y ex funcionarios parecerían que participaban en un chat donde Baratta distribuía información sensible. Esos días, Baratta habla con más frecuencia con el periodista de C5N y colaborador de Víctor Hugo Morales, Gabriel Morini. Ese día le adelanta que tiene información para que “el Loro puede vengarse de esa mujer”, en alusión a Elisa Carrió. Luego dice que “el Loro” -a quien no identifica- en el futuro le deberá un favor -lo dice en forma grosera- por la información de la Operación Puf.

Unos días después, Baratta le recomienda al “Mono” Minnicelli, el cuñado de De Vido que está preso en la causa de la mafia de los Contenedores, que vaya a hacer una denuncia al juzgado de Dolores para tener más “impacto mediático” y que le cuente todo al abogado del ex ministro de Planificación, Maximiliano Rusconi.

Luego Baratta habla con un tal “Juanchi” para seguir coordinando cómo difundir la denuncia, dice que “estoy con más maldades” y pide enviárselas al “Gato”. En otra conversación, dice que le enviará a sus interlocutores las supuestos funcionarios a atacar pero aclara que le “dará los nombres y apellidos” en una conversaciones cara a cara y no por teléfono.

El 8 de febrero, el dueño de Electroingeniería y amigo de Carlos Zannini, Gerardo Ferreyra, le pide a una mujer que mande la nota de Horacio Verbistky en su blog K sobre la denuncia de Etchebest a todos sus conocidos y que le dé “difusión mediática” a través de los medios, entre ellos radio Del Plata, que es de su propiedad. Recomienda pasarle la información a “(Daniel) Tognetti y (Federico) Bernal”. Este último escribió libros apoyando la polémica política energética de De Vido. “Llama al Gato (Sylvestre) y a (Darío) Villaroel y que lo entrevisten a Verbistky” en sus medios, ordena Ferreyra desde la cárcel. Desde la semana pasada, Ferreyra tiene el beneficio del arresto domiciliario por cuestiones de salud en la causa de los cuadernos de las coimas en que está procesado.

Por su parte, Lázaro Báez también estaba al tanto de todo y uno de sus interlocutores le dice en esos días que siga en silencio frente a la Justicia porque la “abuela” le mandó a decir que en el futuro, cuando eventualmente quede libre, “tendrá su justa recompensa”, en una supuesta alusión a Cristina Kirchner. Varios de estos funcionarios K tenían un grupo de chats donde fuentes judiciales sospechan que precisaban detalles de la operación.

Luego de la presentación de la denuncia en Dolores, el dueño de Austral Construcciones pregunta a sus interlocutores, inquieto, cuándo se publicará la denuncia -que estaba en secreto de sumario en Dolores- en los medios y le contestan que “este fin de semana” por la primera semana de febrero. Sin embargo, Horacio Verbistky, a quien llaman “Viboresky”, lo publicó el viernes 8 luego de que la diputada Elisa Carrió advirtiera en Twitter que se venía una operación contra Stornelli. Después se plegaron Página 12, C5N, El Destapeweb y radio del Plata, entre otros, en base a filtraciones dirigidas por abogados K. La difusión a través de C5N fue manejada por el dueño del canal, Fabián De Sousa, detenido en la causa por la evasión de 8 mil millones de pesos a través de Oil Combustibles, como se vio en otros chats, donde Valdés le manda a decir que “se calle la boca” para tener el efecto sorpresa de su lado.

Los audios fueron grabados por una orden del juez federal de Lomas de Zamora Alfredo Villena para interceptar el teléfono del pabellón de la cárcel de Ezeiza, donde están detenidos presos K, porque se investiga si Roberto Segovia, “El Rey de la Efedrina”, seguía manejando operaciones de narcotráfico tras las rejas.

Fuentes judiciales opinaron que los periodistas "no son cómplices de la maniobra de obstrucción de la Justicia sino que estaban buscando noticias, entre procesados por causas de corrupción que sí estaban conspirando" contra la causa cuadernos. Esta maniobra, denominada “Operación Puf”, la están investigando por una denuncia de Carrió el juez Bonadio y la fiscal Alejandra Mangano.