Un respiro para Mauricio Macri, luego de 12 días de furia

Politica
Lectura

Doce días de furia vivió Mauricio Macri. El primero, el día después de un hecho político impensado para Cambiemos como el aplastante resultado de las PASO. Se lo vio al Presidente

en aquella conferencia de prensa masticando bronca contra el kirchnerismo y contra su candidato, Alberto Fernández. Después vendrían los anuncios desesperados para paliar la devaluación y llevar algo de dinero al bolsillo de la gente, la convulsión de los mercados, el pedido de disculpas, el cambio de su equipo económico, el regreso al camino iniciado junto al FMI, la moderación respecto de su contrincante, y una cierta tranquilidad cambiaria.

MARCHA EN APOYO AL GOBIERNO DE MACRIfoto MARCELO CARROLL - FTP CLARIN P1230290.JPG Z

MARCHA EN APOYO AL GOBIERNO DE MACRIfoto MARCELO CARROLL - FTP CLARIN P1230290.JPG Z

Camino a las elecciones
Lo que tenés que saber hoy del oficialismo y la oposición.

Lo que tenés que saber hoy del oficialismo y la oposición.

De lunes a viernes

Recibir newsletter

El último de los días de ese tobogán de errores y emociones fue este sábado, con la movilización a la Plaza de Mayo y en distintas ciudades del país, que le hizo recuperar a Macri la sonrisa y le inyectó algo del optimismo perdido, con el único objetivo de mejorar su chance electoral el 27 de octubre. Difícil, pero no imposible, se dirá a si mismo el mandatario.

Nunca más había usado el balcón de la Casa Rosada. Tal vez porque no hubo buenas noticias o motivos fundacionales para saludar desde allí. Sólo aquélla vez que asumió la primera magistratura, pero que convirtió el evento en una fiesta, con baile incluido. Este sábado no había nada que festejar y menos que bailar. Más bien, necesitaba sentir el respaldo de, al menos, muchos de los que asistieron a esa Plaza de Mayo el 10 de diciembre de 2015.

Ocurre que desde el duro traspié de las primarias, Macri había padecido -tal vez políticamente con razón, por no haber cambiado a tiempo la estrategia electoral- la espalda o los duros  cuestionamientos de varios miembros de su entorno político, de la cúpula de Cambiemos. Atisbos de supervivencia, en todo el país los candidatos oficialistas se habían empezado a despegar de la figura presidencial, con la fantasía de incrementar sus chances en los comicios.

No es que a partir de este sábado de movilizaciones para que Macri "no" se vaya, el escenario electoral se dé vuelta automáticamente a su favor, como el slogan que se multiplicó en los últimos días en las redes sociales, en algunos casos producto de la labor de trolls. Pero sí en Juntos por el Cambio, habrán percibido una brisa distinta a la de los últimos doce días. Y todavía restan dos meses de espera hasta las elecciones del 27 de octubre.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS