Alberto Fernández llevó la campaña a Tucumán y apunta a sacar más del 50 % en octubre

Politica
Lectura

"¿Dónde está Wado? ¿Dónde anda?". Juan Manzur giró sobre si, rastreó con la mirada en el tumulto sobre el escenario. Segundos después, a su izquierda apareció Eduardo De Pedro, el "Wado"

que llamaba a los gritos.

"Es buena gente, sano, buena madera mi amigo Wado" brama el gobernador, ya abrazado al diputado y dirigente de La Cámpora.

Camino a las elecciones
Lo que tenés que saber hoy del oficialismo y la oposición.

Lo que tenés que saber hoy del oficialismo y la oposición.

De lunes a viernes

Recibir newsletter

Con astucia, el tucumano pareció moderar una pulsión peronista que repitió varias veces a lo largo del día: que Alberto Fernández será el presidente, el jefe y el conductor del peronismo.

En ese orden. Lo dijo en dos escenarios distintos, presidente, jefe, conductor. "Usted conduzca, nosotros estamos para ayudarlo" se ofreció Manzur, uno de los trece oradores que se turnaron al micrófono en el show que, en la práctica, ofició como inicio de campaña.

Puro peronismo: "marchita", multitudes, discursos febriles y latigazos de todo tipo y color a Mauricio Macri. "Un sinverguenza", lo calificó el candidato del Frente de Todos. "Ya está, ya se va, Macri...." dijo Manzur y dejó la pausa para que el salón complete la frase: "chau, chau".

Alberto Fernández, junto a Juan Manzur, en su arribo a Tucumán.

Alberto Fernández, junto a Juan Manzur, en su arribo a Tucumán.

En un complejo del gremio ATSA, Fernández anotó una scrum numeroso y variado: además de Manzur, estuvieron la gobernadora Lucía Corpacci (Catamarca), el electo de Misiones Oscar Herrera Ahuad, y dos candidatos presentados como futuros gobernadores: Raúl Jalil de Catamarca y Sergio "Oso" Leavy de Salta.

Sergio Uñac, el jefe sanjuanino, hizo una aparición rauda: viajó desde la provincia para participar de uno de los actos, más institucional por el Día del Maestro, y regresó tras charlar un rato con el candidato.

Sergio Massa, que llegó escoltado por Raúl Pérez y Diego Bossio, aportó la pata "renovadora" y el mundo sindical alineó a Héctor Daer, Gerardo Martínez, Antonio Caló y Carlos Acuña, entre otros.

Hubo, sobre el escenario, focos diferentes: algunos hablaron de Fernández como "presidente electo", otros pidieron no dormirse en la elección para que el Frente de Todos, en el tramo presidencial, supere los 50%.

"Hay que abrir los brazos e ir a buscar a todos los indecisos", militó Massa y bajó el tono triunfalista. Los números que manejan en el FdT son diversos: algunos sugieren una victoria comodísima, por más de 20 puntos, otros sondeos repiten los números del 11 de agosto. 

"Que nadie se confunda: están haciendo lo que vinieron a hacer, legalizar la tumba financiera", dijo José Emilio "Pichón" Neder, vicegobernador de Santiago del Estero. Carlos Acuña, co-secretario de la CGT, prometió el apoyo de la central obrera y le pidió que Fernández soporte los tironeos de otros sectores.

"Por más que me tironeen, yo sé qué represento", le respondió al rato el candidato que tuvo, también, un tono en algún punto cauto: "Les pido que cuando salgan de aquí vayan a convencer a los que no nos votaron", invitó.

Daer, el anteúltimo en hablar, transitó el mismo perfil: "No alcanza con ganar, hay que ganar con todo. Porque este país se saca con poder político", aseguró el dirigente de ATSA que co-conduce la CGT.

Daer agitó otras dos banderas: pidió apoyar a la camporista Anabel Fernández Sagasti en Mendoza y tarareó "si vos querés Larreta también", en referencia a la disputa por CABA que encabeza Matías Lammens.

Lucía Corpacci y Verónica Magario aportaron sus frases, al igual que Leavy y el misionero Herrera Ahuad.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS