Jair Bolsonaro: "Espero que haya un entendimiento de Trump y no nos penalice"

Politica
Lectura

El presidente Jair Bolsonaro dijo que no considera una represalia la decisión de Estados Unidos de reinstaurar aranceles a las importaciones de acero y aluminio fabricados en

Brasil y Argentina y aseguró que si fuera necesario conversará con su colega Donald Trump sobre el caso, que sorprendió al gobierno brasileño.

"Voy a hablar con (el ministro de Economía) Paulo Guedes. Si es así, llamaré al presidente Donald Trump", dijo Bolsonaro a periodistas.

"No veo esto como represalia. Hablaré con él (con Trump) para ver si no nos penaliza con el sobrearancel en el precio del aluminio. Su argumento en su Twitter es el problema de las materias primas, nuestra economía básicamente proviene de las materias primas, eso es lo que tenemos. Espero que haya un entendimiento de él, que no nos penalice al respecto, y estoy bastante seguro de que nos escuchará", agregó Bolsonaro.

Previamente, al ser consultado por periodistas sobre el tema dijo: "Voy a hablar con Guedes hoy. ¿Aluminio? Voy a hablar con Paulo Guedes ahora. Voy a conversar con Paulo Guedes. Si fuera el caso, llamo a Trump. Yo tengo un canal abierto con él. Hablo con Paulo Guedes y después daré una respuesta, para que no tenga que dar marcha atrás".

Trump anunció que restituiría en forma inmediata los aranceles a las importaciones de acero y aluminio provenientes de Argentina y Brasil por las fuertes depreciaciones del peso y el real, y mencionó daños a sectores económicos de Estados Unidos por esas devaluaciones que calificó como "masivas".

En tanto, el vicepresidente brasileño, el general Hamilton Mourao, reaccionó al anuncio del presidente Trump indicando que su país no desvaloriza artificialmente la moneda, el real. Sin referirse específicamente al mandatario estadounidense, Mourao atribuyó la decisión anunciado por Trump a la tensión geopolítica entre Estados Unidos y China.

Al hablar en un evento organizado por la poderosa Federación de las Industrias del Estado de San Pablo (FIESP), aseguró que el motivo argumentado por Trump para la medida, en una referencia a la depreciación del real en el último mes, "no está ocurriendo".

"Eso es característico de la tensión geopolítica que estamos viviendo que genera proteccionismo. Es un movimiento anticíclico en relación a la globalización", indicó el número dos del gobierno.

Mourao consideró además que el ascenso económico de China "abrió oportunidades para países como el nuestro" en materia de exportaciones, desarrollo tecnológico y captación de inversiones en infraestructura, por lo que llamó a "tratar con ellos (por China)" porque "necesitamos de financiamiento y los chinos están dispuestos a financiar".

Los aranceles cobrados por Estados Unidos al acero y al aluminio de los dos principales países del bloque Mercosur habían sido recortados en el 2018, tras un acuerdo que permitió crear cupos de importación sin impuestos aduaneros adicionales en caso que las propias empresas estadounidenses notificaran escasez de materia prima en su propio mercado.

En ese momento, el gobierno estadounidense había considerado imponer tarifas adicionales a Brasil, algo que sin embargo no concretó.

Conocida la decisión de Trump, el dólar subió en Brasil hasta los 4,257 reales, obligando al Banco Central a intervenir con ventas de divisas al contado, lo que hizo disminuir la cotización de la moneda estadounidense a 4,229 reales.