Dietrich dice que se prepara para los embates judiciales del kirchnerismo

Economia
Lectura

El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, terminará su gestión el lunes a la noche. Y se prepara para embates judiciales del kirchnerismo. "Tenemos denuncias de un diputado kirchnerista por peajes, Flybondi,

Avianca. Hay personas que nos tratan de poner a todos en la misma bolsa de la corrupción", replica. "Pero lo de ellos son monólogos, porque tenemos las respuestas con la información correcta, que aparte es pública y de al alcance de todos", agrega.

El ministerio de Transporte llegó a un acuerdo con los concesionarios de autopistas en 2017. Aceptó convalidar reclamos tarifarios, y las empresas levantaron los juicios contra el país en organismos internacionales. "Lo que hicimos fue ordenar el desquicio que ellos (por el kirchnerismo) habían hecho con un decreto sobre autopistas que ellos mismos no cumplieron entre 2006 y 2015", puntualizó el ministro, que no se privó de las críticas a sus antecesores.

"Acá no hay ningún funcionario que estaba escondido en el quinto subsuelo de una vialidad provincial que manejaba la nacional, ya que Vialidad Nacional había delegado su manejo en la provincia (de Santa Cruz)", critica por la gestión anterior. Desde la conducción macrista de Vialidad se hicieron las denuncias contra Lázaro Baez. El detenido empresario fue beneficiario de obras por $ 46.000 millones entre 2004 y 2015. La mayoría no se hizo, se cobró por adelantado y hubo sobrecostos, según denunció Vialidad.

"En nuestra gestión, en Vialidad, ninguna empresa ganó más de 5 contratos y con licitaciones públicas. Lázaro Baez había ganado 51 contratos él solo antes", puntualizó.

El legislador kirchnerista Rodolfo Tailhade es el "denunciador serial" al que se refiere Dietrich. "Bajo el OCCOVI (organismo de control de autopistas en el kirchnerismo), había una autopista de una empresa que hizo una inversión de US$ 300 millones. Después la compró Cristóbal López, sin audiencia pública, sin nada. La empresa se fue y el comprador tuvo un retorno del 5000%", disparó Dietrich.

"Las empresas públicas de transporte no tenían presupuesto, tecnología, control de gestión, ni siquiera se manejaban bien los inventarios", subrayó Dietrich. "Los colectivos de larga distancia pasaron de $ 6.000 millones de subsidios a $ 0. El Belgrano Cargas perdía $ 7.300 millones, y redujo su rojo a $ 3.000, además de bajar de 15 días a 5 días el tiempo para realizar su recorrido", enfatizó el saliente ministro.

El funcionario no quiso precisar qué nivel de incremento requiere el boleto mínimo de colectivos para poder cubrir sus costos. Tampoco puntualizó cuál es el nivel de subvención estatal a ese transporte. Solo soltó que los subsidios al Transporte bajaron del 0,6% del PBI al 0,3% y que "trenes tiene mayor subsidio que colectivos".

La devaluación y los complicaciones financieras anularon varios proyectos de Transporte, como los PPP viales (para los que anunciaron desembolsos por US$ 6.000 millones que no se concretaron) y la red de expresos regionales ferroviarios. La licitación del puerto de Buenos Aires y la electrificación del Sarmiento quedaron con sus proyectos listos, pero lo hará la próxima gestión.

El desembarco de las "low cost" "no hubiera sido posible si los inversores venían a ver a (Ricardo) Jaime, Juan Pablo (Schiavi) o (Alejandro) Ramos", señaló en referencia los secretarios de Transporte kirchneristas, dos de ellos detenidos.

Sobre la continuidad de ese proceso de "cielos abiertos", Dietrich apuntó que "nos encontramos con mucha resistencia por parte de grupos de interés, como pilotos, empresas, sindicatos". "En ningún país del mundo se discute la continuidad de las 'low cost'. es como discutir el uso de celulares o el correo electrónico. Son positivas para que más gente viaje y sirven para generar empleo", exclamó Dietrich, que armará una fundación con algunos de sus colaboradores para plantear políticas públicas de transporte.