Axel Kicillof no pagó intereses por US$ 27 millones y busca presionar a los bonistas de la Provincia

Economia
Lectura

La Provincia de Buenos Aires aún no depositó los 27 millones de dólares correspondientes al cupón semestral de intereses del bono en dólares BP21. La fecha de vencimiento fue el 26

de enero, pero como ese día fue domingo, debía pagarse el lunes 27. No ocurrió, y ayer martes tampoco hubo novedades. En el mercado asumen que la Provincia decidió demorar este pago hasta que los bonistas informen, a más tardar este viernes 31 a las 13 horas, que aceptan esperar hasta el 1 de mayo para cobrar US$ 250 millones de dólares por la segunda cuota de amortización de capital del bono, que también debía pagarse el 26 de enero.

La Provincia tiene 10 días de gracia, hasta el 5 de febrero, para pagar el capital, antes de que se declare el default. En cambio, en el caso de los intereses, ese margen de tolerancia se extiende por 30 días. Por eso es que todavía la Provincia no ha caído formalmente en default. Hasta ahora, no hubo comunicación formal de la Provincia a la Caja de Valores, la entidad del mercado que administra los cobros de los emisores de deuda, tanto privados como públicos.

Para seducir a los bonistas, el gobernador Axel Kicillof anunció el lunes que ofrecía a los bonistas un “endulzante”. Les propuso, siempre que acepten la postergación hasta mayo, pagar por anticipado los intereses devengados entre el 26 de enero y el 1 de mayo de este año: un total de 7,2 millones de dólares.

Es decir, todos los pagos ya vencidos están supeditados a que los bonistas acepten postergar el cobro de 250 millones de dólares al 1 de mayo.

La demora en el pago de cupón de 27 millones contradice una de las premisas que expresó el gobernador Axel Kicillof el 14 de enero, cuando anunció el pedido de prórroga del pago de US$ 250 millones. Ese día remarcó que como prueba de “buena fue” en la negociación con los bonistas, la Provincia se mantendría al día con el pago de los intereses mientras se negociaba el capital con los acreedores. Una actitud similar a la de la Nación, que pagó los intereses de los bonos en dólares emitidos bajo ley extranjera mientras prepara la oferta para la reestructuración global, que pretende cerrar el 31 de marzo.

El no pago de los intereses ya se incorporó al escenario de los analistas. Un informe de un banco de inversión extranjero le planteaba así este martes: “La provincia de Buenos Aires no realizó pagos de intereses por el bono Buenos Aires 2021. Por el contrario, condicionó el pago de intereses del 26 de enero a que los acreedores aceptaran la solicitud de consentimiento. También incluyó un pequeño edulcorante en la enmienda propuesta: si se acepta, la Provincia pagará cinco días después de la aceptación, no solo el cupón del 26 de enero, sino que también anticipará el pago de los intereses acumulados antes del 1 de mayo. El edulcorante es demasiado pequeño para alentar la aceptación, ya que la Provincia no explica cómo obtendría los fondos para pagar en mayo. El ministro Guzmán dijo que hasta ahora solo el 26% de los inversores habrían aceptado la propuesta de la provincia de Buenos Aires.”

Este informe pone la lupa sobre los 250 millones de dólares. La realidad es que la Provincia formalmente pidió una tregua de apenas tres meses y unos pocos días más para realizar ese pago, pero los inversores tienen claro que dicho monto se incluirá en la reestructuración general de los pasivos en dólares del gobierno bonaerense que encare Kicillof.

Es decir, de mínima, los acreedores deberán aceptar más plazo para cobrar esos 250 millones , y es posible que se les ofrezca una quita sobre el capital y los cupones pendientes, a pagarse el 26 de julio de este año y el 26 de enero de 2021. También imaginan que sobre los 250 millones de de dólares de la tercera y última cuota de capital se les aplicará un recorte.

El BP21 se emitió el 26 de enero de 2011, durante el mandato de Daniel Scioli al frente de la Provincia, y paga intereses de 10.875% anual hasta enero de 2021. Además, el capital se devolvía en tres cuotas anuales de 250 millones. Ya se pagó una en 2019, otra correspondía pagarla este lunes y la tercera, en enero de 2021.

Los inversores aún no están convencidos de que la Provincia entre en default por no poder afrontar el pago de US$ 250 millones. Pero todos aceptan que la estrategia para negociar con los acreedores es sumamente riesgosa.