Jubilaciones: quiénes ganan y quiénes pierden con el aumento que otorgó el Gobierno

Economia
Lectura

A partir de marzo, los jubilados y pensionados que ganan menos de $ 16.195 cobrarán más que si se hubiese aplicado la fórmula de movilidad suspendida. Y los que perciben más

de esa cifra cobrarán menos. En porcentaje el aumento arranca en el 13% y va descendiendo hasta el 3,8% para las jubilaciones más altas. Con la fórmula suspendida el incremento era del 11,56% sin distinción por rangos de haberes.

Aumento de las jubilaciones

De esta manera, el presidente Alberto Fernández puso en práctica el achatamiento de la pirámide de haberes. El haber mínimo, actualmente de $ 14.068 sube a $ 15.694 mensuales (13%). Y la “línea de corte” queda establecida en $ 16.165 porque con ese monto jubilatorio el aumento resultante es del 11,56%, similar al de la fórmula suspendida.

Por debajo de los $ 16.195 hay unos 4.800.000 jubilados y pensionados, incluyendo las pensiones no contributivas que perciben el 70% del haber mínimo y la Pensión Universal al Adulto Mayo (PUAM) que cobra el 80% del haber mínimo. Y por encima de ese valor, 2.700.000 jubilados y pensionados.

Estas cifras no incluyen a los regímenes especiales, como docentes nacionales, docentes universitarios, investigadores científicos, servicio exterior, jueces y magistrados y Luz y Fuerza.

Si se compara el aumento anunciado por el Presidente y el que se hubiera aplicado de la fórmula suspendida se desprende que los que cobran el haber mínimo recibirán 197 pesos más por mes o $ 592 en el trimestre.

En cambio, ya con $ 20.000, la diferencia en contra del jubilado o pensionado es de $ 352 por mes o 1.056 entre marzo y junio.

Esta diferencia negativa se acrecienta a $ 2.204 mensuales o $ 6.612 en el trimestre para los que cobran $ 40.000, salta a $ 4.056 mensuales o $ 12.168 en el trimestre para los haberes de $ 60.000 hasta alcanzar los $ 7.760 mensuales o $ 23.280 trimestrales para los que perciben $ 100.000.

En consecuencia, el 64% de los jubilados y pensionados empata o mejora 1.44 puntos con relación a la fórmula suspendida. Mientras el 36% restante pierde hasta 8.56 puntos.

En cambio, si se calcula por beneficios, según ANSeS, “el 75% del universo previsional recibirá un incremento igual o mayor al 11,56%, lo que alcanzará a 6,2 millones de jubilaciones y pensiones”. La diferencia es porque hay beneficiarios que cobran simultáneamente jubilación y pensión.

Así las cosas, un segmento de los jubilados y pensionados tendrá una leve recuperación con relación a la pérdida que tuvieron con la fórmula suspendida -punta a punta, con relación a la inflación fue del 19,5%.

En tanto, el resto tendrá una pérdida adicional, en mayor proporción entre los que más ganan. Este último sería el sector que podría hacer reclamos en la Justicia con el fundamento de la afectación de derechos adquiridos por cuanto el 11,56% corresponde al período devengado julio-septiembre de 2016 ya que esa fórmula se aplicaba con un retraso de 6 meses.

En Gobierno confían en que la declaración de la Emergencia y que la aplicación de los aumentos por decreto se aplican en solo dos trimestres llevará a los jueces a desestimar o rechazar las demandas que se presenten.

En el caso de la AUH – que en febrero perciben $ 2.746 por hijo 2,2 millones de titulares con 4 millones de chicos - y las Asignaciones Familiares el aumento es del 13% para todos los rangos de ingreso familiar. Así, por ejemplo, la AUH sube a $ 3.108 frente a los $ 3.063 de la fórmula suspendida. Son 45 pesos más por mes por hijo o $ 135 en el trimestre