Allanaron la planta de Baggio en Gualeguaychú por la misteriosa desaparición de los US$ 7 millones

Economia
Lectura

Personal de Gendarmería ingresó este viernes al mediodía a la planta que la compañía de jugos Baggio tiene en Gualeguaychú, Entre Ríos, para realizar un allanamiento en el marco de la

causa donde se investiga la desaparición de alrededor de 7 millones de dólares y se busca esclarecer si la empresa fue víctima de una estafa o si fue vaciada desde adentro.

El operativo en la planta de la empresa RPB, situada en el Parque Industrial de Gualeguaychú, comenzó a las 11 de la mañana y contó además con la presencia de personal de AFIP y especialistas de informáticas.

Diferentes tipo de documentación y soportes tecnológicos fueron secuestrados, según informó el diario entrerriano El Día.

Además, hubo otros dos allanamientos: en un banco donde también se secuestró material y en la casa de la ex empleada que denunció la maniobra que está en pleno proceso judicial.


El caso

La empleada recibió un supuesto mail desde la dirección RPB, que corresponden a las iniciales de Rufino Pablo Baggio (RPB) el fundador de la compañía.

De acuerdo a la denuncia que realizó, desde ese mail se le daban instrucciones para que enviara transferencias a otra dirección de mail bajo el concepto de pago de servicios.

Habrían sido cuatro en total, de las cuales tres se habrían hecho desde la cuenta de Baggio en el banco Santander.

La cuarta se habría concretado desde otra cuenta que no supieron precisar. Pero la empresa Baggio no tenía contratados servicios de otras firmas. Y sus cuentas reflejan pagos a proveedores de materias primas o gastos de comercialización.

La empresa publicó una solicitada donde habla de "una estafa", "conflicto de intereses" y de una investigación que incluye a la Justicia de Entre Ríos y el Departamento de Informática de la Policía local.

Por otro lado, la sospecha también se instaló porque hay quienes creen que el caso está relacionado con una pelea familiar que fue creciendo desde la muerte en 2005 del fundador Rufino Pablo Baggio.

Es que la única hija mujer del fallecido Baggio vendió sus acciones a uno de sus hermanos, quien quedó como accionista mayoritario. No obstante, el usufructo lo tiene la madre, que, aunque no participa del directorio, eligió como presidente a uno de los hijos con acciones minoritarias. Esto desencadenó una serie de cruces y divisiones que siguen creciendo aun hasta estos días.