Estabilizar el dólar, bajar el riesgo país y reducir las tasas para reanimar la actividad

Economia
Lectura

Las variables financieras son las primeras que se descontrolan al inicio de una crisis y por eso mismo, las que primero deben reacomodarse para empezar a estabilizar al mercado primero y

a la economía inmediatamente después.

Las idas y vueltas con el Fondo Monetario, respecto a qué podía y qué no podía hacer el Banco Central para intervenir el mercado cambiario, fueron campo libre al dólar para que acelerara su ascenso hasta los 40 pesos. Pero dejando de lado las subastas con horario establecido, y optando por las intervenciones más o menos sorpresivas, el organismo monetario logró calmar al mercado cambiario. Claro, a determinado precio la demanda se calma, porque entiende que se estaría cerca de un precio de equilibrio, o porque más gente se convence de que lo peor (overshooting) ya pasó .

Si encima hay un acuerdo en marcha con el Fondo Monetario que alejará los fantasmas del default -que se expresaban a través de un desplome de los bonos y una disparada del riesgo país- la ansiada calma empieza a materializarse.

Estabilizado el dólar, lo que sigue como prioritario para el Gobierno es consolidar la baja del denominado riesgo país, es decir el costo que tiene que pagar el Estado, las Provincias y las empresas para tomar deuda.

Ese riesgo país que estaba en 350 puntos a principios de año y le permitió al ex ministro de Finanzas Luis Caputo levantar 9.000 millones de dólares con tres bonos en la primera semana de 2018, saltó hasta los casi 800 puntos el 4 de septiembre. Desde entonces inició una sostenida caída hasta los 622 puntos de ayer.

Los inversores entendieron que así como el dólar no tenía tanto recorrido ascendente después de los $ 40, no había muchas chances de que los papeles en dólares siguieran cayendo, más si el Gobierno argentino estaba en conversaciones con el FMI.

Así, papeles que llegaron a rendir cerca del 11% anual hace un mes, ayer ya rendían menos del 10%. Ejemplo: el bono a 100 años que valía US$ 95 en enero, cayó a US$ 68 dos semanas atrás y ayer se acercaba a los US$ 78.

La importancia de bajar el riesgo país es clara: a este nivel el Gobierno ni puede soñar en asomarse al mercado de capitales para emitir deuda o proponer una refinanciación de pasivos. Lo mismo les pasa las provincias. Y para las empresas es crucial que caiga el costo de financiamiento porque de otra manera no pueden pensar en tomar fondos, ya sea para reestructurar sus pasivos o para tener liquidez necesaria para encarar nuevos proyectos de inversión.

Con avances en la estabilización cambiaria y en la reducción del riesgo país, la siguiente prioridad es lograr bajar las tasas de interés de referencia. A estas tasas el costo de financiarse en pesos para las empresas locales se hace muy cuesta arriba. Y acentúa la retracción de la actividad económica.

El Central confía en que desarmada la bola de nieve de las Lebacs podrá mejorar la sintonía de su política monetaria. Las tasas de referencia hoy son: la tasa de política monetaria en el 60%, la tasa de las Lecap más cortas en el 50% y la tasa de las Lebac en el 45%. Por la suba de encajes, los bancos tienen un piso para prestar del 60%. El Central dijo que mantendrá la tasa de política monetaria en este nivel hasta diciembre. Desde ahí, espera poder iniciar el descenso de ese indicador para salir del invierno.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.