Presupuesto: dos tercios de la baja del gasto a cargo de las provincias

Economia
Lectura

Nadin Argañaraz, director del IARAF. El envío del proyecto de presupuesto 2019 al Congreso Nacional, permite conocer el camino fiscal que el gobierno nacional espera transitar para llegar a la

meta de déficit primario cero, es decir a la igualación entre ingresos y gastos netos de los intereses de la deuda.

La dinámica fiscal 2015-2019

De cumplirse esta premisa en 2019, el Gobierno nacional habrá logrado reducir el déficit primario en 4,3 puntos porcentuales del PBI en un término de 4 años, producto exclusivamente de una caída del gasto primario concentrada en reducción de subsidios y de obra pública. Los ingresos totales representarán en 2019 aproximadamente el mismo peso en relación al PBI que mostraban en 2015, pero con un mix caracterizado por menos recursos tributarios y más rentas de la propiedad y fondos provenientes del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) para pagar en 2019 la reparación histórica a jubilados.

El déficit primario que se ha mantenido en estos 3 años de gobierno se ha cubierto en su mayor parte con emisión de deuda, lo que ha tenido su reflejo en la cuenta de intereses. Estos pagos de intereses se suman al gasto primario para obtener el gasto total, variable que al compararse con los ingresos, determina el nivel de déficit fiscal. Este último, a diferencia del déficit primario que se eliminará, se verá reducido solamente en 2,4 puntos porcentuales del PBI respecto a 2015, debido a que los intereses de la deuda habrán aumentado aproximadamente en 1,9 puntos porcentuales del PBI. En efecto, se pasaría de un déficit fiscal de 5,6% del PBI en 2015 a uno de 3,2% del PBI en 2019.

En 2019 se debe eliminar el 60% del déficit heredado

En los párrafos anteriores se describe el punto de partida y el punto al que se llegaría a fines de 2019. Es importante resaltar que durante el año que viene se prevé lograr el 60% de la mejora total del resultado primario con la que terminaría el actual gobierno su gestión. Esto pone en evidencia el gran esfuerzo que la sociedad debe hacer durante el próximo año. En efecto, el paso de un déficit primario del 2,6% del PBI en 2018 a uno del 0% en 2019, se logrará por una combinación de suba en los ingresos totales nacionales de 1,2 puntos porcentuales del PBI y de caída de los gastos de 1,4 puntos porcentuales del PBI.

Mirá también

Moody's: el Presupuesto 2019 es “negativo” para las provincias

Por el lado de los ingresos, la mejora se obtendría por la vía de un aumento de los recursos tributarios que van a las arcas nacionales por 0,8 puntos porcentuales del producto y una mejora de 0,4 puntos porcentuales en los recursos no tributarios, fuertemente influenciada por el ingreso correspondiente a la disminución de la inversión financiera (fondos del FGS) para el pago de la reparación histórica. Por el lado de los recursos tributarios, a su vez, el aporte más fuerte proviene de los derechos de exportación, que en principio generan un incremento equivalente a 1,1 puntos porcentuales del PBI. La rebaja de impuestos que siga en pie (baja de la alícuota del impuesto a las ganancias, suba del mínimo no imponible de las contribuciones patronales, etc.), el impacto de la recesión en la recaudación y la mayor coparticipación a las provincias por la devolución gradual del 15% de la masa coparticipable que iba a ANSES, implicarían una resignación de recaudación de 0,3 puntos porcentuales del PBI para el sector público nacional.

Por el lado de las erogaciones, la reducción agregada de gastos de 1,4 puntos porcentuales del PBI contiene en su interior componentes que muestran diversas dinámicas. Mientras las jubilaciones y pensiones contributivas son el único gasto que crece (+0,3 p.p. del PBI), las caídas del resto no están homogéneamente distribuidas y se puede decir que se concentrarán en los subsidios (-0,4 p.p. del PBI los energéticos y -0,3 p.p. los destinados al transporte), en el gasto de capital (-0,3% del PBI la inversión real y -0,2% del PBI las transferencias a provincias), en las transferencias corrientes a provincias (-0,3% del PBI) y en el gasto salarial y de funcionamiento que será inferior al de 2018 en 0,1 puntos porcentuales del PBI.

La distribución del recorte de gastos entre Nación y provincias

Por el lado del gasto, hay que destacar que de la reducción arriba planteada por 1,4% del PBI, incluye una parte que se origina en menores transferencias corrientes y de capital a las provincias (en conjunto caerán 0,5% del PBI) y otra porción que se sustenta en el traspaso de responsabilidades de gasto vinculadas a la cobertura de subsidios a las tarifas de transporte y la energía (se estima un cambio equivalente al 0,4% del PBI). Por lo tanto, para determinar el impacto conjunto efectivo de la reducción del gasto, es clave conocer cuál va a ser la actitud de las provincias frente a estos cambios presupuestados para 2019.

Por la falta de apoyo entre los gobernadores más duros, el Gobierno posterga las reformas en el Pacto Fiscal
Mirá también

Por la falta de apoyo entre los gobernadores más duros, el Gobierno posterga las reformas en el Pacto Fiscal

Si se supone que las provincias se hacen cargo de las responsabilidades transferidas para sostener los subsidios a la energía y el transporte, esos 0,4 puntos porcentuales del producto no serán un gasto que se reduce al tener una mirada integral, sino que solamente cambia el nivel de gobierno que lo lleva a cabo. Lo mismo ocurrirá en el caso de que las provincias afronten con gasto propio los 0,5 puntos porcentuales del producto que antes se financiaban con transferencias corrientes y de capital provenientes del nivel superior de gobierno. En este caso, el ajuste del gasto conjunto se circunscribirá exclusivamente a los 0,5 puntos porcentuales del PBI de la órbita nacional (es decir, sólo aproximadamente 1/3 de la corrección total del gasto).

Bajo un escenario alternativo en el que las provincias reduzcan efectivamente la ejecución de los programas y obras que financiaban con las transferencias nacionales (que caen un 0,5% del PBI), pero mantengan las responsabilidades de gasto trasladadas en el caso de subsidios, el gasto público conjunto Nación-provincias caería en 1 punto porcentual del PBI.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Suscribite y recibi las noticias de Totalnews en tu casilla de correo.