En Wall Street creen que la salida de Caputo es un golpe a la credibilidad de la Argentina

Economia
Lectura

Analistas y operadores de Wall Street coinciden en que la salida de Luis Caputo de la presidencia del Banco Central es un golpe a la credibilidad de la Argentina en los

mercados y que lo importante ahora es mostrar certidumbre y que se llegue a un acuerdo con el FMI. Además, resaltan las credenciales técnicas del reemplazante Guido Sandleris.

Diego Ferro, portfolio manager de Greylock Capital, dijo a Clarín que “si bien hubo estabilidad, el mercado todavía está muy sensible con la Argentina. Tenía mucha credibilidad en el mercado, la perdió, la está recuperando de a poco y un cambio inesperado en el mercado no ayuda”.

Agregó que ahora “es importante el factor político, y que haya un compromiso por hacer el ajuste fiscal que se le viene pidiendo y que haya un acuerdo político por parte de la oposición de apoyarlo”. “Lo más importante ahora para ganar credibilidad en los mercados es demostrar fortaleza política, que se sabe que está muy deteriorada con el movimiento de tipo de cambio. Esta renuncia de Caputo no ayuda. Pero lo más importante es que lo que se hace políticamente para asegurarse un presupuesto consistente con el plan del Fondo”.

Alberto Bernal, economista y estratega en jefe de XP Securities, dijo a Clarín que “obviamente el mercado tomó muy mal la renuncia de Caputo. Creo que se fue por diferencias con el resto del equipo económico y con el Fondo Monetario Internacional sobre políticas económicas. Esta renuncia al coincidir con la visita del presidente Mauricio Macri a New York, no es positiva”.

“La buena noticia es que Guido Sandleris es un gran técnico. Acá lo más relevante es que pasa de acá en adelante con el FMI. Las personas son secundarias y en un par de días esta noticia habrá pasado a la historia”.

Tania Escobedo Jacob, analista de RBC Capital Markets dijo a la agencia Bloomberg que “Caputo ya tenía establecida una relación con los participantes del mercado". “Las dudas y la incertidumbre es lo último que necesita la Argentina en este momento”, agregó.

“Las posiciones de Caputo siempre fueron ortodoxas y sus respuestas agresivas cuando tuvo que actuar. Lo estaba haciendo relativamente bien con el plan de Lebac”, señaló la experta. “No creo que cambios inesperados como estos sean signos positivos. ¿Es porque hay desacuerdos entre Macri y el equipo del Banco Central? Habían estado hablando de una potencial de una posible banda de flotación del peso, algo que creo que es una muy mala idea”. “En general, los valores argentinos están en una situación muy vulnerable y cualquier error puede costar muy caros en términos de confianza de mercado”.

Alejandro Cuadrado, del BBVA en Nueva York, dijo a Bloomberg que “la renuncia de Caputo genera un ruido sobre la redefinición de la política monetaria en el marco de la revisión del acuerdo del FMI”, aunque señaló que la selección de Sandleris como reemplazante brinda señales de continuidad política.

Peter Lanningan, el jefe de mercados emergentes de Newfleet Asset Management, señaló a la agencia que cree que la razón de la salida de Caputo fue la discusió sobre la intervención del Central para frenar el dólar. “Debo confesar que cuando veo que se usan fondos para defender la moneda, lo interpreto como un signo negativo”, señaló. El experto mostró confianza en el sucesor de Caputo: “El reemplazante Guido Sandleris está bien, sus credenciales académicas y su background de trabajo muestran que sabe lo que hay que hacer”.