Sigue la alarma en Estados Unidos: envían paquetes bomba a Robert De Niro y al ex vice de Barack Obama

Internacionales
Lectura

La ola de paquetes bombas enviados esta semana a prominentes opositores Donald Trump no para de crecer y dispara la tensión en Estados Unidos a escasos días de las elecciones

legislativas del 6 de noviembre. El ex vicepresidente demócrata John Biden y el actor Robert De Niro se sumaron este jueves a los que recibieron sobres con explosivos caseros, mientras que el presidente atizó más el fuego al culpar ahora a la prensa por alentar los actos terroristas.

La policía de Nueva York detectó un paquete dirigido a un complejo (una productora y un restaurante) que De Niro posee en el barrio de Tribeca, en Manhattan. Contenía un dispositivo parecido a los enviados días antes a Barack Obama, Bill y Hillary Clinton, el magnate George Soros, la cadena CNN y legisladores y figuras demócratas que han criticado al presidente.

Otro de los apuntados ayer fue el ex vicepresidente Joe Biden, que recibió dos paquetes similares que fueron interceptados en dos de sus casas en Delaware, uno en New Castle y otro en Wilmington.

Aunque ninguno de los artefactos ha detonado hasta ahora y nadie resultó herido, crece el misterio sobre quién los ha enviado y porqué. Nadie ha reivindicado lo que los investigadores llaman “acto terrorista” y no se conocen los posibles motivos de las amenazas. Por ahora se sabe que se utilizó el mismo modus operandi: paquetes en sobres de papel manila con 6 estampillas, con un tubo que contenía vidrios y explosivos, dirigidos a un personaje o entidad crítica con el gobierno. Una pista apuntaba anoche a una “región de interés” en Florida.

Atacados: De izq. a derecha: Barack Obama; vice Joe Biden; Hillary Clinton; ex fiscal general Eric Holder; ex jefe de la CIA, John Brennan; diputada Maxine Waters; presidenta demócrata, Debbie Wasserman; George Soros; y Robert de Niro (AFP).

Atacados: De izq. a derecha: Barack Obama; vice Joe Biden; Hillary Clinton; ex fiscal general Eric Holder; ex jefe de la CIA, John Brennan; diputada Maxine Waters; presidenta demócrata, Debbie Wasserman; George Soros; y Robert de Niro (AFP).

De Niro ha sido un feroz opositor a Trump. En la ceremonia de los Premios Tony este año usó una fuerte mala palabra al referirse al presidente, otras veces lo ha llamado “idiota” y ha dicho que lo expulsaría de su restaurante. Biden también ha criticado a Trump y la semana pasada dijo que el presidente “probablemente ni sabe lo que hace” y lo acusó de apoyar a dictadores.

El clima se tensa a poco de las elecciones legislativas del martes 6 de noviembre, en la que los republicanos ponen en juego su dominio de la cámara de representantes y de senadores, algo fundamental para el segundo tramo de la presidencia de Trump.

Si bien el presidente en un principio salió a rechazar los atentados y llamó a la unidad, este jueves escribió un tuit en el que, sin mencionar las bombas, acusaba a la prensa por la violencia. “Gran parte de la ira que vemos en nuestra sociedad se debe a las noticias intencionalmente falsas e inexactas propagadas por la Prensa Tradicional, lo que llamo Noticias Falsas”, escribió. “Ha empeorado tanto y se ha vuelto tan odioso que ni se puede describir. La Prensa Tradicional tiene que rectificar. ¡Y PRONTO!”, añadió.

Escenario. Imagen del edificio Tribeca, donde funcionan las oficinas de Robert Di Niro (AFP).

Escenario. Imagen del edificio Tribeca, donde funcionan las oficinas de Robert Di Niro (AFP).

Los principales dirigentes republicanos han repudiado con contundencia los ataques. Sin embargo, ha comenzado a circular por canales, redes y voceros trumpistas la idea de que los demócratas son quienes están detrás de los atentados para provocar temor ante el aumento de la popularidad de Trump a poco de las elecciones. Este relato –que no se basa en ninguna pista real- toma fuerza sobre todo en la “América profunda”, donde está la base de apoyo del presidente.

Desde el progresismo, en cambio, acusan a Trump de ser el responsable de fomentar el clima actual. Dicen que el presidente descalifica a sus rivales, los ridiculiza, ha llegado a elogiar a un diputado que golpeó a un periodista, no condenó a neonazis que mataron a un manifestante en Charlottesville en 2017 y califica a la prensa –entre ellos la CNN-- como “enemigos del pueblo”. Además, Trump se ha enfrentado personalmente con casi todos los amenazados. A la diputada Maxine Waters, por ejemplo, le dijo que tenía “bajo cociente intelectual” y a Soros lo acusa de financiar la caravana de migrantes centroamericanos que avanza hacia Estados Unidos.

Jeff Zucker, presidente de CNN, otro de los blancos de los paquetes bomba, dijo en un tuit que “las palabras importan”. Y que “hay una total y completa falta de comprensión en la Casa Blanca sobre la gravedad de sus continuos ataques a los medios”.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS