"Como empresario siempre hay que encontrarle la vuelta"

Economia
Lectura

El itinerario empresario de Rubén Cherñajovsky es muy particular. En 1987 instaló su primera planta en Tierra del Fuego para posicionarse hoy como el mayor grupo de electrodomésticos del país, dueño

de un portafolio de marcas emblemáticas, como Noblex, Siam, Atma, Sanyo y Philco. “Hubo etapas de apertura de importaciones o de promoción a la fabricación local. Y en todos los casos siempre tratamos de encontrarle la vuelta”, dice. Por Damián Kantor

De 70 años, hincha de River converso, según admite con ironía, Cherñajovsky recuerda que el imperio que conduce tiene como filosofía la reconversión. En 2011, por caso, y frente a la exigencia oficial de compensar cada dólar de importaciones con exportaciones , creó Newsan Food, su división de alimentos, que hoy concentra el 20% del total de las exportaciones de pescado, una flota de 38 barcos (6 propios) y que facturó US$234 millones el año pasado. El grupo acaba de concretar su última pirueta.

En alianza con el gigante danés Vestas, Newsan reconvirtió su planta de Campana -donde produce pequeños electrodomésticos- para ensamblar turbinas para molinos eólicos, cuyo fin es aprovechar el auge de las energías renovables en el país. Cherñajovsky explica que el acuerdo surgió tras la reapertura parcial de las importaciones. “La política actual es que los pequeños electrónicos ya no se protegen. Podíamos vender la planta, el edificio y las instalaciones, pero lo que analizamos es ver qué podíamos hacer con esto, con nuestras capacidades industriales y financieras y el know how. Hasta que surgió lo de Vestas”, dijo en charla exclusiva con el Económico, poco antes de la inauguración de las nuevas líneas de montaje, la semana pasada. Y habló de todo.

Mirá también

Inauguran una fábrica de aerogeneradores eólicos

—¿Se siente más cómodo con este Gobierno o prefiere al anterior?

—Nosotros somos empresarios, nos adaptamos y ponemos nuestro esfuerzo con la administración que sea. No elegimos quién nos gobierna. Le doy un ejemplo. En la actualidad, uno de los sectores donde generamos más trabajo es la pesca. Creamos ese departamento por la escasez de divisas y la exigencia de que para poder importar insumos debíamos exportar. En lugar de comprar cantidades a un exportador y pagarles -como hacían muchos- una comisión, creamos Newsan Food y hoy somos el principal grupo exportador del país. Lo concretamos en pocos años y vamos a seguir creciendo.

—Las ventas de electrónicos venían creciendo fuerte, hasta la devaluación. ¿Qué proyecta para 2019?

—Como todo, depende de una serie de factores.Hay que ver si después de este golpe para controlar el dólar se puede reducir las tasas. Nuestro sector es altamente dependiente de la financiación. Lógicamente que la prioridad para el Gobierno es controlar el valor del dólar, pero esperemos que paulatinamente se pueda ganar confianza para ir bajando las tasas. Por lo cual espero un poco más de actividad.

—¿Es una expresión de deseos o es su proyección real?

—Creo que las tasas van a ir bajando, con una relación tasas/dólar tratando de encontrar un equilibrio.

De 70 años, casado y con 5 hijos, Cherñajovsky se define como un emprendedor serial. Con pasión desordenada, a los 19 años y mientras trabajaba como vendedor inmobiliario, estudió varias carreras (Sociología, Filosofía, Psicología y Abogacía), pero “no terminé ninguna”, dice. Recuerda que su abuelo y su padre armaron una pequeña empresa de importación de alimentos (“la división Newsan Foods es una reedición de eso”) y que incursionó en la electrónica por un tío ingeniero, que había trabajado en BGH.

“Me incorporó a su proyecto para instalar una planta de fabricación de equipos de audio de alta fidelidad, en Río Grande, que posteriormente se la vendimos a Philips”, remarca. Más adelante, asociado con la fusionada Sanyo y Sansei, en 1991, crea la primera planta de Newsan, en Ushuaia, para ir escalando posiciones.Sumó las plantas de Avellaneda (donde fabrica las heladeras Siam) y Campana (en 2012), y el año pasado alcanzó una facturación de US$1.719 millones.

Tras cerrar un acuerdo con Vestas (el mayor proveedor global de equipamiento para energía eólica), en mayo iniciaron el montaje de las líneas de ensamblado de aerogeneradores. Es la parte central de los molinos, que une el mástil con las aspas. En principio, la planta tiene una capacidad instalada para 200 unidades anuales, en un solo turno de trabajo. Es decir, la mitad de la demanda estimada proveniente de los 63 proyectos adjudicados para construir parques eólicos, de los cuales 36 ya están en ejecución.

La nueva planta de la alianza de Newsan y Vestas es la única en su tipo, por el momento. Impsa (del grupo Pescarmona) fue la pionera. Años atrás los fabricaba, pero decidió trasladar esa operación a Brasil.

El impulso del Gobierno a las energía renovables (eólica, solar y biomasa) generó un auge, en paralelo con la promoción de la producción local de molinos. Con el fin de capturar los beneficios a la integración local (a partir de un mínimo del 35% se obtienen certificados fiscales y cubos de importación libre de aranceles), avanzan otros proyectos parecidos al de Newsan. En dos semanas, la alemana Nordex en alianza con la cordobesa FADEA (que fabrica los aviones Pampa) inaugurarán tres plantas, una de ellas de aerogeneradores y las otras dos para la construcción de las torres, lo que involucra una inversión de US$10 millones.

—¿Con la producción de aerogeneradores, Newsan apunta al mercado local o también prevén exportar a otros países de la región?

—En esta primera etapa la idea es abastecer al mercado interno. De momento, el proyecto no está pensado para la exportación.

Mirá también

El polo tecnológico de Tierra del Fuego abre sus puertas buscando terminar con la creencia del ensamble

—Conoce el régimen de promoción industrial de Tierra del Fuego desde sus orígenes. Hay muchas controversias por su alto costo fiscal y los precios de los productos que se fabrican allí. ¿Cree que el régimen debe continuar?

—Por supuesto que tiene que seguir ya que es muy relevante para Tierra del Fuego, y hay un profundo desconocimiento del aporte de las empresas a la provincia. Hay muchas distorsiones sobre eso.

—¿Qué es lo que se está distorsionando?

—Se hacen mal los cálculos, porque hay impuestos internos que se crearon y lo pagamos. Y con esa carga de impuestos, después, se lo compara con la eventual recaudación de impuestos internos de las importaciones directas.

—El otro cuestionamiento tiene que ver con la competitividad de la producción fueguina. ¿Los electrónicos argentinos no son más caros que en Miami?

—Eso tiene que ver con la estructura impositiva y con el llamado costo argentino. Dejemos los electrónicos por un momento y agarremos otro producto de cualquier rubro. En Argentina tenemos una estructura ineficiente, con una carga impositiva muy ligada a un aparato estatal costoso e ineficiente. Todo eso está cargado en todos los precios. Hay una cascada impositiva. Ahora, si se toma un electrodoméstico, comparado con un producto de cualquier rubro, relativamente es mucho más barato. Y, si se observan los precios últimamente, además, se puede observar que mejoramos en varias cuestiones (aduaneras, fiscales), que vamos destrabando, y que corregimos muchas ineficiencias, lo que permite una baja en los precios.

La charla con Cherñajovsky se produjo momentos antes de la ceremonia inaugural de la planta.El empresario estaba feliz con la presencia del presidente, Mauricio Macri, que llegó en compañía del ministro de la Producción, Dante Sica, y el secretario de Energía, Javier Iguacel.En su discurso, Cherñajovsky alabó sobre todo a Sica: “Un viejo amigo de los empresarios industriales”, le dijo.

"Soy hincha de River, pero soy un vendido"

Rubén Cherñajovksy proclama que, como empresario, la flexibilidad está en su ADN. “Fui fabricante, importador y exportador, según el momento, y esa es la línea que le bajo a mi equipo”. En su juventud pasó por varias carreras:Sociología, Filosofía, Psicología y Abogacía: “No terminé ninguna”, señala, entre risas.

Se reconoce como hincha de River, pero confiesa que es un converso. “Yo era hincha de Boca -recuerda- hasta 1992. Desde ese año, Sanyo (una marca del grupo) fue sponsor de la camiseta de River y en esos años, el club ganó todo. Yo me decía:‘No puedo hinchar por Boca con Sanyo en la camiseta de River’. Entonces me hice de River. ¿Se da cuenta? Hasta en eso soy empresario”, finalizó.

fuente clarin

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Cargando...