La recaudación previsional, el talón de Aquiles del fisco

Economia
Lectura

La recaudación previsional sigue “para abajo”. En 2018, “fue el principal factor de contracción de la recaudación. En términos reales, disminuyó 6%. Aunque los Aportes Personales tuvieron un retroceso significativo (4,9%),

el factor más contractivo fue el de Contribuciones Patronales, con un retroceso de 6,3% interanual”, dice el Informe de la Oficina de Presupuesto del Congreso Nacional (OPC). Y agrega que en la segunda mitad de 2018, la caída fue del orden del 16%, por lo que “la dinámica expansiva del primer semestre del año fue más que compensada por las contracciones de la segunda mitad de 2018”.

En enero, “aportes y contribuciones a la Seguridad Social mostró un crecimiento contra enero de 2018 del 28,5% y representó algo menos que una tercera parte de la recaudación mensual total. Mantuvo la tendencia a la baja que registró a partir del segundo semestre de 2018. La caída real en enero de 2019 fue del 13,5% con respecto a su par de 2018”, precisó el Informe de Recaudación del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Ciudad de Buenos Aires. En 2018, aportes y contribuciones representó el 56% de los 1.311.195 millones de ingresos totales de la ANSeS.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

La Oficina de Presupuesto del Congreso señala que la baja de la recaudación obedece a que “los salarios no crecieron al mismo ritmo que el nivel general de precios, y por la reducción del empleo registrado observada a lo largo de 2018”. Se estima que el empleo registrado el año pasado se redujo en 200.000 personas, de acuerdo a los datos del Ministerio de la Producción y Trabajo.

Además, la recaudación fue y está siendo afectada por la reducción de las contribuciones patronales. La OPC señala que “la reforma tributaria estableció un mínimo no imponible a las Contribuciones Patronales, lo que puede explicar que éstas hayan caído en mayor medida que los aportes personales. Además, la gradual unificación de las alícuotas para las Contribuciones Patronales (en 2018 y 2019 se reduce para servicios y se incrementa para el resto de las actividades) también tiene efecto sobre la recaudación, aunque la información disponible al momento dificulta el cálculo de su efecto neto”.

La ley 27.430 de reforma impositiva fijó un mínimo no imponible para el cálculo de las contribuciones patronales en 2018 del 20% de un monto de $12.000 a alcanzar a cabo de 5 años, actualizable por el índice de precios al consumidor elaborado por el INDEC. Así, en 2018 ese mínimo fue de $2.400. En 2019 es de $4.800 (40% de $12.000) más el ajuste por el IPC, que fue del 45,91%. Eso arroja para 2019 un mínimo no imponible de $7.003,68, según la Resolución 3 de la Secretaria de Seguridad Social.

Esa Resolución disipó las dudas en relación con la continuidad de esta reducción de las contribuciones patronales, cuestionada por distintos sectores porque no generó más empleos y porque le resta fondos al sistema previsional que, en forma creciente, se financia con impuestos, arrastra déficits y deudas por las diversas sentencias judiciales favorables a los jubilados por la mala liquidación de los haberes que se arrastran desde 2002 en adelante.

Por ese mayor déficit previsional se propugna achicar los haberes de los futuros jubilados, luego que el cambio de la fórmula de movilidad redujera los haberes de los ya jubilados y pensionados. En un reciente documento, el FMI plantea para la Argentina “reducir el ‘ratio’ de los beneficios”. Esto significa reducir la relación entre el haber previsional y los salarios que se toman como base para el cálculo de la jubilación inicial, “ratio” también conocido como tasa de sustitución o de reemplazo.

Andrés Mir, del IARAF (Instituto Argentino de Análisis Fiscal), dice que “en el pobre desempeño en materia recaudatoria en el ítem aportes y contribuciones del sistema de seguridad social confluyen para este resultado la pobre evolución de la cantidad de empleados registrados como así también el retraso salarial respecto a la inflación verificada. Recién en el primer trimestre de este año comenzarán a influir las recomposiciones que se están negociando, o se han acordado recientemente, tendientes a reducir la pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores”.

Mir dice que “es de esperar que la recaudación en materia previsional mantenga, al menos en el primer cuatrimestre, un crecimiento negativo en términos reales dado que el efecto positivo de las recomposiciones mencionadas se verá contrarrestado por la aplicación del segundo tramo de la deducción por empleado progresiva dispuesta en la reforma tributaria de diciembre de 2017 y su actualización. De esta manera, el mínimo deducible por empleado de jornada completa para el cálculo de las contribuciones patronales de $7.003 en 2019 se traduce, a pesar del aumento de medio punto porcentual en la alícuota, para las empresas, en un ahorro por dependiente de aproximadamente unos $700 mensuales, lo cual tendrá un efecto significativo estimado en alrededor de $3.000/ $4.000 millones de pesos mensuales. Recién a partir del segundo cuatrimestre, en tanto la economía muestre una recuperación, puede esperarse una recuperación en la recaudación derivada de aportes y contribuciones”.