Bajar la inflación y domar al dólar: los dos objetivos del Gobierno en el año electoral

Economia
Lectura

El Gobierno está jugando dos partidos cruciales en lo que queda del calendario electoral: contra el dólar y contra la inflación. Su objetivo es estabilizar el precio de la divisa y

hacer retroceder la inflación, para que de acá en adelante las mejoras salariales que vayan dejando las paritarias en los bolsillos de los asalariados le permita a los trabajadores recuperar aunque sea una partecita del poder adquisitivo que perdieron desde mediados del año pasado.

El dólar se estabilizó en lo que va de mayo gracias a que el Fondo Monetario le desató las manos del Banco Central. Ahora el mercado sabe que el BCRA puede intervenir en cualquier momento para contener una corrida y, por eso mismo, el mercado no desafía al Central. Al menos por ahora, el organismo monetario no tuvo que vender divisas en el mercado de contado, aunque sí intervino -en forma no muy importante- en el mercado de futuros.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Esa estabilización del dólar es la que hace pensar a las consultoras que en mayo el IPC debería descender otra vez, y hay quienes apuestan a que en un escenario de estabilidad cambiaria la inflación podría caer incluso algunas décimas debajo del 3%. Y si todo se mantiene, seguir descendiendo, de a poco, cada mes. El 3,4% observado por el INDEC en abril es una gran noticia para el Gobierno.

El escenario es bien desafiante. El propio Gobierno acepta que el mercado testeará la real voluntad de vender reservas que tenga el Banco Central. Las encuestas dirán lo suyo, también, y le marcarán el ritmo a los inversores. Y además, está el mundo. Los tuits del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, sacuden todo el tiempo a las bolsas y monedas. La fragilidad financiera hace que la Argentina se mueva más que el resto. Ante variables como estas, el Gobierno no puede hacer nada. Por eso se concentra en donde puede tener alguna influencia. Dólar e inflación.