Por la baja de las importaciones el superávit comercial rondará los US$10.000 millones

Economia
Lectura

En el primer trimestre por primera vez en 8 años volvieron los superávits gemelos, con resultados positivos en el frente fiscal y en el comercial. Pero mientras la recesión achica las

chances de que el saldo favorable persista en las cuentas fiscales, al mismo tiempo potencia al superávit comercial: con la crisis, las importaciones se derrumban -cayeron 27% en el primer trimestre- mientras que la exportaciones prometen un crecimiento lento, pero sostenido. Así, los analistas pronostican que el año cerrará con un saldo a favor de entre US$8.500 y US$11.000 millones. Los economistas sostienen que si se mantiene la baja del precio de la soja el mayor impacto se verá el año próximo y no éste.

"La macroeconomía argentina se encuentra transitando un proceso de ajuste fiscal y externo, con una fuerte repercusión en el consumo y en la actividad económica que se contrae a tasas cercanas al 7% interanual", plantea el IARAF. En el primer trimestre el superávit primario del sector público -sin contar el pago de la deuda- fue de $10.347 millones, gracias a una fuerte contracción del gasto más que a una suba de los ingresos. Para el IARAF esta dinámica hace que sea difícil mantener el resultado.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

En el arranque del año el resultado también fue favorable para el comercio exterior. Entre enero y marzo, Argentina exportó por US$14.186 millones, una caída de 2,3% interanual. En el otro platillo de la balanza las importaciones alcanzaron US$12.171 millones, un 28% menos que en igual período de 2018.

Estos números permitieron alcanzar un superávit de US$2.016 millones, equivalente al 0,4% del PBI. En el mismo período del año pasado teníamos un déficit de US$2.400 millones. Si bien hasta ahora las exportaciones vienen planchadas para todo el año se esperan que crezcan en torno al 15% en dólares. Detrás de este salto está la cosecha récord de 145 millones de toneladas que deja atrás la mala perfomance de la sequía en 2018.

La estimación de LCG para este año es un saldo comercial de US$10.000 millones con exportaciones por US$71.000 millones. “Por ahora no estamos corrigiendo el cálculo a la baja por la caída del precio de la soja porque buena parte de la cosecha ya está negociada. Pero si estos precios persisten van a tener impacto en 2020”, apunta el economista Guido Lorenzo.

Lo que ocurra con las importaciones en los próximos meses y por ende con el saldo comercial, dependerá de la evolución de la actividad. La razón es que las importaciones tienen una elasticidad fuerte con el PBI: por cada punto que crece el productos suben 3 puntos las compras al exterior. “Si como esperamos la actividad cae 1,7% este año, el superávit será de US$10.000 millones. Si la actividad en algún momento se recupera, el superávit podría ser más acotado”. La estimación de LCG es que las importaciones se achicarán 7,5% en dólares.

Ramiro Castiñeira, de Econométrica, también está viendo al superávit en torno a US$10.000 millones. “El saldo comercial va a ser alto porque por la crisis dejamos de consumir para exportar, generar ahorro interno y financiar al Estado”, explica.

Para el año, Ecolatina proyecta un saldo a favor de US$8.500 millones, con las exportaciones creciendo 7% y un retroceso de 12% de las importaciones. "La política errática del gobierno nacional, la falta de previsibilidad sobre la evolución del tipo de cambio real, una mayor carga impositiva para los exportadores y un freno a las mejoras en infraestructura no aportan perspectivas optimistas. En cuanto la actividad económica comience a recuperarse, reaparecerán los viejos problemas y el déficit comercial no tardará en volver a manifestarse".

La consultora ACM anticipa un recorte del PBI del 2% para todo el año, que se traducirá en un superávit comercial de entre US$8.000 y US$9.000 millones. La proyección que manejan es que las exportaciones subirán no solo por el efecto de la cosecha récord, sino también por el impacto de Vaca Muerta. El economista Juan Lezica menciona que “hay que prestar atención con el nivel de liquidaciones del agro, que con precios como los actuales pueden frenarse un poco y eso puede llegar a tener un impacto de entre US$1.500 y US$3.000 millones en el total de las exportaciones de este año, lo que reduciría el superávit comercial".