Las razones que llevaron a Guillermo Nielsen a pedir calma en Wall Street

Economia
Lectura

Wall Street actuó ayer como si todo se hubiera alineado para que a la Argentina le vaya mal. Una rebaja en la calificación de la deuda, declaraciones de Alberto Fernández acerca

de una posible renegociación con bonistas y la información sobre tratativas del Banco Central por el pago de un préstamo que se llama Repo por unos US$ 2.500 millones, fueron la tormenta perfecta.

En pocos minutos el riesgo país se disparó a 1.875 puntos y el valor de las acciones de las empresas que cotizan en Nueva York se desplomó 15% promedio. Los bonos perdieron tres dólares.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Eran las 11 cuando Alberto Fernández, instruyó a su asesor Guillermo Nielsen para que saliera a tranquilizar.

Es que el candidato a presidente había mencionado el domingo en el reportaje con Clarín: “Hay que sentarse a discutir uno por uno con los tenedores de bonos, como hicimos con la deuda en su momento. Acuérdense de que nosotros le pedimos a los tenedores de bonos que acepten una quita del 75 por ciento y era una discusión de uno por uno. Ese es el gran trabajo que hizo Guillermo Nielsen en su momento”.

Nielsen salió en plena operatoria de los mercados internacionales y le dijo a la agencia Blumberg: “No tenemos previsto reestructurar la deuda con los tenedores de títulos de deuda de la Argentina. Queremos evitar una situación de conflicto con los tenedores de bonos”.

Sus dichos lograron algo ya que el riesgo país no siguió su carrera ascendente y las acciones parecieron haber encontrado un piso.

En Wall Street conocen bien al asesor de Alberto F. Después de todo, Nielsen junto a Roberto Lavagna, reestructuró la deuda argentina en 2005, en el que fue uno de los mayores canjes de la historia.

Ayer se dijo, incluso, que hubo banqueros que habían pedido al candidato que se saliera a aclarar para evitar un derrumbe mayor. “La situación es de extrema vulnerabilidad”, deslizaron advirtiendo sobre la necesidad de calma por temor a una repercusión en los depósitos.

La duda siguió anoche y es cómo pueden abrir hoy los mercados. Algunos operadores hablaron de mucha volatilidad mientras otros apostaron a que no empeorarían lo que se vivió en los mercados del exterior.

A juzgar por la capitalización bursátil, las empresas argentinas tienen lo que el economista Miguel Bein bautizó precio de pánico.

Es decir, un precio de mercado que no refleja sus activos. La acción de YPF cayó a menos de 10 dólares, con lo que el valor de la compañía es de US$ 3.900 millones, irrisorio si se lo compara incluso con petroleras de países sin petróleo.

“Es una de las destrucciones de valor más importante de la última década”, señaló un banquero. La acción de Mercado Libre, que estaba en la cima, cayó de los US$ 640 a US$ 603 en la última semana.

A todo esto, la negociación, que lleva adelante el Banco Central por un préstamo Repo, tomado oportunamente para fortalecer reservas, y que contiene una cláusula que señala que si los bonos que funcionan como garantía descienden de un determinado piso se debe disparar el pago de la obligación, es seguida con suma atención.

Esas tratativas con el Credit Suisse entre otras entidades y el Banco Internacional de Pagos de Basilea son la comidilla de inversores sofisticados .

Otro de los temas en agenda para Wall Street es qué va a hacer el FMI. Trascendió que la misión llegaría la última semana de agosto. Se encontrará con un acuerdo que preveía déficit cero con una tolerancia a 0,5% pero que ahora desbordaría el 1% por las últimas medidas de alivio a la población tras el alza del dólar.

Desde Nueva York dejaron trascender gestiones de parte del Gobierno para que se considere suficiente el cumplimento de la meta fiscal de junio y que la misión le recomiende al directorio del FMI el desembolso de US$ 5.500 millones que debería concretarse en setiembre.

Entre tanta pálida dirigida hacia Argentina, ayer hubo alivio por la noticia de que Kaszek Venture, el mayor fondo de capital de riesgo del país y uno de los principales de América Latina había conseguido US$ 600 millones en EE.UU. “Cuando se trata de invertir en firmas tecnológicas con futuro, el pánico desaparece”, dijeron en Silicon Valley.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS