Por Alejandro Henke (*)

Argentina ha entrado en un período en el que la dinámica electoral y económica se realimentan de forma perversa y, esta vez, con especial fuerza por