La depreciación de los bonos y la suba del Riesgo País impactan en los papeles bancarios. El congelamiento de tarifas golpea a las energéticas. Por Juan Gasalla


 

 

 

En la Argentina no hay operatoria financiera este jueves por el feriado del Jueves Santo, pero en el exterior se negocian acciones y bonos con una tendencia definida a la baja.

El "castigo" para las valuaciones de activos domésticos no se corresponde a la tendencia general del mercado. El índice Dow Jones de Industriales avanza 0,3%, hasta los 26.541 puntos, no muy lejos del máximo histórico de 26.486 enteros del 3 de octubre pasado.

Las acciones argentinas que se negocian en las bolsas de Nueva York a través de los certificados ADR (sigla en inglés de American Depositary Receipt) operan con mayoría de pérdidas, con bajas en torno al 8% en dólares para los bancos, y entre 3 y 5 por ciento para las empresas ligadas al sector energético.

Fuente: Rava Online (15 horas)
Fuente: Rava Online (15 horas)
 

En el primer caso, el descenso de precios de los bonos soberanos, que integran buena parte de la cartera de los bancos, así como la extendida tenencia de Letras de Liquidez (LELIQ), pieza importante en el actual de modelo de negocios de las entidades, lleva a caídas contundentes de las valuaciones en dólares para Grupo Galicia (-7,7%), BBVA Francés (-8,8%), Banco Supervielle (-7,7%) y Banco Macro (-8,2%).

Para los títulos del sector energético, la ola vendedora tiene que ver con el anuncio de congelamiento de tarifas dispuesto hasta fin de año por el Gobierno nacional, con el objetivo de quitarle impulso a una inflación más alta que lo previsto en los cálculos oficiales. En un 54,7% anual, es la más elevada desde enero de 1992, mientras que el alza de 4,7% del mes de marzo anticipa un número próximo al 4% para abril.

Transportadora Gas del Sur, que ya había resignado 6% el miércoles, cede ahora otro 5,7 por ciento. Le siguen Edenor (-3,4%), Pampa Energía (-2,6%) Central Puerto (-1,3%).

Para Eduardo Fernández, analista de Rava Bursátil, el paquete que lanzó el Gobierno para bajar la inflación y reactivar el consumo "es solo un paliativo para el corto plazo (…) Es que para el mediano plazo, existen muchas dudas acerca de la viabilidad de estas medidas".

 La falta de certezas sobre el devenir político y económico tras las elecciones lastra las cotizaciones

En cuanto a los bonos soberanos, al actividad en el exterior era escasa por el feriado en Argentina, sin operaciones en el Mercado Abierto Electrónico (MAE).

Como referencia, el Bonar 2020 (AO20), que vence en octubre del año próximo, resta 1,5 dólar o 1,6%, a USD 91, con un rendimiento de 15,4% en dólares. El Bonar 2024 (AY24) cae 2 dólares o 2,1%, a USD 90, mientras que la tasa de retorno aumenta a 16,2% anual en dólares.

"Mientras la incertidumbre electoral se profundiza y la economía no escapa rápidamente de la recesión, los bonos en dólares siguen naufragando. Los máximos exponentes de la creciente desconfianza respecto del Gobierno se ven en el mercado de renta fija", consideró Nery Persichini, gerente de Inversiones de GMA Capital.

"Los diferenciales de riesgo argentino siguen testando máximos de la gestión de Cambiemos. El riesgo país se estacionó en un piso de 800 puntos básicos mientras que los credit default swaps más cortos son más caros que los largos y rozan los 900 puntos básicos. Como los inversores están esperando conocer el desenlace electoral y el compromiso a hacer reformas estructurales en 2020, todavía no contemplamos una mejora sustancial de corto plazo por este lado", precisó Persichini.

fuente infobae

El indicador de JP Morgan asciende a 850 puntos, el rango más alto desde junio de 2014. Crece la desconfianza de los inversores por el pago de los bonos una vez que venza el acuerdo con el FMI. Por Juan Gasalla


 

 

La deuda argentina se opera en baja, después de una serie de anuncios oficiales que apuntaron a contener la creciente inflación y acotar la volatilidad del tipo de cambio, con las ventas de USD 60 millones diarios a cuenta del Tesoro.

Como paliativo por la recesión de la economía y la carestía de precios, la administración de Mauricio Macri anunció un congelamiento de tarifas por seis meses, que involucra un costo fiscal de unos $9.000 millones, líneas de créditos blandos para el consumo de sectores de menores ingresos financiados por la ANSeS y una expansión de los préstamos para vivienda (ProCreAr), .

Esa flexibilización en el objetivo de déficit primario "cero", defendido a ultranza por el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne, fue recibida con desconfianza por los mercados financieros, que demandan austeridad fiscal para que la Argentina cumpla sin sobresaltos con sus compromisos de una deuda pública que hoy alcanza el 90% del PBIy está concentrada en un 76% en emisiones en dólares.

Fuente: Secretaría de Finanzas
Fuente: Secretaría de Finanzas
 

Es cierto que el pago de capital e intereses está garantizado por el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), pero dicho stand by tiene una fecha límite en 2020. Renegociarlo quedará en manos del próximo Gobierno, cuya política económica es un completo interrogante.

Por eso los bonos soberanos más castigados son aquellos del tramo "medio" de la curva de vencimientos, como el Bonar 2024 y el Bonar 2025, títulos en dólares bajo legislación argentina. En el último mes el Bonar 2024 perdió 3,7% en dólares y hoy vale USD 92,30 por cada lámina de 100 dólares, mientras que el Bonar 2025 cayó en el último mes un 10,2% en dólares, a USD 68,50 por cada lámina de 100 dólares.

La evolución de los precios de la renta fija en el mercado secundario es inversa a la de la tasa de retorno. Ante una mayor percepción de riesgo de cumplimento de la deuda, más bajo el precio y más alta la tasa de interés implícita, para tentar a los inversores a asumir dicho riesgo.

Por eso la rentabilidad de estos títulos de referencia trepa hoy a un 15,4% anual en dólares, casi sin competencia en el mundo.

 

El Riesgo País de JP Morgan es un indicador que mide la diferencia de tasa de los bonos de los EEUU con sus similares de países emergentes, pues el título norteamericano a 10 años es una referencia internacional. Para la Argentina alcanza este jueves los 850 puntos básicos.

Frente a un Treasurie que rinde 2,58% anual, si la Argentina saliera ahora al mercado a colocar un bono en dólares a 10 años debería aceptar pagar una tasa de 11% anual en dólares, con esos 8,5 puntos porcentuales extra respecto del bono del Tesoro.

El Riesgo País para Argentina superó así los 840 puntos intradiarios que había alcanzado el pasado 27 de diciembre, cuando cerró la operatoria en 837 enteros. También índice de riesgo crediticio pasó los 844 puntos del 15 de octubre de 2014, cuando el gobierno de Cristina Kirchner afrontaba un default selectivo. Para encontrar una cifra mayor hay que retrotraerse al 17 de junio de 2014 (873 puntos básicos).

 El Riesgo País argentino regresó a niveles del default “selectivo” por el fallo de Griesa en 2014

Aquel salto del Riesgo País de hace casi cinco años obedeció al rechazo por parte de la Corte Suprema de los EEUU de la petición argentina de revisar el fallo del juez de Manhattan Thomas Griesa, que impedía el pago de vencimientos de deuda reestructurada en el canje de 2005.

Al día siguiente, el 17 de junio de 2014, la Corte de Apelaciones norteamericana decidió levantar el "stay", medida que dejó en riesgo de embargo los depósitos que la Argentina realice en el Banco de Nueva York Mellon para pagar vencimientos de deuda regulares.

Hoy, los mercados internacionales vuelven a ponderar a los bonos soberanos argentinos con un estatus similar al de aquella cesación de pagos.

fuente infobae