Para Ecolatina, al tratarse de dos países principales de la economía internacional, su guerra comercial “perjudicaría el normal desarrollo de la actividad mundial”, lo que traería aparejado un menor crecimiento esperado del PBI global, que desembocaría a su vez en un golpe a la demanda de exportaciones, con su correlato negativo en los precios.