Los bancos paran dos días, pero se podrá retirar efectivo por otros canales

Gremiales
Lectura

Hoy y mañana no habrá actividad. Proponen retirar fondos en supermercados, farmacias y estaciones de servicio. 

 

Sin reuniones oficiales en el ámbito del ministerio de Trabajo y una negociación totalmente paritaria congelada, la Asociación Bancaria arranca hoy un paro nacional de 48 horas que incluye a la banca pública y a la privada. Para entender el tenor del parate paritario, la última reunión tripartita fue el 28 de marzo y en el acta se acordó que "se pasa a un cuarto intermedio" para que la cartera laboral los vuelva a convocar "la semana próxima por cédula" algo que jamás sucedió.

La dilatada paritaria que ya lleva más de cuatro meses de discusión (tomando en cuenta que las primeros encuentros informales arrancaron en diciembre) devino en acciones judiciales que resultaron favorables al gremio y en múltiples paros. Toda esta gimnasia de huelgas generó que las cámaras empresarias elaboraran un protocolo de contingencia para que la gente se pueda hacer de efectivo. Primero, y antes que nada, la existencia de billetes de $1000, $500 y $200 permite saturar los cajeros con amplias disponibilidades de efectivo. También, ahora existe la posibilidad de extraer dinero de comercios habilitados como supermercados. Y, finalmente, la opción de utilizar canales alternativos como el pago electrónico o con débito que permite usar fondos sin necesidad de efectivo.

Desde el sector empresario destacan que "el más perjudicado es el menos informado que va hasta una sucursal y la encuentra cerrada o todo aquel que no accede a las posibilidades de realizar sus trámite mediante home banking".

En ese sentido ayer, por el paro, muchas entidades bancarias hicieron llegar a sus clientes mails con información de los canales alternativos para operar durante el paro bancario. 

Volviendo a la cuestión paritaria, aquel 28 de marzo se había exhortado a las partes a acercar posiciones en una propuesta superadora. Así lo comentó ayer a los medios el titular de la AB, Sergio Palazzo: "Han habido comunicaciones informales con los presidentes de cámaras y algunos de ellos expresaron la voluntad de querer arreglar en términos razonables pero nos encontramos con que la banca internacional y particularmente entidades de la cámara nacional (Abbapra) están decididas a que firmemos una paritaria a la baja con pérdida de derechos". A su vez advirtió que "va a haber una intensificación de las acciones gremiales" si no hay acuerdo. 

El gremio hace estas cuentas en base a la última oferta que recibió de las cámaras empresarias: la oferta del 15 por ciento a pagarse en tres tramos (7% de enero a julio y que ya se abona por autorización de Trabajo, 4% desde ese mes a octubre y otro 4% para el último trimestre "es apenas 10,33 por ciento de aumento en el año". Además rechazan la rebaja del 50% de Día del Bancario y desconfían de la cláusula de actualización. 

Además, este año el Gobierno dejó de promover la cláusula gatillo que se accionaba, en la mayoría de los casos, de manera automática, y propuso una revisión. Con esta última herramienta las partes se sientan a debatir y negociar el avance de la inflación pero también la situación del sector. Y todo puede terminar sin ajuste salarial.

La última contraoferta de Palazzo que figuró en actas oficiales de la negociación consistió en un combo de tres opciones. La primera: "Incremento del 24,8%". La segunda: "19,9% más cláusula gatillo retroactiva", es decir que una vez que se supere ese 19,9% de inflación en el 2018 se activa la cláusula y corre desde enero de este año ajustando todos los sueldos del año (así se cerró en 2017). La última propuesta del sindicato es "tomar la canasta familiar bancaria", que según el gremio es del 27%.

 

 

fuente clarín

autor Pablo MAradei

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS