La crisis económica causada por la elevada inflación y la última corrida cambiaria generó un clima de incertidumbre e inestabilidad económicas. En ese marco, desde el sindicalismo se empezó a pedir una "paritaria permanente" para tratar de que los salarios se igualen al aumento del costo de vida.