Alerta por propiedades en garantía: el 30% tiene inhibiciones

Real Estate
Lectura

Un sondeo realizado entre 25.000 propiedades que fueron verificadas por los bancos, a la hora de ser aceptadas como garantía (antes de otorgar un crédito), mostró que un 30% de esos

inmuebles "no pasan" el informe de dominio. Es decir, ese porcentaje de propiedades carga con alguna o varias irregularidades como hipotecas, embargos, protección a la vivienda (bien de familia), están vendidos, no tienen correcta la titularidad, o están bajo usufructo de otras personas, entre otras cuestiones.

Así lo demuestra un sondeo hecho por la consultora Serinco, especializada en riesgo crediticio, que se encarga precisamente de verificar para los bancos que las propiedades presentadas por los potenciales tomadores de créditos, estén en orden.

El sondeo se hizo en todo el país desde el 1 enero del 2018 hasta fines de abril del 2019. De allí surge que el 30% de los inmuebles posee algún tipo de restricción y/o gravamen. En los extremos de ese promedio, Chubut y Salta son las provincias que tienen los indicadores más altos (42,27% y 37% respectivamente. En tanto, San Juan (24,6%) y Entre Rios (25,53%) son aquellas con menor cantidad de inmuebles con restricciones.

 

De acuerdo con los datos generales del informe, fueron verificadas en ese periodo, 25.332 propiedades, de las cuales, 7620 tenían algún tipo de inhibición para ser utilizada como garantía.

El grueso de las unidades que no califican para los préstamos fueron aquellas con alguna hipoteca vigente (el 29,6% de los casos). El 21,39% estaba bajo usufructo. Esto es cuando el propietario no puede disponer del bien porque hay otra persona haciendo uso del inmueble. Además, un 16,31% estaba registrada como "bien de familia", un 12,8% tenía problemas con la titularidad (escrituras truchas) y un 8,8% tenía un embargo vigente, entre otras irregularidades.

Según Pablo Ibarra, de Serinco, "en los últimos años, este ratio viene creciendo significativamente en la medida en que la situación económica y la mora se agravan, en periodos de estabilidad o de crecimiento económico, el valor promedio de títulos (garantías) con algún tipo de restricción ronda el 20%”, comentó.

 

El analista comentó que las inhibiciones se disparan con las turbulencias económicas, por ejemplo, cuando irrumpen las hipotecas en el mercado, como ocurrió el año pasado con los créditos UVA. "De pronto, la masa crece porque hay muchas propiedades hipotecadas que vienen desde distintas épocas, aunque no se originen ahora", explicó.

Además, de la experiencia de estas verificaciones que la firma hace para los bancos, surge otro dato: del 70% de los inmuebles que está "bien", es decir aptos para oficiar de garantía, el 10% "se cae", es decir pasa a tener alguna irregularidad, al cabo de un año. "Esto se ve porque los bancos chequean una vez al año el estado de las garantías", comentó el directivo de Serinco.

NE