El 1° de agosto del año pasado, una nota de La Nación rompió la agenda del día. Una serie de allanamientos y detenciones delinearon los primeros trazos públicos de una investigación que, en secreto, ya recorría los pasillos judiciales desde abril.Por: Diego Cabot